Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
creditos rapidos online consejos
2 Abr 2019

Creditos Rapidos Online: Consejos a la Hora de Pedirlos

Los creditos rapidos online son uno de los productos a los que más se recurre en estas fechas para conseguir un extra de financiación. La principal razón es que, con la llegada de la primavera y del buen tiempo, muchas son las personas que quieren hacer algún viajecito de fin de semana y quieren reservar con antelación.

Ciertamente, en muchas ocasiones puedes no contar con la liquidez necesaria para reservar tus vacaciones y recurrir a este tipo de productos. De igual manera ocurriría en caso de vivir en alguna de las ciudades donde se celebra la Feria o la Semana Santa fervorosamente. Este tipo de festejos requieren, en muchos casos, de una inversión que puede resultar imposible para el bolsillo en el momento de hacerla.

De esta forma, no es nada inusual que se recurra a los créditos rápidos en Internet consiguiendo así la financiación necesaria para disfrutar de estos momentos como es debido.

Créditos rápidos online: qué son

Este tipo de créditos son un producto financiero que se solicita en Internet y que permiten obtener liquidez de manera rápida y sencilla. Principalmente, sus características son las siguientes:

  • Están dirigidos a particulares, aunque sí se pueden encontrar productos dirigidos a empresas.
  • No es necesario argumentar ningún motivo para requerir el dinero. Las financieras online solo estudian tu historial crediticio sin preocuparse de la razón por la que necesitas el dinero.
  • El plazo de devolución suele ser corto.
  • El importe que ofrecen no es demasiado elevado. Lo más común es encontrar créditos rápidos de 300 euros, aunque en algunas entidades se pueden ofrecer hasta 5000 euros.
  • El tiempo de espera es muy corto. Tanto a la hora de solicitarlo como el estudio de tu solicitud y la posterior concesión o denegación no suele extenderse más de dos o tres días como mucho. Además, una vez que te conceden el crédito solo tendrás que esperar unas horas para tener el dinero disponible en tu cuenta.

Por tanto, es fácil de entender que este tipo de instrumentos financieros son mucho más cómodos que los créditos tradicionales. Esto se debe a que están pensados para suplir casos urgentes en los que tener liquidez es una necesidad imperiosa para el interesado. De ahí que su servicio esté enfocado en gran medida a la inmediatez. Todo ello, aumentado además por el hecho de que el entorno digital demanda este tipo de prestaciones.

Al igual que cuando compras cualquier producto de manera online quieres que te llegue lo antes posible a tu domicilio o al punto de recogida, las financieras entienden que quienes recurren a estos tipos de financiación también quieren poder disponer del dinero lo antes posible.

Consejos a la hora de pedir creditos rapidos online

A pesar de que este tipo de productos ya lleva varios años en el mercado, aún son muchas las personas que no tienen un conocimiento profundo sobre los mismos. Esto puede dar lugar a situaciones poco favorables para los usuarios como impagos que pueden mermar notablemente tu historial crediticio.

Por este motivo, a continuación, vamos a darte algunos consejos para que, a la hora de solicitar un crédito rápido online, todo vaya sobre ruedas y no te lleves ninguna sorpresa.

1. No pidas un crédito para pagar otro

Esta maniobra pocas veces puede salir bien. Si bien es cierto que no es algo que se dé habitualmente, si tienes esto en mente es mejor adoptar otras medidas.

Por ejemplo, podrías pedir el dinero que te falta a algún familiar, ya que tendrás más flexibilidad para devolvérselo y no te verás expuesto a demandas por impago o a un aumento del precio final por los intereses de demora.

También podrías hablar con la entidad que te concedió el dinero para negociar un aplazamiento o una paralización del crédito hasta que puedas afrontarlo. En muchas ocasiones, esto podría darte algo de margen para reunir el dinero y que la situación se solucionase de la mejor forma posible.

2. Haz cuentas y piénsalo bien

Es muy importante tener claro que se podrá hacer frente al pago una vez que el plazo de devolución se agote. Para ello, haz cuentas y plantéate si verdaderamente contarás con el dinero a devolver una vez llegado el momento. Y, en caso de que no lo tengas al cien por cien seguro, no lo pidas.

Es tu responsabilidad afrontar tus deudas, por ello, si te encuentras en una situación económica no demasiado positiva, te recomendamos que no te refugies en estos productos. Por ejemplo, si no tienes una nómina fija y no sabes si dentro de un mes tendrás dinero, no recurras a estos instrumentos financieros, ya que las consecuencias podrían salirte muy caras.

Por otro lado, piensa en la cantidad que vas a requerir ya que, a lo mejor no sabes si podrás afrontar un pago de 500 euros, pero sí estás seguro de poder devolver los 300 euros que también puedes pedir. Si este es tu caso, pide 300 y no 500. Así evitarás problemas con la entidad financiera.

3. Repasa las condiciones

Lo primero que debes tener claro es que el método de actuación de las entidades financieras online es muy sencillo y sus condiciones se reflejan de forma muy clara. En todo momento sabrás cuándo y cuánto tendrás que devolver. No obstante, no está de más que repases bien todas las condiciones para estar seguro de lo que estás aceptando al firmar el contrato de tu crédito rápido.

Por ejemplo, podrías consultar los intereses de demora o las condiciones para aplazar el pago. Aunque tengas seguro que podrás devolver el crédito a tiempo sin ninguna incidencia, es importante que tengas claro todo esto por lo que pudiera pasar.

4. No es un método de financiación habitual

No es un método que debas usar asiduamente para conseguir financiación, por el contrario, estos productos están pensados para urgencias y momentos puntuales en los que necesites liquidez.

El hecho de optar por esta financiación continuamente podría llevarte a caer en una espiral de deudas de la que te será difícil salir.

5. Ten siempre en cuenta el plazo de devolución

Un crédito rápido suele tener un plazo de devolución de un mes o incluso de menos si la cuantía es reducida. Para que te hagas una idea, su funcionamiento sería similar al de un anticipo de la nómina. Es decir, pides un dinero que te hace falta por una urgencia y del que no dispondrás hasta que tu nómina o tu pensión sean ingresadas en tu cuenta.

Por ello, es muy importante que en todo momento sepas el día en el que el recibo de la entidad financiera llegará a tu cuenta para que tengas el dinero disponible. Para evitar olvidos, lo mejor es que lo marques en un calendario o agenda y te asegures de que haya saldo disponible en la cuenta que facilitaste a la entidad.

6. Ten en cuenta tu situación

En el caso de que aparezcas en un listado de morosos, deberás buscar los productos que permitan esto como condición. Hoy en día existe un amplio catálogo de productos a los que puedes optar apareciendo en estos listados como ASNEF o RAI. Así que, mientras que la deuda por la que figuras no sea por el impago de un préstamo, no deberías tener ningún problema.

De cualquier forma, comprueba siempre los requisitos que cada compañía financiera impone para sus créditos rápidos online y evita perder tiempo en enviar solicitudes que serán denegadas. Algo interesante es que en muchas compañías hay una categoría especial donde se agrupan todos los productos a los que puedes acceder apareciendo en ASNEF o RAI. Por tanto, no debes darte por vencido si apareces en estos ficheros ya que en el entorno digital sí encontrarás oportunidades de financiación.

7. Consulta siempre los intereses

No vamos a engañarte, los intereses de este tipo de préstamos son bastante más elevados que los de las entidades tradicionales. Pero claro, nunca está de más que los consultes para evitar pagar de más o pagar unos intereses demasiado elevados.

Aunque en un principio el dinero que tendrás que devolver no te parezca demasiado, consulta los intereses para saber exactamente cuánto estás pagando en este contexto. Una vez comprobada esta cuestión, valora si te merece la pena o no.

8. Compara antes de decidirte

Por muy urgente que sea tu situación, lo ideal es que emplees unas horas en comparar entre los diferentes productos disponibles en todas las compañías. Esto podría ayudarte a obtener el mejor trato posible en cuanto a los intereses, la cantidad y el plazo de devolución.

Si bien es cierto que en los últimos años se ha experimentado un auge en este mercado y han aparecido una gran cantidad de empresas que los ofrecen, siempre puedes usar nuestro comparador para ahorrar tiempo. Gracias a plataformas como la nuestra podrás filtrar los diferentes productos en base a tus necesidades y características, pudiendo comparar con un simple vistazo cuáles son los que más te interesan.

De esta forma, tu decisión siempre será la más adecuada y acertada para ti.

En definitiva, los creditos rapidos online son una solución muy sencilla y muy cómoda para resolver los problemas de liquidez que se te puedan presentar. Además, si sigues nuestros consejos no tendrás ningún problema ni sorpresa durante el proceso de solicitud y devolución del dinero.