Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Beneficios de abrir una cuenta joven
24 May 2018

Beneficios de abrir una cuenta joven

/
Etiquetas

Prácticamente todas las entidades bancarias tienen entre sus productos financieros alguna cuenta jovenEsto se debe a que en el ámbito financiero y bancario, las personas que tienen entre 14 y 30 años tienen necesidades muy específicas a las que suelen adaptarse este tipo de cuentas. Mientras que otras tienen unas exigencias que no todos los jóvenes pueden cumplimentar.

Por este motivo, en este artículo vamos a enumerar los beneficios de optar por una de estas cuentas para jóvenes. Así podrás tener una idea general sobre cómo funcionan y sus características, lo cual te hará más sencillo tomar una decisión acertada para ti y tus necesidades.

¿Qué es una cuenta joven?

Una cuenta joven es, por norma general, una cuenta bancaria cuyas prestaciones y requisitos están pensados para las personas que comprenden edades entre los 14 y los 30 años. No obstante, esto depende de la entidad bancaria, ya que algunas limitan esta edad hasta los 25.

De esta manera, la definición más correcta sería la que alude a que es un producto bancario con pocas exigencias y prestaciones muy concretas, adaptadas a las necesidades de aquellas personas que están comenzando a familiarizarse con los bancos.

¿Cómo son estas cuentas y qué ventajas ofrecen?

El leitmotiv de este producto bancario es el de satisfacer las necesidades de los jóvenes, que, por norma general, tienen menos estabilidad financiera. Así pues, todos los productos del mercado tienen 4 características o ventajas principales que las hacen adecuadas para este público objetivo.

Sin comisiones

Debes tener claro que prácticamente todas las cuentas que no son para jóvenes tienen comisiones de mantenimiento, emisión de tarjetas, ejecución de transferencias o administración. La mayoría cobran por todos estos motivos o por varios de ellos. Pero en estos productos no.

Y esto es muy fácil de entender. Los jóvenes no suelen tener ingresos regulares ni fijos por lo que cobrar por todo esto solo motivará a que no se hagan la cuenta. Por ello, esto es una ventaja que les presentan casi todas las entidades para darles facilidades y que ahorren hasta que estabilicen su situación financiera y pasen a interesarles otros productos.

Descuentos en tiendas, gasolineras, telefonía…

Por otro lado, si eres joven seguro que en lo que más empleas tu dinero es en la gasolina de tu coche, tu móvil y tiendas de ropa. Por este motivo, muchas entidades tienen tratos con ciertos establecimientos y te ofrecen descuentos cada vez que usas su tarjeta de crédito en uno de ellos.

Rentabilidades

Ante todo, no te confundas. No esperes que con una cuenta joven un banco vaya a ofrecerte una rentabilidad enorme. Normalmente estas rentabilidad se encuentra entre el 0,25 y el 0,1 % TAE. No obstante, esto es mejor que nada, ya que si vas a tener dinero almacenado podrás obtener algún beneficio por bajo que sea.

Además, en algunos casos pueden ofrecerte un depósito asociado a tu cuenta que tenga algo más de rentabilidad para que guardes tus ahorros. Pero, claro, esto siempre dependerá de la entidad en la que te encuentres.

Facilidades de financiación

Estas facilidades suelen hacer referencia a productos muy concretos como becas para estudios, cursos de formación, másteres. Todo esto, de nuevo, enfocado a tu condición de persona joven que muy probablemente quiera formarse. Así pues, además de los que ya te hemos mencionado, también puedes encontrar cursos de idiomas, de inmersión lingüística, créditos para emprendedores…

En definitiva, se tratan de financiaciones que probablemente pueden interesarte por tu condición de persona joven.

No necesitarás una nómina

De igual forma, otra de las ventajas que ofrecen este tipo de cuentas es la no necesidad de tener una nómina para poder abrir este tipo producto financiero. Obviamente, si acude una persona de 14 años que quiera ir guardando los ahorros que va obteniendo o quiere que le ingresen ahí sus becas, no se le puede exigir una nómina porque no está ni siquiera en edad de trabajar.

Pero, además, la triste realidad de muchos jóvenes españoles es que no cuentan con una nómina estable. El modelo de trabajo freelance y, en muchos casos, la dependencia de contratos temporaleshace que este sea un requisito imposible de cumplir para muchos jóvenes como tú. Por ello, los bancos no suelen pedir esto para obtener este tipo de cuenta corriente.

No tendrás que estar demasiado vinculado a la entidad

Como seguro que has podido observar, muchas personas agrupan en una misma entidad la hipoteca, la cuenta corriente, el depósito o fondo de ahorros, los préstamos y créditos personales y el plan de pensiones. Este tipo de vinculación suele exigirse o recomendarse en muchas entidades para obtener ciertos privilegios y productos.

No obstante, una cuenta joven no funciona de esta manera. Por el contrario, la entidad bancaria no te exigirá ningún tipo de vinculación para poder disfrutar de las ventajas de este producto.

Cierto es que te podrá facilidades para que los elijas a ellos cuando debas abandonar este tipo de cuenta o quieras pedir un crédito. Pero nunca será una exigencia obligada.

Consejos de uso o no uso

A la hora de decantarte por este tipo de producto o no, solo podemos darte el siguiente consejo: analiza tus posibilidades y necesidades. Todo dependerá de tu situación financiera. Cierto es que estas cuentas ofrecen muchísimas ventajas, pero también hay otros productos que pueden beneficiarte más.

Independientemente de tu edad, tu estado financiero puede ser inestable o asentado. Por este motivo, si cuentas con una nómina fija y, por ejemplo, pagas recibos, quizás te interese más mirar aquellas cuentas nómina que te ofrezcan devolución en los recibos que pagues. O si, por el contrario, tienes una nómina pero no te has independizado, quizás la cuenta joven te merezca más la pena.

Siempre debes analizar tus necesidades y posibilidades antes de elegir un tipo de producto u otro. Y, una vez que hayas elegido el que más te convenga, lo ideal es que compares entre las ofertas de diferentes entidades.

Así pues, una cuenta joven puede ser una gran forma de familiarizarse con los productos bancarios y aprender a gestionar los ingresos mientras estos son irregulares. Por tanto, si eres joven y no tienes una situación económica estable, no te lo pienses más.

Deja un comentario