Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Los Prestamos Rapidos Sin Papeleos Y Fiables
13 Jun 2019

Apuesta Por Los Prestamos Rapidos Sin Papeleos Y Fiables

Prestamos rapidos sin papeleos y fiables. Seis palabras que expresan el concepto calidad aplicado a un producto financiero. Cuatro sustantivos, una preposición y una conjunción nos indican mucha información. Por eso que se combinen sin papeleos y fiables no resulta una contradicción, sino que supone una fusión de características coherente y viable.

¿Cómo es posible que un préstamo sea fiable si no comporta papeleos? Es perfectamente oportuno y a continuación te lo vamos a explicar. Sigue leyendo.

¿Por qué surgen los prestamos rapidos sin papeleos y fiables?

Si hemos convenido denominar unos productos financieros prestamos rapidos sin papeleos y fiables podemos compartir que pueden existir unos préstamos rápidos con papeleos y fiables. De hecho, te confirmamos que existen. Y la condición de fiabilidad se añade a dichos productos financieros. Impliquen o no la realización de papeleos.

Sacamos dos conclusiones de este análisis de la terminología. En primer lugar, que los préstamos rápidos con papeleos preceden a los que no conllevan la tramitación de documentación. En segundo lugar, que la fiabilidad que se presume de los primeros también puede ser consustancial a los segundos.

Y podemos añadir una tercera reflexión: la rapidez es una característica que se puede predicar, en este caso, solo del producto financiero que estamos analizando. Ten en cuenta que llevar a cabo papeleos no deja de ser una obstrucción a la rapidez en la tramitación de los préstamos. Por lo tanto, se trata de un beneficio que distingue a estos préstamos de los que comportan la gestión de diversos documentos.

En las siguientes líneas seguimos comentándote qué hace tan especiales y ventajosos estos préstamos. Toma nota.

Unos datos de contexto para centrar la explicación

Los préstamos con papeleos, que ya te señalamos que no destacaban por la rapidez de su tramitación, han sido una realidad en la trayectoria histórica de las entidades de crédito. Sin embargo, hubo un punto de inflexión que añadió complejidad a sus procesos, lo cual incluso conllevó un creciente desánimo entre sus usuarios habituales.

Ha sido normal en las concesiones de préstamos que se pidieran pruebas documentales que acreditaran la solvencia económica de quienes solicitaban uno de estos productos financieros. Aparte, el historial crediticio del cliente no dejaba de ser, en cierto modo, una prueba de la fiabilidad de este usuario. Como existía una relación basada en la confianza personal entre el bancario y el cliente, esta experiencia previa ya suponía una base a tener en cuenta.

Pero la crisis económica que atravesó nuestro país en 2008 iba a propiciar un cambio en esta manera de hacer las cosas en la relación entre bancos y clientes. El sector financiero español, con honrosas excepciones, se hundió y requirió ayuda pública para salir a flote. Como pago por este rescate, sus dirigentes se vieron obligados a acentuar diversas medidas de control. Sobre todo las relativas a endurecer los requisitos que se pedían para aprobar la concesión de préstamos.

En este sentido, se iban a aumentar los requisitos que se solicitaban para hacer efectivos los créditos. Los departamentos de riesgos de los bancos se iban a curar en salud y, en este aspecto, tratarían de garantizar la solvencia de sus clientes mediante la solicitud de ciertos documentos. En resumidas cuentas, de esos papeleos a los que nos referíamos anteriormente.

¿De qué papeleos se trataba? Básicamente de la exigencia de la nómina y de un aval. Por otro lado, también se consideraría significativa la presencia del nombre del solicitante en censos de morosos como los de RAI o ASNEF. Si no aportabas los primeros documentos o figurabas en los registros comentados, podías dar por hecho que no recibirías el préstamo pedido al banco convencional.

La necesidad de buscar una alternativa a estas exclusiones

Este nuevo sistema de petición de papeleos propició que numerosos clientes de los bancos de toda la vida se quedaran fuera del acceso a la financiación por los canales desde los que habían estado acostumbrados a conseguirla.

Estos perfiles, entre los que se contaban numerosos ahorradores y emprendedores (en especial trabajadores autónomos), iban a seguir buscando con ahínco el dinero que necesitaban para abordar sus pagos puntuales. Y, como ya no lo encontraban en los bancos tradicionales, dirigieron sus miradas hacia las entidades alternativas de crédito, que habían sido las que históricamente habían trabajado con el producto de los préstamos rápidos.

Se trataba justo de los productos financieros que necesitaban estas personas para poder hacer frente a los pagos ocasionales, es decir, a los que no se tienen que enfrentar todos los meses. Por ejemplo, pagar una multa, comprar un producto en oferta o invertir en unas mejoras infraestructurales en el lugar de trabajo.

Te preguntarás por qué este tipo de préstamos les interesaba tanto. A continuación te lo aclaramos.

Las características de unos préstamos que se adaptan a las necesidades del cliente

De este particular contexto al que nos hemos remontado nace el que hemos dado en llamar préstamo rápido sin papeleo y fiable.

La rapidez que caracteriza a sus procesos de gestión va unida al hecho de que no tendrás que hacer papeleos para que te los concedan. No se te van a exigir los requisitos que te comentamos más arriba, lo que no significa que no tengas que demostrar tu capacidad de devolución del dinero prestado. Simplemente podrás hacerla efectiva mediante la acreditación de unos ingresos regulares.

Estos ingresos regulares, por otra parte, no tienen por qué ir vinculados a ninguna nómina. Los autónomos, por ejemplo, no suelen cobrar mediante nóminas, lo que no impide que puedan llegar a ganar más dinero mediante otro tipo de ingresos que los trabajadores asalariados.

Además, la ventaja que permite poder acceder a esta clase de financiación con urgencia tiene que ver con las facilidades que proporciona hacer todas las gestiones por Internet. Ahorrarás tiempo y dinero ya que solo tendrás que adjuntar datos personales y bancarios en la página web. Y seleccionarás en ella el dinero que requieres y el tiempo en el que te comprometes a devolverlo, lo que generará los intereses.

En definitiva, los prestamos rapidos sin papeleos y fiables son opciones de financiación que te permiten lograr el dinero oportuno para los pagos eventuales urgentes.