Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Creditos Al Instante faciles
28 Dic 2018

Creditos Al Instante: Fácil y Sencillo

¿Conoces qué son los creditos al instante? A continuación, te hablaremos más de ellos para que sepas cómo puedes solicitarlos. Son muy necesarios y útiles en algunos momentos en los que uno se encuentra ante una situación de apuro.

Por muy ahorrador que seas o por muy buena situación económica en la que te encuentres, nadie controla los imprevistos que pueden producirse. Por ello, este artículo es interesante para que sepas que siempre tienes una opción.

Además, como bien indica su nombre, en el momento que lo solicitas, si cumples con los requisitos necesarios (que serán expuestos a lo largo del artículo), se te será admitido e ingresado a tu cuenta bancaria al momento.

Créditos al instante

Se denomina de esta manera a unos pequeños préstamos que se solicitan a través de Internet y no implican una gran cantidad económica. La finalidad de los mismos, a priori, es la de solventar pequeños problemas económicos que pueden conocerse como imprevistos.

Además, si a esto le sumamos la rapidez que tiene tanto solicitarlos, como recibirlos, se entiende que su principal característica sea la de ayudar al instante (como indica su nombre) a cubrir una necesidad inesperada.

Lo primero: ¿qué se necesita para poder solicitarlo?

Al contrario que sucede con muchos préstamos, sobre todo, bancarios, para poder solicitar un crédito como este, los requisitos son mínimos debido a que otras de sus características y especificaciones es el poder ayudarte de la mejor forma posible.

Primero, tienes que ser mayor de edad. Es cierto que algunas compañías pueden no cumplir este requisito de forma absoluta y pedirte tener un mínimo de edad que pueden estar en torno a los 21 o a los 25. Sin embargo, no es lo normal.

Tienes que tener el DNI o el documento que te identifique como residente en España en rigor y actualizado.

Lo que te queda es tener una fuente de ingresos que puedas demostrar para que las personas que te soliciten la ayuda, vean que eres solvente y puedes enfrentar el pago y una cuenta bancaria en donde se ingrese dicho dinero.

¿Ves? Fácil y sencillo. Además, como ya se ha mencionado, estos trámites se realizan desde el propio ordenador personal de uno. Es decir, no tiene que salir de casa y ni realizar ningún proceso burocrático para asegurarse este dinero.

Se te presentará una solicitud que debes rellenar con tus datos personales: nombre, DNI, domicilio, etc; es probable que no te lleve más de cinco minutos completarlo. Si después, la empresa elegida como prestamista trabaja directamente con tu identidad bancaria, en ese mismo momento recibirás la cantidad, sino tendrás que esperar entre 24 o 48 horas, dependiendo de cómo tarden en gestionarse este tipo de trámites en las sucursales de tu compañía.

Es probable que te preguntes si cualquier persona que cumpla los requisitos solicitados anteriormente puede llegar a solicitar un préstamo de este tipo sin problemas. La respuesta a esto también es sencilla: sí.

Por ejemplo, es posible que al leer en los requisitos para solicitar el crédito que necesitas tener ingresos regulares si, actualmente, te encuentras en una situación de desempleo, te hayas preocupado. Pues olvídate de ese miedo.

Los ingresos regulares que se especifican no tienen que provenir de una nómina laboral, una paga por desempleo, estar en el paro, una beca o cualquier tipo de ayuda económica que registre una actividad en tu cuenta es válida.

También, es vital saber que no tendrás que poner ningún aval. Esto es realmente necesario porque muchas veces la posibilidad de involucrar a una tercera persona en este tipo de gestiones trae consigo presiones e inseguridades. Todo girará en torno al prestamista solicitado y a ti mismo.

Otra cuestión importante a dejar claro: es que este préstamo se te puede realizar aunque estés en ASNEF. Es cierto que esto en algunas compañías o hace años era impensable, pero este tipo de ayudas al final, como se ha venido comentando en el texto, están para eso, para poder solventar los problemas que vengan de forma imprevista y necesiten una rápida solución.

¿Cuáles son los plazos y los costes de estos créditos?

Es cierto que debido a la utilidad que tienen, las cantidades que se ofrecen no son realmente altas. Es más, normalmente, todo depende de la compañía con la que lo solicites y las necesidades que tengas, este tipo de créditos no tienden a superar los 1000 euros.

Está pensado para cubrir necesidades básicas, como una factura que debe ser pagada de forma urgente, un gasto imprevisto que pueda ocurrir por algún tipo de accidente y cuestiones similares. De ahí que la cantidad aportada no sea muy alta.

Por otro lado, al ser de tan pequeña cantidad, los plazos de devolución para hacerles frente son cortos. Es más, normalmente el plazo máximo es de 30 días y suele necesitarse realizar un único pago. Es cierto que algunos te ofrecen la posibilidad de alargarlo durante seis semanas.

Igualmente, en algunas ocasiones se ofrece la posibilidad al solicitante de dicho préstamo de realizar un ingreso anterior a la misma vez que solicita el préstamo por si quiere dejar alguna parte cubierta de antemano.

¿Qué sucede si no puede cumplirse el plazo exigido? Esto puede suceder en muchas ocasiones, es algo normal.

Lo que debes saber es que los costes generales de este tipo de préstamos suelen ser de un 1% diario y cada día suma. Por ello, es muy importante que tengas esto en cuenta y sepas también qué plazo solicitar para dicho préstamo, puesto que si lo recortas, es posible que los gastos, si tardases en devolverlo, también fuesen acortados.

Igualmente, en las páginas webs de cada compañía se te aportará la información necesaria de manera previa y si partimos de la base de que te encuentras en tu casa tranquilamente, sabrás que tienes el tiempo que necesites para tomar una decisión. No existe ningún tipo de presión ni estás en un entorno hostil.

De esta manera, podrás observar cuáles son las opciones que existen, cuáles son los intereses dependiendo de la cantidad de tiempo que elijas, cuántos podrían ser los gastos por tardar, etc. La decisión de hacer los cálculos correspondientes será únicamente tuya.

Ventajas de los créditos al instante

Las palabras crédito, préstamo, solicitar dinero, etc, suelen generar miedo. Y no es descabellado.

Normalmente, se conoce que cuando se solicita un trámite de este tipo a una identidad bancaria o a una institución similar, suelen ser grandes cantidades, en un momento económico débil y los gastos de gestión y retrasos del mismo suelen ser altos.

Sin embargo, por eso mismo existen este tipo de ayudas, porque se conoce que no todo el mundo es capaz de afrontar este tipo de cargos pero, aun así, en algunos momentos deben verse obligados a solicitar este tipo de cantidades para los diversos accidentes que puedan ocurrir.

Por ello mismo este préstamo ofrece una gran ventaja que es la seguridad. Aporta muchísima tranquilidad saber que estás tratando con cifras asumibles, diseñadas para para que una persona con ingresos regulares pueda responder sin ningún tipo de problemática.

¿Qué trae esta seguridad consigo? La tranquilidad de no tener que estar preocupándote de cómo actuar después, qué pasará si no puedes hacer frente a este tipo de gastos y cuántos años te quedarán por pagar el préstamo.

Además, conseguirás solucionar tu problema, lo cual te aportará estabilidad económica y psicológica.

Por todos estos motivos, este tipo de créditos son la mejor opción para muchos, probablemente para todos, siempre y cuando se esté tratando con lo expuesto en todo momento: situaciones imprevistas que se han pasado un poco del presupuesto estipulado por uno mismo.

Son muchas las familias a día de hoy que han tenido que adquirir un préstamo y han acabado llevándolo a cuestas durante muchísimos años, suponiendo esto una desestructura en el entorno familiar en muchas ocasiones. Por eso, existen este tipo de ayudas, para evitar que puedan surgir estas problemáticas.

Sin miedos ni inseguridades

Las preocupaciones y los miedos suelen ser los principales problemas a la hora de solicitar un préstamo. Desde el minuto uno o cuando se van acercando los plazos de pago, aparecen sin casi poder controlarlos.

Por ello, tras examinar toda la información expuesta, es bueno que sepas que no tienes que temer, en todo momento estarás informado y podrás adaptarlo lo mejor posible a ti.

Por ello, no tengas dudas si te encuentras en una situación de este tipo. Si ha surgido un imprevisto económico podrás contar con este tipo de ayuda para solventar el problema evitando que no derive a uno mayor y aportándote las ventajas necesarias para no estar preocupado.

Recuerda que no es necesario una nómina, ni tener aval, y puedes contar con este tipo de ayuda si estás en ASNEF. Así que ya solo te queda conocer las diferentes compañías y elegir la opción que más se adapte a lo que necesites en este momento. ¿A qué estás esperando para poder vivir seguro y tranquilo sin esa carga gracias a los creditos al instante?