Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Conseguir Creditos Rapidos
21 Dic 2019

Cómo Conseguir Creditos Rapidos

Los creditos rapidos son cantidades dinerarias que se te conceden de forma inmediata cuando la solicitas. Se realiza mediante contratos de empresas prestamistas a los particulares prestatarios vía online. Los pasos son muy sencillos de conseguir, aportan muchas ventajas a los consumidores, son completamente seguros y su agilidad sorprende a todo el mundo.

Por qué utilizar créditos rápidos

Los créditos rápidos son una gran opción para conseguir solvencia. En las épocas en las que estamos, hay muchas personas que optan por ellos para afrontar los regalos de Navidad y darle a su familia y amigos todos los regalos que merecen. También, después de la Navidad, es común utilizarlos para superar la cuesta de enero y al mismo tiempo afrontar la época de las rebajas con solvencia.

Cómo conseguir créditos rápidos paso a paso

La principal característica de un crédito rápido es que se contrata por Internet. Por tanto, hay personas que se preguntarán cómo empezar. Por eso, a continuación te mostramos todos los pasos que tienes que seguir para contratarlos.

1. Piensa qué cantidad quieres obtener

El primer paso para solicitar un crédito rápido es pensar qué cantidad de dinero vas a solicitar. Normalmente, los creditos rapidos se conceden de manera veloz, en parte debido a que las cantidades de dinero están limitadas. A diferencia de los préstamos bancarios tradicionales, los créditos rápidos están pensados para pequeñas cantidades puntuales de dinero que puedas necesitar. Por tanto, lo primero es decidir qué cantidad necesitas obtener de forma inmediata, según para lo que lo quieras.

2. Calcula el plazo que vas a necesitar para devolverlo

El segundo paso a seguir es pensar en el plazo que vas a necesitar para proceder a su devolución. Esta es una gran ventaja de los créditos rápidos, los plazos de devolución se hacen a medida del consumidor. Tú eliges en cuántos meses vas a ir devolviendo el dinero. Si bien es cierto que a menor plazo de devolución, menores serán los intereses, te recomendamos que te asegures de no poner un plazo menor al que luego puedas cumplir.

Cuando pones un plazo menor del que puedes cumplir y no puedes asumirlo, se te acaban aplicando los intereses de demora, que acaban siendo mucho más altos y hacen que el crédito acabe saliendo caro. Mientras tanto, si pones más meses y al final puedes devolverlo antes, no habrá problemas, pues puedes amortizar los intereses y no pagar de más. Además, la mayoría de entidades prestamistas ofrecen la posibilidad de que puedas ampliar el plazo de devolución a un mes más.

3. Utiliza un comparador de créditos personales

Una vez que hayas decidido la cantidad de dinero que vas a solicitar, así como el plazo de devolución que necesitas para devolverla, te recomendamos utilizar un comparador de préstamos. En Internet existen muchas páginas webs en las que poder mirar para así ver cuál es la entidad prestamista que más te conviene de acuerdo con los intereses y las condiciones que se te vayan a aplicar. Ten en cuenta, por ejemplo, que hay muchas entidades que no aplican intereses a los clientes que solicitan un crédito por primera vez, es una manera de captar clientes. Toda esta información podrás obtenerla en el comparador de créditos.

4. Asegúrate de que la página web es segura

A continuación, debes asegurarte de que la página web de la entidad prestamista es segura. No te preocupes, esto no es una tarea difícil. Todos los créditos rápidos están sujetos a la Ley de Créditos al Consumo, por lo que son completamente seguros para ti. Sin embargo, hay algunos pequeños detalles que te recomendamos comprobar para verificar que la página web en la que estás es segura.

En primer lugar, fíjate en que las condiciones de contratación, la de protección de datos y toda la información que deseas encontrar esté visible, accesible y que sea efectiva. De este modo, podrás comprobar que no se trata de una página web falsa. Por otro lado, comprueba que tus datos están encriptados. Esto último es también una tarea muy sencilla. Tan solo, observa que a la izquierda de la barra de direcciones del navegador está el símbolo del candado. Si lo está, la página web utiliza «http» y podrás estar seguro de que los datos que introduces no están siendo observados por terceras personas.

Por último, algo muy sencillo y eficaz es que busques opiniones de la empresa prestamista por Internet. Con solo un vistazo rápido a través de Google podrás comprobar si otras personas han tenido o no malas experiencias y podrás saber si la entidad es fiable y efectiva. ¡Nada como las opiniones de terceros para verificar la validez de una empresa!

5. Contrata tu crédito rápido

El último paso es ya la contratación de tu crédito rápido en sí mismo. Una vez que has elegido la entidad prestamista tras comparar condiciones e intereses y has verificado que la página web es segura. ¡Adelante! En muy poco tiempo, el dinero será completamente tuyo.

¿Para qué se utiliza un crédito rápido?

Hay muchas personas que piensan que los créditos rápidos tan solo se utilizan por quienes tienen imprevistos. Es cierto que lo más habitual hasta la actualidad, que ha llegado el auge de este sistema de financiación, ha sido utilizarlos para imprevistos, para averías de coches o de las que se dan en el hogar, para gastos médicos o veterinarios, para las cuestas de enero o de septiembre, para una matrícula de universidad, etc. No obstante, cada vez son más personas las que los utilizan en su día a día, simplemente para planificar la economía familiar del hogar.

Un crédito rápido se puede utilizar con el objetivo que desees. En la actualidad, no se utiliza necesariamente con connotaciones negativas de urgencia a causa de un horrible gasto o imprevisto. Una opción es gastarlo en hacer un gran regalo a la persona que más quieres, en llevar a cabo por fin el viaje de tus sueños o en simplemente tener un empujón económico y desahogar un poco la planificación de tus gastos. Con un uso responsable, tu elección será siempre válida.

Consejos para un uso responsable de los créditos

Los créditos rápidos pueden ser muy útiles en diferentes casos. Sin embargo, es importante que les des un uso responsable. En primer lugar, por obvio que parezca, es importante que los pidas solo si vas a poder devolverlos posteriormente. Además, te recomendamos tener pagado uno antes de solicitar otro en otra entidad y que no lo hagas de forma muy seguida, que dejes un poco de espacio entre uno y otro, para no sobreendeudarte. Si tienes en cuenta estos diferentes aspectos y realizas una buena planificación, los créditos rápidos pueden ser muy positivos para ti.

Ventajas y desventajas de los créditos personales rápidos

Tal y como te hemos mencionado, son muchos los beneficios que tiene un crédito rápido si le das un uso responsable. Por ello, a continuación queremos mostrarte tanto sus ventajas como sus desventajas, para que así puedas elegir por ti mismo si quieres contratarlos o no.

Ventajas

La primera de las ventajas de los créditos rápidos es, tal y como su nombre indica, que se conceden de manera muy veloz. Cuando pides uno, tan solo tendrás que cumplimentar unos datos en el formulario de la página web y enviar poca documentación escaneada sin excesiva burocracia: tu DNI o acreditación de residencia y un justificante de ingresos. En un plazo de 15 minutos a 48 horas obtendrás tu respuesta. Desde que recibas tu confirmación, el dinero estará en tu cuenta en los 15 minutos siguientes.

El segundo beneficio más importante es que tiene muy pocos requisitos. Aunque los requisitos dependen de cada entidad prestamista, normalmente será suficiente con que seas mayor de edad, seas español o, siendo miembro de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo, seas residente en España, tener unos ingresos recurrentes, tener un correo electrónico válido y ser titular de una cuenta bancaria.

Los ingresos recurrentes no tienen que proceder de una nómina. Tus ingresos pueden proceder de cualquier fuente, mientras que sean regulares: ser autónomo, tener una pensión, recibir una beca, el paro, etc. Por correo electrónico se te enviarán las condiciones de contratación, las cuales tienes que devolver firmadas, por lo que otra ventaja es que estos créditos son completamente seguros y tienes respaldo de ello. Además, será tu forma de comunicación con la empresa.

Con respecto a la titularidad de la cuenta bancaria, cabe mencionar que es ahí donde se te ingresará el dinero y de donde se te cobrarán las devoluciones, siendo otro beneficio el hecho de que los plazos se imponen a tu medida. Otra de las grandes ventajas es que todo se lleva a cabo de forma online, lo cual permite que te ahorres las largas colas que se tenían que seguir en los bancos tradicionales y que puedas contratar tu crédito sea el día que sea del año y a cualquier hora.

A su vez, no necesitas estar vinculado a ninguna cuenta bancaria para solicitar un crédito rápido, y tampoco a un producto financiero. Por último, debes saber que a parte del justificante de los ingresos regulares, no se te van a pedir avales ni garantías adicionales de ningún tipo. Así mismo, nadie te preguntará para qué quieres tu crédito rápido. Las razones para las que lo vas a usar son solo tuyas, por lo que no tendrás que dar explicaciones ni a la hora de solicitarlos ni durante el proceso.

Desventajas

Una de las principales desventajas de los créditos rápidos es que los tipos de interés suelen ser mucho más altos que los que se imponían en las entidades bancarias de siempre. Ten en cuenta que los requisitos que se te piden son mucho más escasos que en dichos préstamos, por lo que esto es una forma de garantía de devolución de los créditos. No obstante, en realidad, si lo calculas, la diferencia no es tanta, siempre y cuando devuelvas el crédito rápido en el plazo de devolución que has elegido o, en su caso, en la ampliación, y no se te apliquen los intereses de demora.

Por otro lado, el hecho de que sean online trae muchas ventajas, pero también puede ser una desventaja para todas aquellas personas que no terminan de manejarse bien a través de Internet. Sin embargo, al hacerse todo vía red y no haber un lugar físico al que acudir, la información estará completamente clara y las páginas serán muy intuitivas, así que en principio cualquier persona sabrá cómo navegar por las webs de las entidades prestamistas.

Por último, tan solo tener en cuenta que las cantidades que se ofrecen son más pequeñas. Los créditos rápidos funcionan de este modo, se conceden rápido y los plazos de devolución son menores a cambio de que las cantidades sean puntuales y pequeñas. En caso de que quieras una cantidad mayor de dinero, ya tendrías que irte a un préstamo personal online.

¿Puedes contratar créditos rápidos si estás en ASNEF?

ASNEF es la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Créditos. Se trata de un listado al que vas cuando tienes alguna deuda con alguna empresa adscrita a ella o con entidades bancarias. Las empresas de créditos rápidos saben que muchas veces acabamos en dichos listados de forma injusta. Un ejemplo típico es cuando una compañía telefónica nos ofrece unas condiciones por teléfono que luego no cumple y no tenemos manera de demostrarlo, consideran que tenemos una deuda y vamos a la lista de ASNEF. Por tanto, muchas empresas permiten que optes por un crédito rápido estando en ASNEF.

En definitiva, los creditos rapidos son muy comunes en el día a día de la economía de muchas personas. Son pocos los requisitos que necesitas cumplir para adquirir uno y muchas las ventajas, siempre y cuando los utilices de forma responsable, no necesitas estar en ASNEF ni tener una nómina. Te recomendamos que si estás pensando en solicitar uno, sigas paso a paso nuestras indicaciones, así será más fácil y podrás comprobar que la página web de la entidad prestamista es totalmente segura.