Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Funcionan los Prestamos Rapidos Online
9 Feb 2019

¿Cómo Funcionan los Prestamos Rapidos Online?

Estamos en pleno invierno y la luz y el gas no dejan de subir, lo que nos lleva a asustarnos cada vez que llega la factura. Parece que la cuesta de enero se acaba alargando a todo el primer trimestre del año y eso hace que nuestro bolsillo se resienta. Con este panorama no es extraño que tu presupuesto esté algo desajustado en estos primeros meses del año y estés pensando en recurrir a los prestamos rapidos online. Vamos a profundizar en este tema para resolver todas tus dudas.

El préstamo rápido online como préstamo al consumo

El conocido como crédito rápido o exprés es, en realidad, un tipo de crédito al consumo, concedido por entidades de crédito o financieras, que tiene dos peculiaridades. La primera de ellas es que la cantidad que se concede no es demasiado alta, suele rondar entre los 100 y los 1.000 €. La segunda característica es que el plazo de devolución es corto, normalmente de 30 días a unos pocos meses.

El destino del dinero solicitado puede ser muy diverso. De hecho, en estos casos las entidades de crédito no piden al cliente que les informe sobre el uso que va a dar a ese capital. Es indiferente si vas a invertirlo en tu negocio, si lo necesitas para cambiar los neumáticos del coche o si vas a regalarle un viaje a tu pareja por vuestro aniversario.

En este producto los intereses aplicables suelen ser algo más altos que si se recurre a otro tipo de préstamo, pero la rapidez con la que se obtiene el dinero y los pocos trámites que hay que hacer suelen compensar ese dinero que se paga de más.

El hecho de que los trámites sean más sencillos no quiere decir que no haya formalización del contrato, ya que este paso es totalmente obligatorio. En el contrato debe figurar la identidad de ambas partes, la cantidad concedida y las cuotas que van a pagarse, así como el tiempo y la forma de hacer efectivo el pago, las comisiones y otros gastos que resulten de aplicación.

En realidad, el contrato no es más que una recopilación de los derechos y las obligaciones de la entidad de crédito y de su cliente. Se extingue una vez que el consumidor ha cumplido con su obligación y ha devuelto tanto la cantidad prestada originariamente como los correspondientes intereses.

Ventajas e inconvenientes de los prestamos rapidos online

Todos los productos financieros tienen sus cosas buenas y sus cosas malas, aunque en este caso pesan más las positivas.

Ventajas

  • Para obtener el dinero hay que realizar muy pocos trámites y los requisitos son accesibles para la mayoría de los interesados.
  • La respuesta se obtiene rápidamente.
  • Son productos transparentes, ya que el cliente sabe desde el primer momento qué intereses va a tener que pagar.
  • Se ofrece flexibilidad a la hora de devolver el dinero.
  • No es necesario dar explicaciones sobre la finalidad que va a darse al dinero.

Inconvenientes

  • Los tipos de interés aplicables son algo más altos que en otros productos de financiación.
  • Suele ser necesario contratar un seguro para cubrir el riesgo de impago.
  • Ciertas entidades establecen límites a los créditos que conceden a una misma persona a lo largo de un año.

¿Cuánto dinero puede pedirse? ¿Cómo es el proceso de devolución?

Ya hemos señalado antes que a través de este producto lo que se busca es cubrir pequeñas necesidades de financiación. De ahí que las cantidades que pueden obtenerse no sean demasiado elevadas.

La cantidad que se baraje depende de la entidad con la que queramos contratar, pero lo normal es que el rango vaya de los 100 a los 1.000 €.

A la hora de hacer la devolución suele ofrecerse cierta flexibilidad. La opción más rápida y barata suele ser devolver el dinero en los 30 días siguientes. Pero, en la práctica, es habitual ofrecer a los clientes la posibilidad de devolver lo adeudado en varias cuotas mensuales.

Si llegado el momento de pagar te encuentras con problemas, has de saber que estas entidades siempre están dispuestas a la negociación. Puedes hablar con ellas y alargar de nuevo el plazo de pago, pero debes tener en cuenta que esta acción siempre implicará un incremento en los intereses aplicables. Consigues más tiempo, sí, pero también haces que la deuda sea algo mayor. No obstante, es mejor esta opción y seguir pagando poco a poco que encontrarte con un problema de solvencia.

Con independencia de la modalidad de pago que elijas, tú no tienes que encargarte de nada. Será la entidad que te ha concedido el dinero la que cargará en tu cuenta el recibo correspondiente.

¿Existen límites o puedo pedir todos los microcréditos que quiera?

Esta es una duda bastante frecuente entre las personas que desconocen estos productos. Lo cierto es que no hay una respuesta única porque cada financiera funciona de una forma diferente. A pesar de ello, en los últimos años se han extendido algunas prácticas para evitar un endeudamiento excesivo por parte de los clientes.

Hay entidades que directamente limitan el número de préstamos rápidos que conceden a una misma persona a lo largo del año. En ellas puedes formalizar dos o tres contratos de crédito rápido al año, pero no más.

Otras no tienen un límite tan taxativo, pero suben el porcentaje de los intereses aplicables una vez que el cliente ha pedido más de un determinado número de préstamos online rápidos en un período de un año.

No debes olvidar que la finalidad de este producto es que puedas atender las necesidades puntuales de dinero que puedas tener. Es un instrumento de financiación a corto plazo, por eso se establecen límites. Se pretende así evitar que una misma persona pueda verse en apuros económicos por tener pendientes varios préstamos de este tipo.

Pero igual que hay limitaciones también hay promociones. La más habitual es la que suele aplicarse a los nuevos clientes. Es común que se les ofrezca un primer préstamo con unos intereses más bajos o incluso sin intereses si no supera una determinada cantidad.

Si estoy en ASNEF, ¿puedo pedir préstamos rápidos?

Depende mucho de la situación que tenga cada persona, pero si estos productos reciben el sobrenombre de préstamos con ASNEF no es por casualidad.

De hecho, este tipo de financiación comenzó a popularizarse en España a partir de 2008. La llegada de la crisis puso en apuros económicos a muchas personas que tuvieron que buscar fórmulas alternativas para disponer del dinero que necesitaban.

Con frecuencia, esas mismas personas ya habían tenido problemas de solvencia y su nombre figuraba en ASNEF y otros registros de impagados o ficheros de morosos. Negarles el acceso a financiación habría agravado todavía más su situación, por lo que precisamente los préstamos rápidos online se perfilaron como una solución.

No es que en estos casos no se tenga en cuenta la solvencia del cliente, es que las entidades son algo más flexibles en relación con la misma.

Lo normal es que si la inscripción en el fichero de morosos se debe a una deuda que no sea demasiado alta (generalmente, que no supere una cantidad entre 1.000 y 3.000 €) no haya problema para obtener el dinero.

Documentación necesaria para contratar

Si quieres solicitar un préstamo rápido es necesario que tengas a mano:

  • El DNI o NIE en vigor. Recuerda además que es necesario que seas mayor de edad para contratar un producto de este tipo.
  • El número de cuenta bancaria en la que quieres recibir el dinero y a través de la que harás la devolución.
  • Número de teléfono o cuenta de correo electrónico para las comunicaciones con la entidad de crédito.
  • Nómina u otro documento que acredite que tienes algún tipo de ingreso (esto no siempre se pide).

Desarrollo del proceso de contratación

En este producto financiero todo está diseñado para ser sencillo y rápido. Tal y como indica su nombre, toda la contratación se hace de forma online.

Para empezar, debes entrar en la web de la entidad financiera con la que quieras contratar y seleccionar la cantidad que deseas y el plazo de devolución. De forma inmediata se te mostrará la cantidad total que deberás devolver, incluyendo capital más intereses.

Aquí es cuando puedes comprobar esa transparencia a la que hemos hecho referencia anteriormente. No se te indican de forma abstracta los intereses que tendrás que pagar para que seas tú el que hagas los cálculos, sino que directamente se te informa desde el primer momento de la cantidad total que vas a tener que devolver. Esto te permite hacer un análisis de tu situación patrimonial y valorar si realmente puedes hacer frente al pago en el tiempo y la forma prevista.

Una vez que has ajustado estos datos, lo normal es que se te pida que rellenes un formulario con tus datos personales y vías de contacto. A fin de acreditar tu identidad y tu solvencia, se te puede pedir que envíes una copia del DNI y de los documentos que justifiquen tus ingresos.

Después de esto, lo único que te queda hacer es esperar. El sistema analizará tu situación patrimonial y determinará si es conveniente o no concederte el préstamo. En apenas unos minutos tendrás una respuesta positiva o negativa.

En algunos casos, el plazo de respuesta puede ser algo más largo, pero esto no debe preocuparte porque no tiene que ser necesariamente una mala señal. En cualquier caso, lo normal es que en un plazo de 24 horas desde que presentes la solicitud tengas la respuesta.

Denegación del préstamo

No es lo más habitual, pero puede ocurrir que la respuesta que recibas sea negativa. Esto puede deberse a varios motivos, como el hecho de que tengas demasiadas obligaciones pendientes, que figures en los registros de impagos por una cantidad fuera de los límites aceptados por la entidad con la que estás negociando o incluso que tu documentación esté caducada.

Recepción del dinero si el préstamo es concedido

Los tiempos pueden diferir en función de la empresa con la que se haya contratado. En algunos casos, el dinero solicitado puede estar en la cuenta del cliente en un par de horas, mientras que en otros puede llegar a tardar hasta 48 horas.

Aunque lo más común es que el cliente reciba el dinero mediante una transferencia en su cuenta, algunas entidades permiten recibir el dinero directamente a través de un cajero automático, sin necesidad de que la persona sea cliente de ese banco y sin hacer uso de una tarjeta de crédito. En estos casos lo que se usa es una tecnología móvil que envía varias claves que el usuario debe introducir en el cajero para poder obtener su dinero en efectivo.

En total, desde que se comienza el proceso de contratación hasta que se recibe el dinero no suelen pasar más de 72 horas.

Perfil del cliente del préstamo rápido online

Lo bueno de este producto es que es tan versátil que no tiene un cliente prototipo más allá de ser una persona afectada por una necesidad más o menos urgente de conseguir una cantidad de dinero no demasiado alta. Puede ser un jubilado, un trabajador, un estudiante…

Es cierto que debido a las facilidades para acceder a estos préstamos muchos de los clientes son personas que figuran inscritas en ficheros de morosos y que prefieren no acudir al banco para no encontrarse con una negativa.

Pero también hay un elevado número de clientes que son personas que nunca han tenido ningún problema de solvencia, pero que necesitan dinero de forma rápida y no quieren pasar por todos los trámites que va a pedirles el banco.

En definitiva, desde Bonsai Finance estamos en condiciones de afirmar que los prestamos rapidos online son una buena opción en todos aquellos casos en los que se necesite dinero y no se quiera o no se pueda acceder a la financiación a través de canales más tradicionales como las entidades bancarias, que siempre exigen más tiempo y más burocracia, así como una cantidad importante de papeleo para acreditar que se es una persona solvente.