Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Creditos Rapidos Sin Importar ASNEF
29 Ago 2019

Creditos Rapidos Sin Importar ASNEF: Qué Los Caracteriza

Obtener creditos rapidos sin importar ASNEF es posible en la actualidad. Además, estos recursos financieros son ampliamente demandados por varios sectores de la sociedad, ya que permiten, de forma rápida, conseguir dinero independientemente de las deudas que puedas tener o de si estás incluido en los ficheros de morosos de ASNEF o cualquier otra lista.

Si tienes problemas de liquidez en un momento determinado, puedes optar por este recurso, pues de forma casi inmediata te será concederá una suma razonable con la que podrás resolver esta situación. Este tipo de créditos sirven para hacer frente a diferentes acontecimientos que puedan presentarse, ya sean de índole personal o laboral.

Para tener acceso a esta solución no tienes por qué acudir a las oficinas de tu entidad bancaria. Desde cualquier lugar provisto de acceso a Internet es posible solicitar un crédito rápido. Tampoco es necesario afrontar papeleo, aportar avales ni alguna otra constancia adicional.

Existen varias entidades que otorgan préstamos de este tipo. Cada una de ellas tiene sus propias características, impone sus condiciones y exige garantías específicas. Normalmente, prestan cantidades que oscilan entre 50 y 1000 euros.

Este tipo de empresas optimiza los procesos relacionados con el procesamiento de los créditos, por lo que puede obtenerse la cantidad aprobada en pocos minutos. Por otro lado, cuentas con un periodo de 30 días, como máximo, para devolver el dinero prestado; en caso contrario, las cuotas se incrementarían a causa de los intereses.

Características de los creditos rapidos sin importar ASNEF​

Una de las características fundamentales que tiene este tipo de créditos, precisamente, es que son rápidos. La persona que lo solicita puede disponer del dinero en solo 15 minutos si la entidad financiera colabora con su banco. De lo contrario, el proceso puede demorarse un poco más, pero solo unas horas.

Además, estos créditos rápidos también pueden ser solicitados por personas que estén incluidas en la lista de morosos de ASNEF. De este modo, constituyen un recurso muy útil para los que necesitan dinero de manera inmedaita. Solamente es necesario tener algún tipo de ingresos periódicos comprobables, como una pensión de jubilación o el subsidio por desempleo.

Para realizar la solicitud, solo necesitas disponer de un ordenador o algún dispositivo móvil con acceso a Internet. Este proceso resulta verdaderamente sencillo de ejecutar para cualquiera, independientemente del contexto en el que se encuentre.

Posteriormente, deberás completar el formulario que verás en la página web del prestamista que hayas escogido. En este te pedirán que incluyas tus datos personales y la información de contacto y financiera. Lo mejor es que no es necesario que aportes comprobantes adicionales, como nóminas, facturas recientes o extractos bancarios.

En general, puede solicitarse una cantidad mínima de 50 euros, y la máxima varía en función de la entidad seleccionada, estando la horquilla entre los 600 y los 1000 euros. La mayoría de las entidades financieras no aplican intereses a los usuarios que solicitan este recurso por vez primera.

El plazo establecido para devolver la suma concedida, casi siempre es 30 días; en algunas entidades este tiempo es menor. En todos los casos, es el propio cliente quien escoge el plazo que mejor le conviene para devolver el crédito solicitado. Pero casi todos los prestamistas permiten que sus deudores reembolsen el importe concedido antes de la fecha acordada.

Para solicitar un crédito rápido deben cumplirse pocas condiciones, y bastantes de ellas son comunes para la totalidad de las entidades de este tipo. Así, dado que todas aplican un sistema de penalización similar, es importante que informes con antelación a tu prestamista si vas a poder cumplir con la obligación adquirida; normalmente, si tienes causa justificada, puedes solicitar un reajuste de los plazos de devolución.

Requisitos para solicitar un crédito rápido

La condición mínima indispensable para que una persona solicite un crédito rápido, sin importar ASNEF, es disponer de una conexión a Internet. Estos recursos solo pueden tramitarse desde las páginas web que facilitan los prestamistas por mediación de un laptop, teléfono móvil o tablet.

Los interesados tienen que superar la mayoría de edad para solicitar estos productos financieros. No obstante, algunas entidades exigen que la persona tenga al menos 21 años.

Otro requisito que es preceptivo cumplir es tener residencia en España, además de una identificación oficial (DNI, NIE o pasaporte) vigente.

Al mismo tiempo debe proporcionarse información de contacto, basada en número de teléfono y correo electrónico. Ambos deben estar activos. Igualmente, se requiere aportar información financiera; en este caso, se solicita una cuenta bancaria que esté operativa.

Las entidades solamente necesitan tener constancia de que las personas solicitantes poseen alguna fuente comprobable de ingresos, por lo que también se les puede conceder estos créditos a los pensionistas y a las personas que reciben un subsidio por desempleo.

Proceso de solicitud de créditos rápidos sin importar ASNEF​

Hoy en día, realizar una solicitud en línea es un proceso rápido y sencillo que puedes llevar a cabo siguiendo los siguientes pasos:

  1. Escoge, previamente, la entidad financiera que más se ajuste tus necesidades. Debido a la gran cantidad de prestamistas disponibles, es fundamental que realices un estudio de los requisitos que estos exigen, así como de las garantías que ofrecen antes de efectuar la solicitud.
  2. Accede al sitio web de la entidad de referencia. Debes comprobar que has accedido al sitio web oficial del prestamista para garantizar que tu información personal está completamente resguardada y que solamente será utilizada para procesar tu solicitud de préstamo. En este sentido, es conveniente que sondees los distintos candidatos en plataformas intermediarias que permitan comprobar sus características, opiniones de otros clientes, etc.
  3. Indica el importe deseado. La cantidad máxima solicitable en cada caso dependerá del prestamista.
  4. Selecciona la fecha de devolución (generalmente dispondrás de un periodo de 30 días). Antes de indicar esta, has de definir, con criterios fundamentados y reales, el tiempo que verdaderamente necesitas para devolver el dinero pedido más las comisiones e intereses que añada la entidad. Por ello, la mayoría de las páginas web de las entidades financieras cuentan con un componente para que el usuario, si lo desea, simule las cuotas que debe pagar. Estos cálculos se realizan sobre la base de la cantidad de dinero requerida y del plazo que se necesita para devolverlo.
  5. Una vez definidos estos parámetros, debes proporcionar la información personal requerida, incluida la financiera.

Una vez finalizada con éxito la solicitud del crédito a la entidad financiera, esta, de forma ágil, revisará y analizará los datos que le hayas facilitado y en pocos minutos obtendrás su respuesta.

Si los datos aportados cumplen con las condiciones que exige el prestamista, se depositará en la cuenta que hayas especificado el importe aprobado. Por ello, si la entidad financiera colabora con tu banco, podrás disfrutar del dinero en cuestión de minutos. En algunos casos puede demorarse unas horas más dependiendo del horario en el que se ejecutase la solicitud.

Ventajas de solicitar un crédito rápido

  • Los créditos rápidos se solicitan a través de plataformas digitales seguras: el usuario puede acceder a estos productos financieros desde la comodidad de su casa. Solamente tiene que contar con algún dispositivo conectado a Internet.
  • El cliente ahorra tiempo y esfuerzo, ya que no necesita visitar ninguna entidad financiera ni acudir a oficinas bancarias. Tampoco tiene que hacer colas ni efectuar ningún tipo de papeleo.
  • Normalmente, los prestamistas brindan respuestas ágiles para cada solicitud. De esta manera, el usuario obtendrá información o podrá satisfacer sus inquietudes de forma rápida.
  • Para realizar la solicitud, no se necesita entregar información rigurosa ni avales de ningún tipo.
  • Tanto la solicitud como la aprobación y el depósito del dinero se llevan a cabo en pocos minutos.
  • Puede obtenerse un crédito rápido aunque una persona figure en el listado de morosos de ASNEF.

Aspectos a considerar para solicitar un crédito rápido

  • Es recomendable que realices una prospección de las entidades existentes, así como de las condiciones que exigen, de las garantías que otorgan y de las opiniones que tienen los usuarios sobre ellas. Todo esto te permitirá hacerte con un criterio sólido que respalde tu elección.
  • Antes de iniciar el proceso, debes tener escaneado algún documento de identificación en vigor.
  • Si el prestamista colabora con tu banco, obtendrás tu dinero en pocos minutos. De lo contrario, puede ser que tengas que esperar un poco más.
  • Es aconsejable que realices la solicitud para un crédito rápido dentro del horario de trabajo de la entidad prestamista. Así, si ocurre algún imprevisto, las comunicaciones serán más rápidas.
  • Existen varias alternativas para solicitar en crédito rápido: si en una entidad no aprueban una solicitud, siempre podrás probar con las restantes.

Los créditos rápidos, hoy en día, son ampliamente demandados por particulares y empresas. Se trata de un producto financiero que ayuda a las personas a afrontar situaciones inesperadas de cualquier tipo. Con ellos se puede obtener una suma razonable de dinero de forma rápida, sencilla y cómoda. En definitiva, los creditos rapidos sin importar ASNEF son un recurso al alcance de cualquiera, siempre y cuando tenga una fuente de ingresos periódicos.