Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Creditos Rapidos con ASNEF con Responsabilidad
25 Mar 2019

Creditos Rapidos con ASNEF: Dinero con Responsabilidad

Los creditos rapidos con ASNEF son una interesante alternativa si necesitas dinero de forma urgente pero estás inscrito en un registro de morosos. La ASNEF es una asociación española compuesta por diversas entidades de sectores muy dispares cuyo denominador común es la capacidad de prestar dinero. Así, podemos encontrar en ella bancos, empresas de seguros o negocios relacionados con el consumo.

Pero por lo que es más conocida esta entidad es por ser la propietaria del mayor registro de morosos de nuestro país. En él se encuentra toda la información de las personas que tienen alguna situación de impago que no se haya visto satisfecha. Como es una base de datos que revisan todos los negocios financieros antes de prestar dinero, si te encuentras en ella será muy difícil, incluso imposible, que te presten dinero por la vía tradicional.

Soluciones si necesitas dinero rápido

En el mercado financiero existen diferentes denominaciones para la prestación de dinero. Según la cantidad, los plazos que dan para devolver, el tipo de interés aplicado, etc., hablaremos de créditos, hipotecas, préstamos… Y todos ellos tienen su mayor o menor dificultad para que te los aprueben.

En el caso de los créditos, se caracterizan por que el dinero que te prestan tiene que ser devuelto en cuotas regulares, aunque hay veces que puedes hacerlo en un solo pago. El interés es más alto que en el caso de otros productos, como pueden ser las hipotecas, y puede variar según lo que negocies con la entidad. Si vas a devolverlo en pequeñas cuotas pero durante varios meses, el interés será menor pero, al final, estarás pagando más porque tendrás que compensar al banco por todo el tiempo que te dejó el dinero.

Cuando pidas un crédito de forma presencial a una entidad tradicional tendrás que dar explicaciones sobre qué destino piensas dar a ese dinero, sobre todo si hablamos de cantidades importantes. Eso es así porque existen los denominados créditos al consumo que solo pueden utilizarse para pagar determinados servicios o comprar bienes de consumo, como su nombre indica.

Esto quiere decir que las exigencias que va a ponerte una entidad bancaria a la hora de aprobar tu crédito van a ser elevadas. Puede ser que tú no las cumplas en el momento en el que necesites dinero porque, entre otras circunstancias, estés inscrito en ASNEF. Pero no te preocupes por ello, ya que existen entidades que sí van a aprobar tu situación y, además, de forma rápida.

Tu responsabilidad como cliente

Antes de embarcarte en este tipo de productos y teniendo en cuenta que puedes contar con ciertos hándicaps financieros es importante que hagas un ejercicio de reflexión. Es decir, que inicies los trámites bien informado sobre cuáles serán los plazos y la cantidad final a la que podrás comprometerte.

Estas entidades trabajan siempre de forma online, por lo que vas a poder iniciar los trámites cuando quieras y donde quieras. Los pasos a seguir son muy sencillos:

  • En primer lugar, rellena el formulario en Internet. Te pedirán ciertos datos personales y tendrás que acreditar que resides en territorio español y que tienes más de 18 años.
  • Aunque hay poca burocracia, este tipo de negocios tiene que asegurarse de que vas a poder devolver el dinero. Por ello te pedirán ciertas garantías, como una nómina, una prestación por desempleo que dure el tiempo suficiente o una pensión. Si necesitas una cantidad más elevada, pueden pedirte que presentes como aval alguna posesión, como una casa o un negocio.
  • La aprobación de tu solicitud solo se demorará unas horas. Tan pronto como se tramite, tendrás disponible el dinero en la cuenta bancaria que hayas indicado como referencia.

Los detalles de los creditos rapidos con ASNEF

Como hemos indicado antes, el mercado ha sabido ofrecer a los clientes soluciones alternativas a las de las entidades bancarias. Hoy en día existen multitud de créditos para aquellas personas cuyos datos figuren en el registro de morosos. Pero ¿cuál es el que más te conviene? Ten en cuenta estos detalles:

  • Cantidad: hay para todos los gustos, pero normalmente te van a obligar a ajustarte a un mínimo (que puede ser hasta de 50 euros) y un máximo (que puede llegar a varios miles de euros). Piensa bien cuánto necesitas realmente porque, a mayor cantidad, mayores intereses tendrás que pagar.
  • Tipo de interés: varía en función de la cantidad que pidas y de los plazos de devolución. Si decides tardar más en devolverlo, el interés será mayor y acabarás pagando más a la larga. Lo contrario pasa si te prestan una suma cuantiosa, pues el tipo de interés bajará.
  • Requisitos: el principal es que acredites estar en condiciones de devolver el dinero, pero cada plataforma tiene unas exigencias diferentes. Habrá quien te pida nóminas o avales (como propiedades a tu nombre) y otros se conformarán con que demuestres que vas a tener ingresos recurrentes durante el plazo de devolución del crédito. No tienen por qué venir de una nómina, puede ser una prestación por desempleo o una pensión.
  • Plazos de devolución: normalmente, los plazos de devolución para cantidades pequeñas (hasta 1.000 euros) son cortos, alrededor de dos meses. Pero cuando hablamos de cantidades un poco más elevadas, algunas entidades ofrecen varios años para devolverlas.
  • Otros aspectos interesantes: muchas empresas tratan de captar clientes ofreciendo condiciones ventajosas, tanto en los plazos de devolución como en el tipo de interés. A menudo ofrecen tarjeta de crédito y débito gratis, cuentas bancarias sin comisiones o librarse de presentar un aval. Merece la pena que dediques un tiempo a estudiar estas opciones y decantarte por la que más te guste.

En conclusión, en Bonsai Finance tenemos claro que los creditos rapidos con ASNEF están pensados para aquellas personas que necesitan rápidamente una cantidad que saben que no van a obtener de entidades bancarias. Los requisitos para optar a ellos son mínimos: tener 18 años, ser residente en territorio español y acreditar que puede devolverse el dinero. Algunos te pedirán una nómina, pero para otros será suficiente con que muestres justificante de ingresos recurrentes, como una pensión o una prestación por desempleo.