¡Consigue tus creditos rapidos con Bonsai Finance!

Los créditos rápidos ya llevan operando unos cuantos años, pero todavía no son del todo bien conocidos en cuanto a su funcionamiento y los beneficios que reportan. Pero sin duda, si te apremia conseguir liquidez, una vía práctica de financiación la tienes en los creditos rapidos online sin papeleos y muy flexibles de Bonsai Finance, con los que en escasos minutos después de enviar la solicitud dispondrás de una cantidad de dinero limitada pero que puede sacarte de un apuro.

¿Quién no se ha visto en la tesitura de una aparatosa avería en el coche, la invitación a una boda en la que no sabes cómo decir que no o la llegada de una factura con la que no contabas?

Si llegado el caso te pilla con los fondos en cuarentena, siempre te queda el recurso de solicitar un credito rapido online con Bonsai Finance, eso sí, sabiendo que vas a poder devolver el capital prestado en el plazo de un mes o mes y medio.

¿En qué consiste un credito rapido online?

Credito rapido online

Si deseas solicitar un credito rapido online, generalmente, se debe a que estás experimentando un apuro económico concreto y urgente. Seguramente tengas que afrontar además un pago imprevisto pero, al mismo tiempo, ineludible. Dejarlo para más adelante no representa una opción, ya que dispones de un plazo para efectuar el abono. Al mismo tiempo, no pagar acarrearía unas consecuencias muy negativas. Imagínate, por ejemplo, que no pagas una multa de tráfico o no realizas una reforma necesaria para que tu negocio siga resultando competitivo…

Por lo tanto, ha quedado claro que no puedes perder el tiempo en trámites y burocracias que atrasen ese pago que tanto te estresa. En consecuencia, en la solicitud de creditos rapidos online olvídate de rellenar farragosos formularios. Tampoco te detendrán con exigencias innecesarias que no puedas cumplir.

Los requisitos consisten únicamente en que dispongas de tu documentación toda en regla y que te encuentres entre los dieciocho y los sesenta y cinco años. Además, has de tener abierta una cuenta corriente, contar con una fuente de ingresos y usar un teléfono móvil, con el fin de recibir las notificaciones oportunas sobre la concesión de este tipo de creditos.

Como puedes ver, los creditos rapidos online destacan por sus ventajas respecto a créditos tradicionales. En el siguiente párrafo, te explicamos los detalles concretos de la solicitud y posterior recepción.

¿Cómo puedes solicitar créditos rápidos online?

Más sencillo no cabe: no es necesario que presentes ninguna documentación ni justifiques tu solvencia económica, pues el sistema te permite solicitarlos aunque estés en algún registro de morosos. Eso pasó a la historia. Olvídate de las largas colas de espera ante las ventanillas de las entidades bancarias tradicionales. Los créditos rápidos online se caracterizan por la comodidad que te da hacer estas gestiones desde tu casa. Solo has de tener tus documentos en regla, cuenta bancaria y un correo electrónico (en el que recibirás las notificaciones).

No es necesario que contrates ningún otro producto financiero, tarjetas de crédito ni seguros, así como tampoco que cambies la domiciliación de la nómina. ¿Cabe más flexibilidad? ¡Pues sí! porque además tú marcas los plazos para la devolución del dinero y el volumen de la cuota mensual.

Una vez que tu solicitud es recepcionada, recibes la confirmación por correo electrónico y SMS y, si das tu aprobación a las condiciones del crédito, verás en tu cuenta bancaria la cantidad solicitada en menos de media hora.

En resumen, si tienes entre 18 y 65 años, una cuenta corriente, una tarjeta de débito o crédito y un teléfono móvil activo, ya puedes beneficiarte del servicio que te brindan los especialistas en créditos rápidos.

Los creditos rapidos online y tú

Creditos rapidos online

Obviamente, solicitar un credito rapido es una solución puntual. No debes recurrir a ellos como tu vía de financiación habitual, ya que podrías incurrir en un endeudamiento excesivo, lo cual no es nada bueno para ahorrar.

No obstante, estos créditos se han revelado como una alternativa más que oportuna, en caso de cierta urgencia de financiación. En Bonsai Finance conocemos a nuestros clientes a las distintas realidades y situaciones de cada uno. Te ofrecemos un servicio seguro, flexible, rápido y sin sorpresas en el que protegeremos tus datos en todo momento.

Nos posicionamos como una excelente opción con la que satisfacer los posibles problemas que te surgen derivados de la falta temporal de dinero. Nuestros creditos rapidos online han ayudado a todos los que, en algún momento, lo han necesitado.

Los créditos rápidos solucionan tus problemas de solvencia

Más de una vez te habrá sucedido que necesitabas dinero para un pago concreto y no tenías la capacidad de conseguirlo con la rapidez oportuna. No contabas con la liquidez necesaria, pero tenías una urgencia clara: si no realizabas este abono en el tiempo y la forma estipulados, se perdería una oportunidad que costaría dinero, en términos de ahorro o desembolsar más costes.

Y es que, en ocasiones, hay trámites u operaciones económicas que se tienen que hacer, prácticamente, al momento. Por eso, no puedes invertir tiempo en buscar el dinero que necesitas para llevarlos a cabo en proveedores inciertos. En este aspecto, las empresas intermediarias entre prestatarios y prestamistas, como la nuestra, Bonsai Finance, realizamos una labor importante para facilitar que estas operaciones puedan ser realizadas con la mayor premura. Ten en cuenta, por lo tanto, que no somos nosotros quienes prestamos el dinero. Nuestra misión consiste, lo cual no deja de ser relevante para los fines que se buscan, en poner en contacto a los particulares y prestamistas y que la gestión de los créditos rápidos que necesitan los primeros se pueda realizar con éxito.

¿Para qué te pueden venir bien los creditos rapidos y faciles?

Con ejemplos prácticos es como mejor puedes comprender a qué nos referimos cuando nos remitimos a las situaciones en las que, por ejemplo, los emprendedores necesitan esta clase de préstamos. Presta atención a estos supuestos. Damos por hecho que habrás afrontado dilemas similares en tu vida.

La multa con rebaja por pronto pago y los intereses de demora

Un transportista es un trabajador que, por los rigores de su profesión, aunque lleve a cabo sus labores con mucha precaución, puede acabar incurriendo en faltas que le cuesten sanciones económicas. Un día comprueba que ha llegado a su casa una carta en la que se le notifica que ha de pagar una multa de una cuantía determinada. Además de ponerle en antecedentes sobre el porqué de esta sanción, se le informa acerca de las condiciones de su pago. Y estas implican que, si lo hace antes de determinada fecha, el abono a realizar se reduce a, prácticamente, la mitad. Es lo que conocemos popularmente como una rebaja por pronto pago.

Sin embargo, si va a pagar esta multa fuera del plazo estipulado, se produce la situación contraria. El sancionado tendrá que afrontar el pago de los conocidos como intereses de demora. Se trata de porcentajes de la multa que se sumarán a su importe inicial, proporcionalmente, a partir de cada día de retraso en el abono. Por consiguiente, si nuestro protagonista cuenta con el dinero para pagar esta sanción, podrá conseguir un ahorro de una parte considerable de su importe inicial y de los citados intereses de demora.

El regalo de cumpleaños

Una mujer ve cómo se acerca el cumpleaños de su marido y no quiere dejar pasar esa fecha tan señalada sin ofrecerle un regalo. Le ha gustado un abalorio de bisutería que ha visto en el escaparate de una joyería. Si no lo adquiere, por otro lado, antes del día del aniversario de su esposo, la compra no tendría sentido.

Ante la falta de ingresos que prevé para lo que queda de mes, necesita uno extra para afrontar esta compra. Así que este dilema resulta simple: o logra esa ayuda económica asociada a los créditos rápidos y fáciles o ya se puede ir olvidando de dar este regalo que tanto le compensaría.

La rebaja con fecha límite

Un hombre que lleva dos meses cobrando el paro no quiere que su precaria situación económica sobrevenida afecte a la educación de sus hijos. Yendo hacia su casa ha leído en un cartel que, si paga esta semana la matriculación de un curso de inglés en una academia de idiomas del barrio que tiene bastante prestigio, obtendrá un 20 % de descuento. Esta persona tiene claro que saber inglés es fundamental por cultura general e inserción laboral.

Por lo tanto, quiere que su hijo mayor, el que tiene ya la edad de hacer estas cosas, se apunte al curso citado. Como ya ha percibido el pago de la prestación por desempleo de este mes, no prevé que vaya a tener nuevos ingresos a lo largo del mismo. Para aprovechar la inscripción con la rebaja (una oferta que, por sus actuales condiciones económicas, le interesa mucho), le hará falta el dinero rápido que solo posibilitan los créditos inmediatos.

La inversión que no puede esperar

Por último, resulta interesante también el caso del dueño de una panadería-pastelería que quiere vender, además de pasteles y otros dulces, pan en su negocio. Necesita que su máquina panificadora, la cual fue comprada en el mercado de segunda mano, supere una nueva evaluación de unos técnicos de la administración que la inspeccionaron y detectaron un fallo de seguridad.

Como ha realizado una fuerte inversión para abrir el establecimiento, ahora no cuenta con el dinero suficiente para que reparen esta maquinaria. Mientras la panificadora está estropeada y su tienda está abierta, no puede aprovechar para vender pan. Por lo que podemos concluir que, si no consigue el dinero oportuno para efectuar la reparación, está «perdiendo dinero», pues no aprovecha todos los recursos de su centro de trabajo.

En este sentido, le conviene la contribución de los créditos urgentes. Y es que cuanto más tiempo pase en esta situación, más dinero deja de ingresar por la venta de panes.

Una reflexión sobre el uso de los créditos rapidos

Como has podido constatar en las situaciones anteriores, los créditos rapidos resultan útiles cuando la necesidad de dinero es urgente y ocasional y no puedes conseguir estos por otros medios más oportunos, como un ingreso eventual por un trabajo concreto acabado. Así que no es conveniente abusar del recurso a estos créditos rápidos y fáciles. Por ejemplo, para abonar ciertos gastos corrientes (los que tenemos todos los meses), como los suministros del agua y de la luz o el colegio de los niños.

Esta conclusión no significa que, en un mes puntual en el que se te han juntado diversos desembolsos extraordinarios, no puedas recurrir a uno de estos créditos para abonar alguno de estos gastos corrientes. Obviamente, no vas a dejar de pagar los servicios básicos que te hemos comentado.

Sin embargo, este tipo de créditos, por sus particulares condiciones, no ha sido ideado para afrontar mensualmente los pagos de los gastos habituales. Destinarlos comúnmente a estos fines podría implicar una tendencia al sobreendeudamiento. Recuérdalo.

¿Cómo puedes conseguir tus creditos rapidos por telefono?

A grandes rasgos, puedes conseguir tus créditos rápidos por teléfono, como ya sugiere esta denominación, con una gran rapidez. ¿Y a qué se debe esta inmediatez? Básicamente, a que no se te van a exigir determinados requisitos al uso, tras la crisis económica que comenzó en 2008, en los bancos tradicionales.

Nos referimos a los avales y las nóminas. Tampoco se va a comprobar si apareces en los censos de morosos que gestionan organizaciones como ASNEF o RAI. Únicamente será preciso acreditar que cuentas con ingresos regulares que aseguren que podrás devolver el dinero prestado.

De este modo, te librarás de engorrosos trámites que te pueden hacer perder un tiempo fundamental a la hora de conseguir el dinero que necesitas cuando te hace falta. Es indispensable que estas dos condiciones vayan juntas. Y, además de que podrás solicitar la información oportuna por teléfono, hay otra ventaja que se suma a esta: se trata de poder hacer las gestiones por Internet.

Trabajar online facilita el proceso de concesión de los créditos

Efectivamente. Vas a poder agilizar la consecución de tus créditos rápidos por la facilidad que supone solicitar estos productos financieros desde la web de Bonsai Finance. Solo tienes que seleccionar en el simulador de la página el dinero que quieres y el plazo en el que te comprometes a devolverlo, lo que generará los honorarios a abonar por estos conceptos (sin las comisiones ocultas de otros proveedores).

Si toda la información que introduces es correcta (datos personales y bancarios mínimos: edad, número de teléfono móvil, cuenta corriente…), los fondos deseados tardarán muy poco tiempo en estar a tu disposición. Con esta manera de operar habrás ahorrado tiempo y dinero que hubieras perdido en las sucursales bancarias a las que habrías tenido que llevar diversos documentos.

En definitiva, los creditos rapidos son unas soluciones a la medida de los dilemas económicos puntuales.