Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Creditos Rapidos Y Faciles Conseguirlos
16 Nov 2019

Creditos Rapidos Y Faciles: ¿En Qué Consisten?

Los creditos rapidos y faciles son la opción elegida por cada día mayor número de personas. Pero antes de contarte por qué son tan ventajosos y cómo solicitarlos, debemos atender a su definición. Un crédito personal o préstamo personal rápido y sencillo es una operación financiera a través de la cual una entidad privada prestamista, que es el acreedor, aporta cierta cantidad de dinero al solicitante, que es el deudor. El solicitante deberá ser una persona física y devolverá la cantidad monetaria acompañada de unos intereses.

Características de los creditos rapidos y faciles

La principal característica que tienen los créditos rápidos y fáciles es que el solicitante tendrá que responder de su deuda con sus bienes, aunque sin necesidad de aportar ningún tipo de garantía adicional ni tipo alguno de aval.

Los bienes con los que responderías serán tanto los presentes como los futuros. Esto supone también una ventaja clave en la solicitud de créditos sencillos y rápidos, ya que existe otra clase de créditos en los que se necesita acreditar una garantía hipotecaria adicional. Normalmente, esto ocurrirá con la hipoteca en los bienes inmuebles, donde además existe la responsabilidad penal del deudor.

Como hemos mencionado al principio, los créditos rápidos fáciles y rápidos tienen como elementos personales al acreedor y al deudor, siendo esta otra de sus importantes características. Normalmente, el acreedor es una entidad financiera privada. No obstante, la ley no pone ningún impedimento para que dicha entidad se constituya por otra persona, ya sea física o jurídica.

Con respecto al deudor, sí que se señala que deberá ser un particular, es decir, una persona física. No se contempla una concesión de este tipo de créditos a personas jurídicas.

Bienes presentes y futuros

Como hemos comentado, los bienes presentes y futuros son el primer elemento que diferencia a los préstamos tradicionales de los créditos rápidos y fáciles. Esta característica significa que tu dinero estará sujeto a la devolución futura de ese crédito, tanto el que ya tienes como el que vayas a ganar. No obstante, esto ocurre en toda clase de préstamos, con la particularidad de que en los créditos rápidos y fáciles no necesitas garantías de más, como por ejemplo que un familiar con nómina te avale. Serás tú el único implicado, un factor que también te aportará mayor privacidad en tus operaciones.

Intereses más altos

Al no exigirte ningún tipo de garantía adicional a la hora de solicitar un crédito sencillo y rápido, los intereses serán más altos. Esto se debe principalmente a que al no haber aval y exigirse muy pocos requisitos, en estos créditos el riesgo de impago por parte del deudor es mucho más alto. Sin embargo, no debes preocuparte por esto. Hay muchas entidades prestamistas que la primera vez que solicitas un crédito ponen los intereses más bajos o ni siquiera exigen intereses. Y en cualquier caso siempre podrás intentar devolver antes el crédito para amortizar intereses y lograr que te salga más barato.

Los importes no suelen ser muy elevados

Una característica que también distingue a los créditos rápidos y fáciles de los tradicionales es que los importes, en aquellos, suelen ser más bajos. En los antiguos préstamos bancarios se solicitaban préstamos mucho más altos, de incluso cinco o seis cifras, por eso se pedían tantos trámites burocráticos, avales, nóminas, etc.

Los créditos rápidos tienen un margen bastante amplio, pero siempre mueven cantidades menores que van desde unos cientos de euros hasta más o menos 10 000 euros en el caso de las entidades que más ofrecen. Aun así, esto no quita para que debas analizar tu patrimonio de manera minuciosa antes de que se te conceda un crédito personal. Además, se te exigirá que acredites unos ingresos más o menos regulares que demuestren que puedes hacer frente a un crédito, pero este punto te lo explicaremos más adelante.

La tramitación de los créditos es mucho más rápida

Estos créditos personales son mucho más rápidos que los que solíamos solicitar en los bancos. Los requisitos, como verás más adelante, son realmente escasos, lo cual agiliza mucho los trámites burocráticos. Además, al no necesitar ningún aval adicional, también los procesos se llevan a cabo con mayor rapidez. Esto es una gran ventaja para ti como usuario, ya que si necesitas financiación personal urgente, esta es una de las mejores opciones que se te ofrecen.

Los motivos para los que se conceden estos créditos

Por último, también queremos hablarte de los fines para los que se conceden estos créditos personales. Pueden concederse tanto para la contratación de servicios como para la compra de bienes de consumo. Así que, a diferencia de lo que suele pensarse, no tienes por qué solicitar un crédito rápido y fácil solo por tener un imprevisto o una emergencia.

Si bien es cierto que muchas personas se esperan para solicitarlos a tener alguna urgencia como superar la cuesta de enero, los gastos escolares de septiembre, las matrículas de universidad, gastos médicos o veterinarios o las clásicas averías de coche o del hogar, no es necesario que esperes a que esto ocurra.

Muchas veces, los créditos de este tipo se solicitan para darle un empujón a la economía familiar y desahogarla un poco, para hacer el viaje de tus sueños o para darte ese capricho que llevas mucho tiempo deseando. Además, ten en cuenta que a la entidad financiera no le importará la razón para la que lo pidas. A diferencia de las entidades bancarias tradicionales, aquí no tendrás que dar ningún tipo de explicación. Las razones para solicitar un crédito personal pertenecen a tu ámbito privado, por lo que no tendrás que contar nada.

¿Qué requisitos debes cumplir para solicitar un crédito rápido y fácil?

Los requisitos que debes cumplir para solicitar un crédito personal son muy escasos, lo cual es una de las principales causas de su rapidez. Podrás agilizar todos los trámites y conseguir tu financiación en solo 24 horas (o incluso menos).

1. Ser mayor de edad

Como en casi cualquier operación financiera que realices, deberás ser mayor de edad. En la mayoría de entidades financieras se te pedirá que hayas cumplido dieciocho años. No obstante, como en realidad cada empresa prestamista puede poner sus propias normas, puede ser que te encuentres con alguna que te pida ser mayor de 21 años o de 25. Aun así, tal y como decimos, estas son las que menos, ya que suele bastar con la mayoría de edad.

2. Ser español

Se te pedirá que tengas la nacionalidad española por cuestiones legales. A veces será suficiente con que tengas la residencia en territorio nacional, sobre todo en los casos de nacionalidades de otros países que pertenezcan a la Unión Europea. Todo depende de la entidad prestamista, pero lo habitual es que debas tener la nacionalidad.

3. Tener unos ingresos regulares

Como te hemos mencionado anteriormente, deberás percibir unos ingresos regulares. Sin embargo, como ventaja no es necesario que tengas una nómina. En los créditos rápidos y fáciles bastará con que puedas justificar que eres beneficiario de una beca, que eres pensionista, que estás cobrando el paro, que eres autónomo, etc. Lo principal es lo dicho, tener unos ingresos regulares, vengan de donde vengan. También hemos de señalar que habitualmente no se solicitan ingresos mínimos, si bien las pocas entidades que lo hacen ponen una cantidad que oscila entre los 400 y los 800 €.

4. Tener un correo electrónico y una cuenta bancaria propia

El correo electrónico deberás tenerlo para enviar el escáner de tu DNI, lo que demostrará que eres mayor de edad y tienes nacionalidad española, así como el justificante de ingresos. Además, a través de esta cuenta, ellos te enviarán sus términos y condiciones, igual que el contrato, el cual deberás devolver firmado. Lo cierto es que ya no hay más trámites burocráticos, así que, como ves, la gestión es bastante rápida.

Por su parte, la obligación de disponer de cuenta bancaria propia se debe a que a ella se te enviará el dinero que hayas solicitado en aproximadamente 24 horas desde que te hayan dado la respuesta a la solicitud del crédito, la cual suele ser positiva y recibirse en tan solo 15 minutos o como mucho, unas horas. Así mismo, en esa cuenta se te cobrará la devolución del crédito y de los intereses.

5. Y ¿si estás en ASNEF?

Si estás inscrito en ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros), lo habitual es que eso no suponga un problema para solicitar un crédito personal. Siempre y cuando cumplas los requisitos anteriores, habitualmente no se solicita estar fuera de este tipo de ficheros. Sin embargo, ten en cuenta que, como hemos mencionado, todo dependerá de las propias normas de la entidad prestamista concreta.

En definitiva, los creditos rapidos y faciles tienen un procedimiento de solicitud muy sencillo. Solo deberás entrar en la página web de la entidad prestamista, utilizar un comparador de créditos para ver cuál te ofrece mejores condiciones de acuerdo con tus circunstancias personales, solicitarlo, enviar la documentación por correo electrónico y en pocas horas tendrás esa financiación que necesites.