Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Creditos Personales Actuales
17 May 2019

¿Cómo Son los Creditos Personales Actuales?

Los creditos personales son unos productos financieros que cuentan con un gran mercado en España. No en vano su demanda es una de las más numerosas. Lógicamente, por su propia naturaleza, puesto que han sido diseñados para satisfacer las necesidades económicas de los particulares. Y los particulares siempre son más que las empresas.

Además, como son unos créditos que se ofertan a una cantidad tan grande de personas, destacan por facilitar los trámites de concesión. Estos, a pesar de las complicaciones que, en este sentido, ha provocado la crisis económica que empezó en 2008, son bastante comunes.

Ten en cuenta que quienes ofrecen estos creditos personales se dirigen a un público potencial amplio y diverso, por lo que no pueden permitirse presentar una gama de productos con condiciones complejas y que difieran excesivamente entre sí. Aunque también existen variedades, como podrás comprobar a posteriori, de estos productos financieros.

Acompáñanos en este repaso de las características principales de los créditos personales. En Bonsai Finance, como empresa intermediaria entre prestatarios y prestamistas, estamos interesados en que manejes los suficientes elementos de juicio para elegir el crédito personal que más te compense. Presta atención.

¿Cómo distinguimos los creditos personales?

En primer lugar, como su propia denominación indica, son créditos que se conceden a personas físicas en lugar de jurídicas (como, por ejemplo, las empresas o fundaciones).

Por lo tanto, una de las primeras conclusiones que sacamos sobre estos productos financieros es que, al ser acordados con personas particulares, no van a destacar por sus altas cuantías. Nos referimos, por ejemplo, a cantidades que pueden oscilar entre 300 y 800 euros.

Con estas sumas de dinero puedes afrontar sobre todo pagos urgentes, como los relativos a la compra de algún bien o prestación de ciertos servicios. Por este motivo, una de las principales modalidades de los créditos personales son los conocidos como créditos al consumo.

Por otro lado, los créditos y los préstamos son productos financieros muy similares. Sin embargo, el crédito ofrece al cliente una cuenta, una línea de financiación, mediante la que puede ir accediendo al dinero. Un dinero que irá devolviendo periódicamente, con los intereses y honorarios acordados. El préstamo, por su parte, consiste en la disposición de un dinero determinado que se tendrá que devolver en un plazo también, en principio, inamovible. Esta devolución se hará efectiva mediante cuotas.

Por lo tanto, el crédito puede tener una concepción más a largo plazo que el préstamo. El origen siempre parte del acuerdo entre un prestamista y un prestatario. El segundo se convertirá en deudor del primero. Así que, en el caso de que no proceda a devolver el dinero prestado, acabará solventando esta deuda mediante sus propiedades tanto actuales como futuras. Ten en cuenta que el prestatario ha de tener unas garantías de recuperación del dinero que pone a efectos de financiación de un tercero.

En cuanto a la disposición del dinero del que hará uso el prestatario, accederá a él a través de una tarjeta o cuenta de crédito. La tramitación de estos créditos, por otro lado, resulta más rápida que la de los que incluyen, por ejemplo, una vivienda como hipoteca.

En las siguientes líneas profundizamos un poco más en sus claves. Diferenciaremos la oferta existente según las necesidades que puedan manifestar los consumidores. Presta atención.

Conoce los distintos tipos de créditos personales

Los intereses son unos de los factores en los que, como consumidor, más te tienes que fijar a la hora de comparar las condiciones que te ofrecen los distintos proveedores de financiación. Esperamos que este breve resumen te proporcione pistas para acertar en tu decisión. Toma nota.

  • Interés fijo. No se van a producir variaciones durante el periodo de amortización entre los intereses a abonar. Este sistema tiene pros y contras. Respecto a los primeros, sabrás en todo momento el precio total del préstamo de dinero que te han hecho. No obstante, si los tipos de interés bajan, no podrás ser beneficiario de estos cambios.
  • Interés variable. La distinción respecto a los anteriores es que el dinero a pagar en concepto de intereses irá cambiando, en función de cómo lo hagan los tipos, a lo largo de cada mes. A grandes rasgos, se suele optar por sumar unos puntos expresados en porcentajes a algún indicador representativo en materia de tipos de interés. Por ejemplo, el euríbor más un porcentaje determinado. De este modo, podrás calcular los intereses que abonarás cada mes.
  • Interés mixto. Por último, te presentamos una modalidad que implica la conjunción de las dos que te hemos explicado anteriormente. Quizá te preguntes cómo se articula un crédito de esta clase. Básicamente se puede combinar, por ejemplo, un comienzo del plazo de amortización con interés fijo y acabar este periodo pagando intereses según la modalidad variable.

La importancia de considerar las condiciones de los créditos personales en análisis comparado

Esta clase de créditos ha experimentado, desde la crisis económica que comentamos, un importante aumento de las exigencias de requisitos. Aunque la decisión respecto a su aprobación o denegación, como te hemos contado antes, es relativamente rápida. Pero no podemos señalar que exista la misma facilidad a la hora de acceder a este tipo de financiación.

Aparte de los tipos de interés, vas a tener que analizar al detalle qué documentación te solicitan para conseguir estos fondos. Entre las medidas de mayor control que ocasionó la citada crisis estructural, remarcamos la tendente a minimizar los impagos de los créditos concedidos, pues se había comprobado que se estaban convirtiendo en un problema significativo.

A cambio de ser rescatados con dinero público, los bancos tradicionales se comprometieron a redoblar sus precauciones a la hora de aprobar los créditos solicitados. Así que sus departamentos de riesgos se comprometieron a vigilar que se cumplieran unos requisitos de acceso a la financiación más estrictos.

Entre ellos, llama la atención la exigencia de presentar un aval o una nómina mediante los que cubrir los eventuales impagos de las devoluciones. Asimismo, los bancarios se iban a encargar de investigar si los nombres de los solicitantes figuraban en los censos de morosos que realizan asociaciones como ASNEF y RAI. Si has sido incluido en alguno de ellos, tus posibilidades de recibir el crédito por parte de un banco convencional serán tendentes a cero.

La banca alternativa como una opción a tener en cuenta

Ante la frustración de estas intenciones de lograr la financiación gracias a los bancos de toda la vida, como las necesidades de hacerse con este dinero para los abonos puntuales no desaparecen, los emprendedores y ahorradores han ido a buscarlo en las entidades alternativas de crédito. Estas les ofrecen unas condiciones más ventajosas a la hora de acceder a créditos personales como los que se destinan al consumo.

No se trata de que estas entidades no impongan ningún requisito. Se trata de que su modo de asegurarse las devoluciones pasa por otro tipo de exigencias. Por ejemplo, la base de sus garantías es la acreditación de unos ingresos regulares. Recordemos que, en el mundo de los autónomos, la nómina no es la norma general. Y esta circunstancia no implica que todos los trabajadores que cotizan por este régimen ganen menos que los asalariados.

Un perfil autónomo, como un pintor de obras de arte o un periodista con buena reputación que trabaja en condición freelance, si tiene demanda va a estar en disposición de devolver el crédito personal que solicite. En este sentido, aparte de dar sus datos personales a la entidad alternativa de crédito, deberá hacer constar la existencia de estos ingresos regulares ajenos a una nómina.

Por otro lado, esta introducción de datos nos remite a otra facilidad que también aumenta el atractivo de estos créditos personales. Sigue leyendo.

La gestión por Internet como otra ventaja de naturaleza económica

Efectivamente, ya que supone, además de una comodidad innegable, un ahorro en términos de tiempo y dinero. El tiempo que te ahorrarás no yendo a hacer largas colas ante las ventanillas de las sucursales de los bancos es tiempo que podrás invertir, sin ir más lejos, en mejorar tu negocio. Son beneficios que los autónomos, debido a sus habituales apreturas, valoran en su justa medida.

Por otra parte, existe un ahorro más fácil de monetizar, que es el relativo a no tener que hacer fotocopias de múltiples documentos. Ahora los podrás adjuntar fácilmente en la intranet del mismo sistema desde el que harás uso del simulador de créditos para elegir el tuyo. Introducirás el dinero que deseas y el plazo en el que asegurarás que vas a devolverlo, lo que producirá inmediatamente los honorarios de la operación.

Además, vas a tener la posibilidad de hacer esta gestión cuando a ti te venga bien. Desde la comodidad de estar enfrente de tu ordenador a la hora a la que te convenga, ya que no te afectarán los horarios limitados de las oficinas de los bancos tradicionales.

En definitiva, si eliges los creditos personales, opta por los que tengan unas condiciones más ligeras, que te permitan acceder con sencillez al dinero que requieres con urgencia.