Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Deposito Wizink
22 Dic 2019

Características Del Mejor Deposito Wizink

El deposito wizink es uno de los productos bancarios más interesantes que, a día de hoy, ofrece el mercado financiero y que cuenta con la garantía y solidez de la entidad española WiZink. En este artículo veremos sus principales características, tanto los beneficios para ti como la «letra pequeña». También explicaremos por qué el depósito bancario es tan interesante para aquellos inversores que no necesiten el dinero a corto y medio plazo.

Cuáles son las características del deposito wizink

1.- Una de las características más interesantes para ti del depósito Wizink es que no cobran ningún tipo de comisión, ni por apertura, ni por cancelación. Las comisiones de depósitos son aquellas que la entidad cobra al cliente por su gestión y se calcula a través de un porcentaje del patrimonio del fondo, de forma anual. La ley establece que la comisión no puede ser mayor del 2% sobre el patrimonio efectivo o del 0,15 % sobre el patrimonio custodiado.

2.- WiZink ofrece depósitos a 18, 25 y 36 meses, por lo que es conveniente que pienses mucho cuánto tiempo vas a estar dispuesto a dejar parado tu dinero, porque no podrás retirarlo parcialmente hasta que finalice el periodo contratado. Sin embargo, sí que puedes hacer una retirada total cuando quieras, ten en cuenta que si haces esto, se pondrá una penalización, devolviendo todos los intereses que se te hayan generado hasta ese momento.

WiZink te ofrece unos intereses al 1,05 % TAE y 1,046 TIN por el depósito a 36 meses (evidentemente, es el más interesante de todos los periodos ofrecidos).

3.- La cantidad mínima con la que podrás abrir este depósito es de 5 000 euros y también establecen una cantidad máxima: 250 000 euros.

4.- A diferencia de otros productos, no tendrás que esperar que finalice el periodo contratado para cobrar los intereses, sino que podrás recibirlos cada tres meses. Eso sí, tendrás que abrirte una cuenta de ahorros con esta entidad y que estará vinculada al depósito. La cuenta tampoco tiene comisiones y tiene un tipo de interés del 0,10 % TAE.

5.- Puedes añadir co-titulares, pero ten en cuenta que tienes un plazo de 15 días desde que lo contrataste para hacerlo y puedes poner a quien tú quieras.

6.- Una vez pasado los meses establecidos puedes renovar el contrato, exactamente en las mismas condiciones en las que los abriste y también con el mismo plazo. Eso sí, los intereses varían y se te aplicarían los pactados por la entidad en el momento en que venció el plazo anterior, aunque siempre te lo comunicarán con antelación, para que no te pille desprevenido y sepas a lo que atenerte.

Ten en cuenta que los intereses que te esté generando este producto están sujetos a impuestos, así que tendrás que declarar en la Declaración de la Renta anual. Son considerados como rendimientos de capital mobiliario, por lo que se pagaría, como mínimo, un 19 % del total, aunque su tributación dependería de la escala de gravamen siguiente: hasta 6.000 euros, el impuesto sería del 19 %; entre 6.000 y 50.000, pagarías un 21 % y, a partir de 50.000 euros, un 23 % a Hacienda.

5.- Cuentas con la garantía del Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito, al que está adscrito WiZink, que te garantiza 100 000 euros para depósitos en efectivo. Siempre es una tranquilidad saber que dejamos nuestro dinero en buenas manos, con una entidad que es transparente en sus cuentas y recibe auditorias periódicas e independientes.

¿Cómo contratar un depósito Wizink?

La contratación de estos depósitos es muy rápida y ágil, ya que la compañía permite hacer todos los trámites vía Internet. Así, si ya has pensado el tipo de producto, entra en su web y rellena el formulario online, donde te piden una serie de datos personales, como nombre, apellidos, correo electrónico y número de teléfono.

A continuación, una vez validada la información anterior, tendrás que poner más datos, como todo lo relativo a tu situación económica (tu situación laboral y el país de residencia fiscal). Ten en cuenta que solo podrás abrir un depósito si vives en España, por eso te pedirán que adjuntes a la plataforma una foto de tu DNI, por ambas caras. Asimismo, en este punto tendrás que poner el número de cuenta bancaria desde donde retirar el dinero y la cantidad que quieres invertir.

Una vez rellenado todo esto y enviada la solicitud vía online, tienes que esperar a que te llamen de la entidad para verificar que todos tus datos son correctos. En el apartado de la situación laboral, ten en cuenta que debe coincidir con lo que aparezca de forma oficial en la Seguridad Social, de otro modo puedes tener demoras en la gestión e, incluso, verse rechazada. Tampoco tiene sentido mentir aquí porque te van a pedir documentos que acrediten la situación laboral que hayas declarado. Es tan importante que el proceso de alta no se verá consensuado hasta que esto esté conforme.

Una vez que, desde el banco, comprueben y validen toda la documentación adjuntada, recibirás un correo electrónico con un enlace para que finalices el proceso con la firma electrónica. De esta manera, evitas desplazarte físicamente o esperar a que te envíen los papeles por correo, que es mucho más lento.

Para proceder a la firma electrónica, tendrás que introducir los números de tu DNI, para que te aparezca la copia de tu contrato, que deberás examinar detenidamente para validar que todos los datos están correctos. A continuación, descarga la copia de tu contrato y acepta la casilla de las condiciones, seleccionando la opción que dice «enviar SMS con el Pin». Esto hará que el sistema envíe un mensaje al móvil que hayas indicado con una clave de letras y números, que tendrás que introducir en la casilla que supone la aceptación del contrato del depósito.

Y esto es todo, ya solo te queda esperar unos diez días hasta que toda la operación se haya validado por parte del banco y cerrado.

No te olvides de que no será hasta que la información cuente con el visto bueno de la entidad cuando se produzca el adeudo directo de la cantidad que hayas indicado en el formulario, desde tu cuenta bancaria. Para que esto se realice sin problemas, y el proceso no se vea dilatado en el tiempo, es importante averiguar si tu cuenta acepta domiciliaciones, es decir, «sacar» dinero desde otra entidad. Puedes llamar a tu banco para comprobarlo.

Cuenta de ahorros de WiZink

Como hemos indicado antes, WiZink tiene una cuenta de ahorros especial y vinculada a sus depósitos, que ha tenido muy buena aceptación por parte de los clientes. Se utiliza, principalmente, para que el banco te abone ahí los intereses que generes en esta cuenta, periódicamente y de una manera más ágil. Las características de este producto son muy interesantes también:

  1. La entidad ofrece un 0,10 % TAE, teniendo en cuenta que no pone un tope de dinero para invertir y, además, ofrecen rentabilidad desde el primer céntimo.
  2. Es una cuenta que no tiene ningún tipo de coste, ni por apertura, ni por cancelación ni por mantenimiento.
  3. Se convertirá en tu cuenta de referencia donde percibir los intereses que te está generando tu depósito. Al contrario de lo que ocurre con este último, con la cuenta de ahorros podrás hacer retiradas parciales de dinero, sin ningún tipo de penalización, simplemente utilizando otra cuenta bancaria (ya que no tendrás tarjetas para esta).
  4. Podrás añadir co titulares cuando quieras y quien tú quieras.
  5. Puedes contratar la cuenta de ahorro independientemente de si abres o no un depósito con ellos.

Para contratar este producto, tendrás que seguir unos pasos muy similares a los que realizaste con el depósito, ya que también es 100 % online. En primer lugar, accede a la web del banco y rellena tres pequeños formularios con tus datos (personales, económicos y laborales), si tienes dudas ponen a tu disposición un número para recibir asesoramiento.

Una vez que hayan validado la información, se pondrán en contacto contigo para informarte de que te van a enviar documentación, donde se incluye el contrato, que tendréis que firmar todos los titulares de la cuenta. Además, tendrás que añadir una fotocopia del DNI de todos los titulares, en esta ocasión se hará de forma física (no telemática como ocurría con el depósito).

Por otra parte, tendrás que demostrar tu situación laboral, si trabajas por cuenta ajena, habrá que añadir a la documentación fotocopia de las últimas nóminas y la declaración de la renta de los titulares de la cuenta.

¿Qué es un depósito bancario?

Los depósitos bancarios son un tipo de producto financiero que funciona de la siguiente manera: una persona física o jurídica deja en manos de una entidad financiera una cantidad de dinero, durante un tiempo determinado durante el cual no va a poder tener a disposición. La entidad, ya sea caja, banco o cooperativa, custodia ese dinero y, a cambio, le paga intereses a sus propietario. Normalmente, los intereses se dan cuando finaliza el periodo pactado, pero, como hemos visto anteriormente, esto no es siempre así y se pueden abonar periódicamente.

La cantidad del depósito varía con cada entidad, puede ser apropiada para pequeños inversores que no necesitan mover su dinero a corto y medio plazo, pero también para aquellos con una cantidad importante y que prefieren mantenerlos en un depósito que les renta más que dejarlos en una cuenta de ahorro.

Otra de las ventajas de estos productos es que están asegurados por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), como hemos comentado antes sobre el de WinZink, es decir, que no se pierde el dinero aunque la entidad se declare en quiebra.

Generalmente, en el mercado podrás encontrar dos tipos de depósitos: el depósito a plazo y el depósito a la vista.

Depósito a plazo

Son aquellos en los que, en el momento de la contratación, el banco ofrece al cliente un plazo exacto de lo que va a durar la inversión, así como los intereses que se van a generar. También le informa de cuánta penalización llevará cancelarlo antes de tiempo. A su vez, estos productos se dividen en estructurados y dobles o combinados.

Los estructurados son aquellos que llevan unos intereses variables, es decir, que no solo dependen de la cantidad que se invierte sino de cuál sea el riesgo y la rentabilidad que otorgue un activo financiero. Por otra parte, los depósitos dobles tienen una parte con intereses fijos y otra parte que cambia y fluctúa, dependiendo del producto al que esté vinculado.

Depósitos a la vista

Básicamente en una cuenta corriente desde donde poder realizar las operaciones bancarias más frecuentes, como los ingresos, transferencias, pagos, domiciliaciones o retiradas de dinero en efectivo, entre otras. Tiene sus ventajas, sobre todo porque el cliente siempre tiene disponible su dinero, pero también sus inconvenientes y es que apenas generan intereses o estos son muy escasos.

Los depósitos a la vista no son libretas de ahorros tradicionales pero por el simple motivo de que no tienen este soporte físico, es decir, que ni lleva aparejada un talonario de cheques ni la típica cartilla con la que ponernos al día con nuestras operaciones bancarias, y que cada vez está quedándose más obsoleta.

Las principales características de estos depósitos son:

  • Mucha liquidez.
  • Gestión sencilla de apertura y mantenimiento.
  • Lleva asociado la posibilidad de tener tarjetas de crédito y débito para sacar dinero.
  • Puedes domiciliar pagos.
  • La remuneración es muy escasa o inexistente y pueden cobrarte ciertos gastos de mantenimiento y administración.

En resumen, el deposito wizink es un producto muy interesante para pequeños y medianos ahorradores que quieren darle una rentabilidad interesante a su dinero. La tramitación es rápida y ágil y se realiza por Internet. Puedes abrirte también una cuenta de ahorros gratuita en donde recibir los intereses que te genera tu depósito, y que se ingresan cada tres meses. Wizink ofrece tres modalidades de depósito, el mayor es a 36 meses y es el más interesante de todos, en términos de rentabilidad.