Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Creditos Rapidos Info
9 Ene 2019

Creditos Rapidos: Conoce las Ventajas y También los Inconvenientes

Los creditos rapidos son una opción de financiación que ha ganado peso con la aparición de nuevos operadores en el mercado. Conocer las características de este tipo de producto es fundamental para saber si te interesa o si, por el contrario, deberías apostar por otras fórmulas para afrontar tus gastos. En Bonsai Finance somos conocedores de que son muchas las posibilidades existentes y queremos ayudarte a tomar una decisión consciente que sea beneficiosa para ti.

Qué son los créditos rápidos

Un crédito rápido es un crédito al consumo clásico que tiene como principal ventaja el hecho de que no tienes que dar explicaciones de para qué lo quieres. Esto implica que la concesión es prácticamente instantánea y que en 24 horas puedes tener el dinero en tu cuenta corriente. Por otra parte, los requisitos que te van a pedir son, por regla general, más exigentes que en un crédito al consumo convencional.

Como contrapartida, las cantidades que te van a ofrecer son medias, por ejemplo, la mayoría de las ofertas no son de más de 6.000 euros aunque se pueden conceder hasta 15.000. Los intereses que tendrás que abonar son mayores que en otros casos, entre el 20 y el 25 %. Finalmente, el plazo de devolución suele ser más corto que con otros productos financieros, aunque hay casos de hasta 60 meses.

La aparición de esta fórmula de financiación está íntimamente ligada al desarrollo de las nuevas tecnologías. Si bien los primeros créditos rápidos tal y como los conocemos se empezaron a conceder en 1990, fue a partir del año 2000 cuando este fenómeno se extendió. Huelga decir que Internet ha contribuido, y mucho, a que se utilice esta opción. Otras circunstancias que han favorecido la proliferación de créditos rápidos son los tipos de interés bajos y la crisis económica de 2008 que restringió el acceso a la financiación.

En consecuencia, esta posibilidad de financiarse ha venido para quedarse y, por este motivo, es previsible que en algún momento de tu vida te hayas planteado solicitarla. Si es así, te indicamos qué es lo que te van a pedir.

Condiciones que te exigirán para contratar un crédito rápido

Las condiciones para solicitar estos créditos suelen ser más exigentes que en los créditos al consumo convencionales, aunque van a variar, y mucho, según el operador. Por esta razón, te irá bien distinguir entre varias opciones para tomar una decisión madura. Concretamente, se solicitan las siguientes garantías mínimas para todos los solicitantes:

1. Residencia legal

En el caso de que no seas español, has de acreditar que tienes una residencia legal en el país. Para ello, será suficiente con acreditar tu identificación a través de tu NIE. Por otra parte, recuerda que toda solicitud de préstamo tiene que realizarla un mayor de edad para que sea aprobada. La mayoría de los operadores aceptarán como garantía una fotocopia del DNI, TIE o pasaporte en su caso.

2. Ingresos fijos y demostrables

Aunque las entidades financieras que conceden préstamos suelen contemplar varias opciones, lo más habitual es que tengas que aportar una nómina o unas rentas fijas. Lo normal es que para aprobar la operación te exijan una cantidad proporcional con lo que aportas como garantía; esto significa que, cuanto mayor la cantidad solicitada, más garantías se piden.

Como excepción, hay que decir que algunas entidades ofrecen la posibilidad de que solicites créditos sin nómina. Ahora bien, cuando se da este caso recuerda que los intereses que te van a pedir van a ser mayores, precisamente para prevenir la morosidad.

3. Avalistas

Es posible que no tengas recursos y, en este caso, necesitarás una persona que ponga el aval en tu lugar para que la entidad te preste el dinero. Este elemento va a ser imprescindible en caso de que carezcas de ingresos fijos o demostrables o si el crédito que vas a pedir es de una cierta cantidad. Ten en cuenta que si no devuelves el dinero, la entidad pedirá responsabilidades a la persona que te ha avalado.

4. No estar incluido en un registro de morosos

Como principio general, para que te concedan este tipo de financiación no deberías estar incluido en ningún registro de morosos y lo primero que hará la compañía es comprobar este punto. Ahora bien, hay casos específicos en los que se conceden creditos rapidos estando en ASNEF, pero para ello te exigirán más garantías y cobrarán intereses mayores.

Es posible que estés incluido en una lista ASNEF sin que haya un motivo real para estarlo. En este caso, nuestro consejo es que emprendas acciones legales ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) para que retiren tus datos del fichero de morosidad. Si no realizas la petición, vas a constar hasta que pase el plazo de prescripción.

5. Formas de contacto

Aunque parezca una cuestión menor, es imprescindible para que te concedan la financiación. Has de adjuntar un número de teléfono, una cuenta bancaria y un correo electrónico; una vez que cotejen esta información pueden cursar la operación. No en vano, hay que recordar que para un crédito rápido lo habitual es que se opere por Internet o por teléfono.

¿Te interesa solicitar creditos rapidos?

El gran debate que se presenta es si te interesa o no acceder a este tipo de financiación y lo cierto es que, en Bonsai Finance, llegamos a la conclusión de que depende del caso. La mayoría de los productos financieros que se lanzan pueden ser buenos si el público objetivo que los necesita hace un uso responsable de ellos.

Ahora bien, y precisamente por esa variedad, conviene que diferencias bien cuáles son los créditos que más te pueden interesar en función de tus características personales. Esta es la garantía de que no te llevarás sorpresas desagradables por haber solicitado un producto que no era el que necesitabas.

Pedir un crédito rápido es una buena solución si tienes una necesidad puntual de dinero y el coste de oportunidad de no pagar es elevado, como sucede con las sanciones administrativas o matrículas.

Te aportamos algunos motivos a favor y en contra para que puedas tomar una decisión consciente y madura de aquellos aspectos que más te convienen.

Ventajas de pedir créditos rápidos

En el caso de que tengas una falta de liquidez puntual y carezcas de deudas, esta puede ser una opción razonable para salir del paso. Al fin y al cabo, las cantidades que te van a pedir suelen ser accesibles si tienes financiación.

Otra de las ventajas de solicitar el crédito es la rapidez, puesto que en poco tiempo te enviarán el dinero a tu cuenta bancaria. Un ejemplo práctico de lo que decimos es que no tendrás que ir a ninguna entidad bancaria presencial para gestionar la operación, de manera que no perderás el tiempo. Por esta razón, son muchas las personas que optan por esta posibilidad.

Si bien en sus inicios este tipo de crédito estaba planteado para particulares, cada vez son más los autónomos que recurren a este modelo de financiación. Cuando la entidad clásica no responde, esta es una solución de urgencia que puedes valorar si eres trabajador por cuenta propia y necesitas liquidez. Recuerda, eso sí, que te van a pedir alguna garantía de que puedes afrontar el pago del crédito.

Uno de los beneficios de solicitar un crédito rápido, y que muchos usuarios desconocen, es que en estas operaciones las entidades no cobran determinadas comisiones de estudio o de apertura. Por lo tanto, también hay que considerar esta circunstancia cuando pidas financiación porque muchas veces pagas un extra al aprobar la operación.

Finalmente, otro de los motivos que pesan para pedir un crédito de estas características es que no vas a tener que contratar productos vinculados ni domiciliar recibos. De esta manera, no vas a contraer más compromisos que el de pagar las cuotas cuando te corresponda.

Inconvenientes de pedirlos

El principal inconveniente de este tipo de financiación es que las exigencias de garantías son mayores que en un crédito al consumo convencional de cantidad similar. Si no tienes unos ingresos fijos y demostrables o un aval de garantías va a ser muy difícil que te presten el dinero.

Otro de los aspectos que son problemáticos es el de los intereses, notoriamente más elevados que en productos similares no extraordinarios. Es casi imposible que pagues por debajo del 20 % TAE, de manera que deberías tener muy claro que esto es lo que te interesa. Este es el recurso de la entidad financiera para dar liquidez rápida salvaguardando sus intereses.

En este tipo de préstamos se imponen comisiones de cancelación y amortización que son mayores que en otras operaciones. Por lo tanto, si quieres pagar antes de tiempo, la penalización que tendrás que afrontar es significativa.

Otro elemento que deberías considerar antes de pedir un crédito rápido es que esta fórmula nunca debería servir como refinanciación de otras deudas similares. En el mejor de los casos, ganarías unos meses de tiempo, pero con un coste en intereses que raramente vas a poder afrontar.

Finalmente, hay que destacar que los plazos de devolución suelen ser menores; lo normal es que puedan ser de 30 días o de hasta 1 año. Por lo tanto, tienes que tener claro que tu nivel de apalancamiento es compatible con cumplir con las exigencias de la entidad.

Perfil objetivo de un solicitante de créditos rápidos

El perfil de un solicitante de creditos rapidos sería el de una persona joven o de mediana edad, con un trabajo indefinido y que tiene una necesidad puntual de dinero. En este caso, podemos decir que las exigencias van a ser más llevaderas y que no te resultará difícil pagar la deuda que contraigas con el prestamista.

De todas formas, hay otro tipo de colectivos que también podrían conseguir esta financiación, pero, si se da ese caso, lo más probable es que necesites un aval o que este no sea el tipo de financiación que te interesa. No olvidemos que los intereses a pagar duplican los que pagarías en una entidad financiera tradicional, de manera que has de valorar bien la situación.

Eso sí, recuerda que estos mecanismos son soluciones temporales y que, para no tener problemas a medio plazo, has de plantearte una reestructuración de tus finanzas. De lo contario, no harás sino aumentar tu nivel de endeudamiento ad infinitum.

¿Cómo saber dónde encontrar financiación rápida?

Una opción que tienes para no perder el tiempo ni el dinero es realizar tu consulta en un comparador especializado en productos financieros. En Bonsai Finance hacemos una doble labor: comparación y asesoramiento objetivo.

En primer lugar, ofrecemos a través de nuestro comparador los datos en bruto para que seas tú quien decide qué es lo que más le interesa. Hay créditos que son buenos para algunas personas y no lo son para otras por la cantidad máxima que se concede, intereses o plazos de devolución. Por lo tanto, disponer de esa información es siempre importante para empezar.

Por otra parte, hay que indicar que en Bonsai Finance te asesoramos si eres un neófito en la materia para que sepas qué tipo de producto es el que mejor se adapta a tus circunstancias. Por esta razón, nuestra labor también es informativa para facilitarte el trabajo en este tipo de operaciones.

En definitiva, si vas a pedir financiación y no te quieres equivocar, te recomendamos encarecidamente que valores todas estas posibilidades. Estamos seguros de que a la larga notarás la diferencia y lo agradecerás.

Conclusión

Si quieres acceder a una financiación rápida y sin dar demasiadas explicaciones, esta es una de las posibilidades que tienes. Esta forma de conseguir recursos ha ganado en importancia, tanto en términos cualitativos como cuantitativos. Por lo tanto, no ha de extrañar que hayas oído hablar de esta fórmula financiera; unos tipos de interés bajos han contribuido también a que se popularizase.

En Bonsai Finance te ayudamos a comparar entre las distintas opciones del mercado para que elijas la que mejor se adapte a tus necesidades. Te animamos a que utilices la información que disponemos en nuestro portal.