Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
claves los Microcreditos con ASNEF
7 Feb 2019

Claves de los Microcreditos con ASNEF

Quizás hayas escuchado que puedes pedir microcreditos con ASNEF, es decir, con la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito. Aunque esta organización es más conocida por gestionar la base de datos de morosos del país, su cometido también es el de conceder determinados créditos, sobre todo créditos al consumo.

La ASNEF está formada por todo tipo de entidades que van desde compañías financieras, de telecomunicaciones, editoriales, administraciones públicas o aseguradoras. Establecida en los años 50, su fichero de morosos es comprobado por sus asociados antes de conceder cualquier préstamo, hasta el punto de que no suelen concederlo si el cliente está en ellos.

Cómo son los microcréditos con ASNEF

Como decimos, existe un producto que sí puedes pedir aunque te encuentres en el registro de morosos, y es el microcrédito con ASNEF. Si tienes algún problema económico o alguna urgencia y debes dinero, lo último que se te pasará por la cabeza es que alguna entidad pueda prestarte la cantidad que necesitas, así que, seguramente, lo primero que puedes pensar será acudir a un prestamista o preguntar en empresas del sector que dan créditos rápidos. Te sorprenderá saber que pedir microcréditos con esta asociación es tan sencillo como hacer un pequeño trámite vía Internet (con poco papeleo), pedir hasta 600 euros y devolverlos en cómodos plazos.

Estas son sus principales características:

Son muy rápidos

Normalmente, las personas que acuden a este tipo de producto financiero tienen cierta prisa por conseguir el dinero, por lo que no tendría sentido que llevara trámites largos. Así que los microcréditos se caracterizan por ser concedidos rápidamente, tras un breve trámite online que lleva acarreados unos sencillos pasos.

Las propias empresas han pensado a conciencia en los «novatos», por lo que la web donde vayas a pedir el dinero te dará las instrucciones precisas para realizar la operación.

No necesitas nómina

Uno de los motivos que favorece esta rapidez en la concesión es, precisamente, que apenas son exigentes en cuanto a los requisitos del cliente. Esto abre aún más el abanico de personas que pueden solicitar microcréditos con ASNEF, ya que no tienen que demostrar ingresos recurrentes, y que necesitan el dinero de manera inmediata.

Aunque tengas que devolver el dinero, esta solución puede darte una cantidad que te ayude a salir adelante en un apuro inesperado o cuando necesites capital para comprar un regalo o, incluso, darte un capricho.

Por norma general, ninguna entidad bancaria va a concederte ningún préstamo a menos que tengas avalistas o una nómina que respalde la operación. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las plataformas de los microcréditos sí van a asegurarse de que devolverás el dinero en el plazo establecido, que suele ser unos 30 días, y con el interés que te hayan impuesto.

Asegúrate de que puedes comprometerte a devolver el dinero en el plazo establecido porque también se trata de un ejercicio de confianza, y si la traicionas te estarás cerrando una fuente muy interesante y flexible de financiación.

Diferencias entre crédito, microcrédito y préstamo

En determinadas circunstancias nos tendremos que plantear si lo que necesitamos es un microcrédito u otro producto bancario. Estas son las principales diferencias de los más comunes que te podrás encontrar en el mercado:

Préstamo

Se trata de una operación financiera en la que se entrega una cantidad fija de dinero. El prestatario o la persona que recibe el dinero tiene que devolverlo junto con los intereses en el plazo que le hayan impuesto. Normalmente, esta devolución se realiza mediante cuotas mensuales, trimestrales o semestrales. Es decir, que la operación tiene una fecha determinada de duración, mientras que los intereses que se pagan son sobre la totalidad del dinero.

Crédito

También se trata de una entrega de dinero con la principal diferencia de que, en el caso de los créditos, al cliente no se le da la cantidad total al principio, sino que se va «racionalizando» a través de una tarjeta de crédito o una cuenta corriente.

La manera de funcionar es que la entidad que ofrece el crédito hace las entregas regularmente, según haya pactado antes con el cliente. Con respecto a los intereses, estos se ponen sobre el dinero prestado pero normalmente llevan aparejados una pequeña comisión sobre el saldo no utilizado. A medida que se vaya devolviendo el dinero, la entidad seguirá poniendo más, siempre que el cliente lo necesite.

Dado que en muchas ocasiones hablamos de cantidades importantes, los requisitos para poder optar a un crédito o un préstamo son bastante exigentes. De ahí que, hace años, surgiera la figura de los microcréditos, de manera que personas que necesitaban ayuda urgente económica pudieran acceder a ella sin apenas papeleo.

Microcrédito

Inicialmente, esta modalidad surgió para que las pequeñas y medianas empresas pudieran tener acceso fácil y rápido a financiación, de manera que pudieran seguir con sus negocios sin interrupciones de índole económica. Sin esta figura les sería muy difícil continuar con su labor diaria, ya que necesitarían plazos más extensos para conseguir dinero.

Aunque como hemos visto a lo largo de este artículo, los microcréditos con ASNEF también valen a nivel personal, lo cierto es que están muy ligados a los negocios. De hecho, la amortización del capital suele variar en función del proyecto al que se le destine, por lo que puede tardar más o menos tiempo.

Dado que cuando emprendes o sacas algún producto innovador al mercado el riesgo de fracaso es muy alto, algunas entidades dan a los clientes periodos de gracia o, incluso, permiten la devolución parcial del dinero. Esto supone una ventaja para el cliente que puede contratar este tipo de productos con menos miedo de endeudarse.

Conclusiones

Contratar microcréditos con ASNEF está indicado para aquellas personas o pymes que necesitan pequeñas cantidades de dinero de forma rápida. Su tramitación es muy sencilla, ya que no se pide nómina y tampoco es un impedimento que el cliente esté en la lista de morosos. Simplemente, tienes que asegurarte de devolver la cantidad prestada (más los intereses) en el plazo acordado, que normalmente son treinta días.