Creditos al Instante

Solicitar creditos al instante es cada día más sencillo. Cuando necesitas dinero urgente, ya no es necesario que te traslades hasta una entidad bancaria y solicites el dinero al director del banco. Actualmente, basta con hacer algunos clics para acceder a la financiación que necesitas de forma rápida y segura.

Internet ha aportado muchas ventajas a nuestras vidas, y una de ellas es la solicitud de financiación sin moverse de casa. Sin embargo, todavía hay personas que no conocen las características que definen a este tipo de financiación que se obtiene online. A continuación, podrás ver la información más relevante sobre este tipo de préstamos.

Características de los creditos al instante

Creditos al instante rapidez

Un crédito rápido, o crédito al instante, es un préstamo que se solicita y se obtiene por Internet. No resulta necesario salir de casa para conseguirlo, y esto hace que sea muy cómodo. Veamos cuáles son las principales características de este tipo de préstamos.

Estos préstamos han sido pensados en su mayoría para hacer frente a imprevistos económicos o situaciones a las que no puede hacerse frente en el momento en que se presentan. Es importante entender este punto, ya que de esta forma podrás comprender fácilmente por qué tienen estas características tan llamativas.

Solicitud y gestión rápida

Solicitar un préstamo rápido es, como su propio nombre indica, muy rápido. De hecho, puedes disponer del dinero en tu cuenta bancaria en pocos minutos desde que tomas la decisión de solicitarlo. En la mayoría de casos, no tardarás más de 5 minutos en realizar tu solicitud. Y, si tu cuenta bancaria coincide con alguna de las entidades con las que trabaje el prestamista, podrás tener el dinero ingresado en tu cuenta de forma inmediata. Por lo tanto, se convierten en el perfecto aliado para los momentos de necesidad apremiante de efectivo.

Requisitos flexibles

Otra de las grandes ventajas de estos creditos personales es que son muy accesibles. Esto significa que prácticamente cualquier persona, con unos ingresos regulares y demostrables, puede acceder a este tipo de financiación. Algunos de los requisitos más comunes que puedes encontrar en este tipo de financiación son los siguientes:

  • Ser residente en España, con un documento de identidad válido y en vigor, ya sea DNI o NIE.
  • Ser mayor de edad. Aunque en muchas compañías es necesario que tengas una edad mínima superior: 21 o 25 años es lo más común.
  • Gozar de una fuente de ingresos demostrable y regular que garantice que podrás devolver el préstamo en la fecha estipulada.
  • Tener una cuenta bancaria a tu nombre donde el prestamista pueda realizar la transferencia del préstamo.

A grandes rasgos, estos son los requisitos que suelen tener la mayoría de las empresas. También será necesario en muchos casos que dispongas de un teléfono móvil o un correo electrónico donde la entidad pueda ponerse en contacto contigo.

Sin nómina ni aval

La mayoría de los préstamos al instante no requieren que el usuario tenga una nómina. De hecho, resulta válido prácticamente cualquier tipo de ingreso que cumpla con las condiciones de ser demostrable y regular. Por lo tanto, en muchas ocasiones, una prestación por desempleo o una pensión pueden ser suficientes para que el préstamo sea aprobado.

Por otro lado, atrás quedaron esos años en los que resultaba indispensable tener un aval para solicitar un préstamo. Cada vez hay más empresas que ofrecen financiación sin necesidad de un avalista.

Financiación aunque estés en ASNEF

​Una de las mayores ventajas que presentan este tipo de préstamos es que, en ocasiones, aceptan a usuarios que se encuentren en listas de morosos. Algo impensable hace unos años: que alguien en ASNEF pudiese acceder a financiación; es una realidad en nuestros días. Aunque es cierto que no todas las empresas cuentan con esta característica, si estás en ASNEF tendrás un gran abanico de empresas entre las que elegir para solicitar tu financiación.

Plazos y costes de los creditos al instante

La mayoría de los créditos rápidos han sido pensados para solventar un imprevisto económico al que no puedes hacer frente debido a que no dispones del efectivo necesario. Hablando en términos conocidos, podemos comparar un crédito rápido con un anticipo del cobro. Por eso, las cantidades que se suelen ofrecer en este tipo de servicios no son muy altas. Por lo general, no superan los 1000 €, aunque es cierto que existen compañías que sí los superan.

Por este motivo, es lógico que el plazo de devolución de estos créditos sea corto. Al tratarse de una especie de anticipo, los créditos rápidos ofrecen generalmente un plazo máximo de 30 días para realizar la devolución del préstamo. Además, cuentan con la peculiaridad de que se pagan normalmente en un único pago del 100 % del monto.

Los costes de estos préstamos suelen aumentar cada día que el usuario dispone del dinero. Por eso, si lo que buscas es un préstamo lo más barato posible, deberás elegir un plazo razonable lo más corto posible. Como norma general, los costes de los préstamos suelen rondar el 1 % diario. Esto quiere decir que un préstamo de 100 € a devolver en 30 días tendrá un coste aproximado de 30 €. Sin embargo, si lo solicitas a 7 días, ahorrarás una buena cantidad, ya que podrá tener unos costes de aproximadamente 7 €.

Los créditos más seguros

Aunque en el pasado muchas personas desconfiaban de este tipo de financiación, cada vez son más quienes se dan cuenta de que se trata de una financiación segura. Claro, es necesario verificar que la empresa a la cual estás solicitando el dinero tiene buenas reseñas de otros usuarios. Sin embargo, cada vez son más las empresas serias y seguras en este sector, lo que hace que cada día sea más fácil decidir qué empresa es la mejor para solicitar tu préstamo.

Por todos estos motivos, si estás buscando financiación, los creditos al instante pueden ser una excelente opción para ti. Solucionar un imprevisto como una avería o un contratiempo de última hora puede ser muy apremiante y disponer del dinero para hacerle frente puede, en ocasiones, ser de vital importancia.

¿Por qué recurrir a la solicitud de creditos al instante?

Cuando buscas un crédito al instante es porque necesitas una alternativa a los préstamos tradicionales que se ofrecen desde las entidades de la banca más convencional. Sin embargo, estos productos financieros tienen una serie de características que los hacen idóneos para ciertas situaciones. Sus claros beneficios pueden hacer que te decidas por esta forma de financiación, pero son productos cuya devolución es más exigente, y que debes realizar en menor tiempo que en un crédito ordinario. Teniendo esto en cuenta, estas son las principales ventajas de los créditos al instante:

  • No necesitas justificar el uso del dinero. En ningún momento te van a solicitar las entidades de nuestro comparador información sobre en qué lo vas a invertir o qué vas a comprar con la cantidad solicitada.
  • No se solicita nómina. Aunque es posible que algunas de las entidades que ofrecen créditos al momento te soliciten algún otro tipo de justificante de ingresos, ninguna de ellas te exigirá la presentación de copia de una nómina.
  • No se exigen avales, hipotecas o la presentación de inmuebles como garantía de devolución del crédito. Puede haber alguna entidad que sí te exija algún otro tipo de garantía para la concesión del préstamo, pero no es lo habitual.
  • Obtendrás una respuesta casi inmediata. Cuando completes los formularios y pasos para hacer la solicitud de tu crédito, lo más habitual es que recibas confirmación del mismo en menos de 15 minutos. En el caso de alguna entidad, y según la cantidad de personas que acceden a la plataforma, pueden tardar un poco más, pero será una tramitación muy rápida.
  • En un plazo máximo de 24 horas contarás con el dinero en tu cuenta. La mayoría de las entidades se dan este plazo para depositar el crédito en la cuenta bancaria que hayas proporcionado al hacer tu solicitud. ¡Es un crédito para que lo puedas utilizar cuanto antes!
  • La cuantía en efectivo de estos créditos puede ir desde los 50 euros a los 1500, por lo que es el producto financiero ideal sin necesitas hacer frente a imprevistos o necesidades urgentes.
  • Los plazos temporales pueden flexibilizarse. Podrás devolver el dinero en un solo días o hasta entre 4 y 6 meses, según la entidad donde lo solicites. No todas las entidades cuentan con las mismas políticas de flexibilidad, así que infórmate bien antes de solicitar el préstamo.
  • Puedes pagar a plazos, algo imprescindible en los casos en que el dinero que solicites sea de una cantidad más elevada. Un contrato de pago a plazos previo a tu solicitud establecerá el tiempo en que vas a devolver el dinero, y la cuantía de cada cuota.

No debes olvidar que, pese a todas estas ventajas, estos creditos al instante tienen intereses y comisiones más elevados que los préstamos ordinarios. Lee atentamente los contratos de solicitud y consigue, en tan solo unos pocos minutos, tu dinero al momento