Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Mini Prestamos Sin Nomina
2 Oct 2018

Así Son Los Mini Prestamos Sin Nomina

Los mini prestamos sin nomina son unos productos financieros que se han consolidado como unas alternativas de financiación idóneas para diferentes perfiles de autónomos, emprendedores y ahorradores.

En el marco de los minipréstamos rápidos, suponen una categoría especial. Y es que añaden a la inmediatez el hecho de no requerir una nómina.

En las siguientes líneas te explicamos con más profundidad las principales características de los minipréstamos sin nómina. Toma nota de lo que te vamos a desgranar acerca de ellos.

¿Cómo empezaron a hacerse populares los mini prestamos sin nomina?

Siempre han existido los préstamos que se negociaban sin necesidad de acreditar una nómina como garantía de devolución. Ten en cuenta que, aparte de los bancos, ha habido prestamistas que han acordado con sus clientes la fórmula de devolución del dinero que aportaban en base a sus propios criterios. Unos criterios en los que no tenía por qué estar incluida siempre la acreditación de una nómina como una garantía de pago.

De todas maneras, resulta evidente que contar con un salario ayuda a aportar la liquidez suficiente para ir pagando las cuotas de la devolución de los préstamos sin problemas. Así que se ha ido consolidando la idea de que la nómina es un requisito al uso a la hora de debatir acerca de la aprobación de un préstamo. Es una tendencia que se fue instaurando progresivamente y a la que, finalmente, los bancos han acabado dando carta de naturaleza.

No obstante, hemos de señalar que, en los últimos tiempos, esta tendencia se ha vuelto casi incontrovertible en el ámbito bancario. Para entender por qué se ha llegado a esta situación, es bueno repasar el contexto político y económico de estos últimos lustros.

Un resumen de los precedentes que nos han llevado a esta situación

Este contexto nos lleva, como imaginarás, a la crisis económica estructural que comenzó en 2008. Una crisis en la que, a juicio de los representantes públicos, algunas malas prácticas bancarias tuvieron un protagonismo decisivo.

Recuerda que los impagos de los préstamos fueron más habituales que en otras épocas. Al quebrar muchos negocios, numerosos clientes no pudieron devolver los préstamos solicitados. Esta peligrosa tendencia fue detectada por las autoridades, que se encargaron de planificar tanto el rescate como la intervención del sistema bancario español. No en vano, ambos procesos estaban vinculados.

Por lo tanto, los interventores plantearon a los bancos unas estrictas medidas de ajuste. Estas, entre otras exigencias, pasaban por imponer unos requisitos de acceso al crédito más severos. En la práctica, este endurecimiento de las condiciones ha provocado que la vía de financiación bancaria se haya cerrado para algunos clientes.

Entre las garantías más relevantes que iban a empezar a exigirse, se encontraba la protagonista de este texto: la nómina. Junto al aval, se iba a convertir en el requisito más apreciado por los departamentos de riesgos de los bancos a la hora de asegurar la capacidad de pago de un cliente.

Pero no eran los únicos trámites que los bancarios iban a tener en cuenta para garantizar que los préstamos se devolverían. Asimismo, invertirían tiempo en consultar los listados de los censos de morosos que llevan a cabo asociaciones como ASNEF o RAI. Unos censos en los que podías figurar incluso por error o deudas de una cuantía insignificante.

A la búsqueda de una alternativa de financiación factible

Ante estas estrictas condiciones, directamente, numerosos clientes no podían cumplir con los requisitos. Otros perfiles, por su parte, podían reunir las condiciones de acceso a esta clase de préstamo, pero su problema consistía en que no podían lograrlo de inmediato. Y, como, por necesidades puntuales, requerían el dinero con urgencia, no les interesaba esperar a completar los requisitos a satisfacer.

Estos dos perfiles de candidatos frustrados a los préstamos bancarios (en un alto porcentaje de casos, clientes de toda la vida) coinciden en una misma actitud: tienen que buscar una alternativa de financiación.

En este sentido, las entidades alternativas de crédito y las intermediarias, como es nuestro caso, se han revelado como soluciones idóneas a estas necesidades. A continuación, te contamos las ventajas que te aportan sus productos financieros. En concreto, las relativas a los que no conllevan la exigencia de acreditar una nómina.

Las características de los préstamos y los mini prestamos sin nómina

Para asegurarnos la devolución de un préstamo, una nómina no tiene por qué ser un elemento indiscutible. Está claro que, al estar asociada a un contrato y una duración determinada, aporta una gran seguridad. Lo hace respecto a la posibilidad de contar con un colchón económico. Este, previsiblemente y en parte, puede ser invertido en el abono de las cuotas de devolución del préstamo.

¿Por qué la nómina no es la única garantía de pago?

Pero la nómina no es el único tipo de ingreso que puede garantizar que un préstamo sea devuelto en tiempo y forma. Y es que, sobre todo, en el mundo de los autónomos, no se suele cobrar mediante esta fórmula. De hecho, su existencia, en el ámbito de esta clase de emprendedores, resulta, prácticamente, excepcional. Ten en cuenta que los autónomos suelen cobrar por llevar a cabo obras o servicios específicos.

Esto es habitual en numerosos oficios. Desde los periodistas freelance a los fontaneros, pasando por los artistas. Pero el hecho de cobrar por la realización de trabajos puntuales no significa que, necesariamente, se tenga que ganar menos dinero que si se tiene una nómina. Numerosos autónomos superan en ingresos a los trabajadores asalariados. Esta circunstancia puede deberse tanto a la realización de una cantidad de trabajos superior a la de estos asalariados como a que estos se paguen a precios altos.

Con ejemplos es como a veces se entienden mejor estos conceptos. Así que toma nota de uno. Un escritor de renombre que no trabaja para ningún medio de comunicación no tiene una nómina. Pero las ventas de uno de sus libros pueden suponer unos ingresos extraordinarios. Unos ingresos que sobrepasen en mucho las nóminas de todo un ejercicio de una plantilla de trabajadores asalariados medios. Como, sin ir más lejos, la de la editorial en la que se publican las obras de este escritor.

Repasamos contigo el resto de condiciones de estos productos financieros

El hecho de que no se concedan por sumas de dinero excesivas facilita que se proporcionen unas condiciones de devolución que podemos considerar relativamente “blandas”. Esta afirmación no significa, en ningún caso, que estos requisitos sean insuficientes. Las garantías asociadas a los ingresos regulares citados son analizadas a conciencia y, en su caso, aprobadas. Es la posibilidad de trabajar vía Internet lo que propicia que los minipréstamos sin nómina puedan ofrecer diferentes facilidades adicionales a su público potencial.

La primera de ellas es la comodidad. Y es que hacer los trámites online supone un ahorro de tiempo y dinero considerable. Si haces todas las gestiones con tu ordenador, no vas a tener que desplazarte a los sitios en los que se consiguen y entregan los documentos. No vas, por tanto, a tener que invertir tiempo en las pesadas esperas en las sucursales bancarias. Y tampoco lo vas a perder en buscar y fotocopiar los documentos, lo que implicaba gastar dinero.

En lugar de tener que hacer frente a estos inconvenientes, vas a poder recurrir a archivos digitales que enviarás desde tu propia casa. Y, además, las operaciones relativas a los minipréstamos las realizarás cuando consideres que es el mejor momento para ello. No tienes, en este sentido, que ceñirte a los horarios en los que estarán abiertas las sedes físicas de los bancos. Por consiguiente, tienes los trámites de tu préstamo a un solo clic. Y todo el tiempo del mundo para reflexionar sobre qué clase de préstamo te compensa más. Sin los agobios que a veces se crean en las reuniones presenciales.

¿Qué pasos tienes que dar para conseguir tu minipréstamo?

Y es que el proceso a seguir es tan sencillo como entrar en la página web de la entidad de crédito y buscar el simulador de préstamos. Este te permitirá seleccionar tanto la cantidad de dinero a préstamo que te interesa como el plazo de tiempo en el que vas a devolverlo por cuotas. Esta doble selección genera, automáticamente, los honorarios que habrás de abonar por esta operación concreta.

Has de saber, además, que, para que el minipréstamo pueda ser aprobado, tendrás que introducir en la plataforma unos datos muy simples. Por una parte, algunos personales, como el nombre o el número de teléfono móvil en el que recibirás las notificaciones relacionadas con la operación. Por otro lado, los bancarios, como el número de cuenta y los ingresos regulares solicitados. Cuando el préstamo sea aprobado, la disposición del dinero en tu cuenta corriente se producirá en menos de un día.

En definitiva, los mini prestamos sin nomina se han revelado como los productos financieros idóneos para los autónomos. Unos productos mediante los que consiguen el dinero que requieren para sus gastos eventuales. Eso sí, sin abusar de este recurso para los gastos más habituales, pues esa práctica podría conducir al sobreendeudamiento.