Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Creditos Urgentes Qué Son
26 Ago 2019

Creditos Urgentes: Qué Son, Tipos, Pros, Contras Y Factores A Tener En Cuenta

En el caso de que tengas que hacer frente a un gasto totalmente inesperado, los creditos urgentes pueden ser una solución más que notable. No obstante, conviene tener una idea clara del concepto de lo que es un préstamo de este tipo, así como las ventajas que puede aportarte.

Son muchos los imprevistos que ocurren en tu día a día: una invitación a una boda, una multa de la DGT, una reforma inesperada en tu vivienda, etcétera. Estos gastos repentinos te pueden pillar en cualquier momento y, tal vez, en el peor posible.

Existe una cantidad notable de personas con falta de previsión que no son capaces de reaccionar a tal gasto inesperado. Si este es tu caso, no te preocupes, pues te presentamos una de las mejores formas de conseguir dinero sin tener que argumentarlo en exceso: los créditos urgentes.

Concepto de creditos urgentes

Los créditos personales son definidos como productos a financiar que le otorgan al consumidor cierta cantidad de dinero con la condición de que lo devuelva en un plazo determinado sumando algunos intereses. Dentro de este tipo de préstamos, los creditos urgentes tienen la característica de la rapidez a la hora de disponer del dinero que se solicita.

Y es que, gracias a ellos, los usuarios que los requieren se libran de una buena cantidad de papeleo y gestión, así como muchos de los requisitos que normalmente se suelen exigir. No obstante, el crédito urgente tiene sus límites, pues la cantidad máxima a prestar será de 10 000 euros y se deberá devolver en un plazo inferior a cinco años.

Se distinguen, de igual manera, los créditos urgentes en dos tipos distintos diferenciados por el coste, la cantidad máxima posible a solicitar y el plazo para ser devueltos.

Micropréstamos

Se les conoce también como minicréditos online. Tienen la característica de ofrecer cantidades muy bajas (inferiores en todo momento a 800 euros), cuya obligación de devolverlo no debe ir más allá de los 45 días. Por eso, los requisitos para solicitar este tipo de préstamo serán muy pocos.

Generalmente, es necesario ser mayor de edad, contar con una cuenta corriente para recibir el ingreso y que los ingresos que reciba el usuario (nóminas, estados de cuenta…) sean más que suficientes para justificar la capacidad de poder devolver el dinero en los plazos que se hayan acordado. Además, algunas compañías ofrecen lo que se denomina «créditos rápidos con ASNEF», lo que quiere decir que no importa que formes parte en la lista de morosos.

En lo concerniente a intereses, la escasez de exigencias, así como la rápida otorgación de los mencionados micropréstamos van acompañados de unos altos intereses denominados «honorarios». La cantidad de estos suele ser fija y en muchas ocasiones superior al 20 % del préstamo solicitado.

Las compañías que trabajan con este tipo de crédito urgente no están supervisadas por el Banco de España. No obstante, han de reunir una serie de requisitos, tales como estar registradas en el Registro Mercantil y cumplir con la Ley 22/2007, del 11 de julio, sobre comercialización a distancia de servicios financieros destinados a los consumidores.

Préstamos rápidos

Los préstamos rápidos se encuentran a caballo entre el crédito tradicional y el micropréstamo. Presentan características típicas de ambos tipos. En algunas ocasiones, se comercializan también estos productos como préstamos rápidos con ASNEF, que, como ya se dijo, implica que los puedes obtener aun estando en lista de morosos.

Los préstamos rápidos permiten que el usuario pida cantidades mucho más grandes que las que podría hacer con los microcréditos, con cantidades superiores a 600 euros e inferiores a 10 000 euros, dependiendo de la compañía a la que se soliciten. Se establecerán plazos de devolución que oscilarán entre los seis meses y los cinco años.

Los requisitos son más numerosos, pero tampoco llegan a un nivel de exigencia tan elevado como ocurre en el caso de los préstamos tradicionales. Requieren, eso sí, mayor solvencia, al tratarse de cantidades más elevadas. Por contra, al exigir más requisitos, se aplican a los solicitantes unos intereses mucho menores respecto al micropréstamo, oscilando entre el 15 y el 20 %, expresados, al igual que en préstamos tradicionales, en TAE y TIN.

Ventajas e inconvenientes de pedir un crédito urgente

Este servicio puede implicar, así como algunas ventajas, también diversos inconvenientes. A continuación, te destacamos lo más destacado en cada caso.

Ventajas

Los créditos urgentes tienen la principal ventaja de ofrecer liquidez a la mayor rapidez posible. Además, no te exigen demasiados requisitos de solvencia. La celeridad se demuestra en la pronta respuesta a los solicitantes, pues estos saben si se les ha concedido el crédito de forma casi inmediata, siempre que hayan aportado toda documentación necesaria. En el peor de los casos, la tramitación de los préstamos urgentes puede demorarse hasta 48 horas.

Por otra parte, el proceso de tramitación de los préstamos urgentes es muy simple en comparación con otras formas de financiación. Es posible, por ejemplo, contratarlos desde la comodidad del sofá de tu casa. De esta manera, se permite ahorrar tiempo y, además, no es necesario justificar para qué fin deseas el dinero solicitado.

Muchas empresas ofrecen solicitudes gratuitas también en caso de ser la primera, por lo que es una ventaja a tener en cuenta. De igual modo, destaca sobremanera la flexibilidad del proceso, pues se puede ampliar la cantidad a solicitar, al igual que el plazo de devolución. Todo ello totalmente online, sin necesidad de hacer llamadas y gestionado de forma íntegra por Internet.

Inconvenientes

Pedirte este tipo de préstamos, también tiene algunos puntos en contra como la limitación de los plazos de devolución, sus restricciones de cantidad máxima, así como los elevados intereses (en comparación con el crédito tradicional).

Por otra parte, hablando de minicréditos, el simple hecho de que se denominen «honorarios» hace que el acto pierda cierta transparencia y lo vuelven difícil de comparar con otros productos. No ocurre así en el caso de los créditos rápidos.

Cómo elegir el mejor crédito urgente

Aunque parezca contradictorio, debes tomarte un tiempo antes de seguir el impulso de pedir un crédito urgente, pues hay que cerciorarse de que el producto a contratar encaja efectivamente con tus expectativas y es capaz de saciar tus necesidades.

Hay que leer en todo momento la conocida «letra pequeña» y asegurarnos de comprender todos los factores que rodean al crédito urgente, elementos que, al final, determinarán si el producto a contratar realmente te conviene o no. Dichos factores son los siguientes.

Intereses

Al igual que en otros créditos personales, los créditos urgentes tienen su precio. Dicho precio es el interés y ha de ser lo primero a calcular siempre, ya que, por norma general, suele ser más elevado que en otros préstamos tradicionales. Normalmente se expresa en TAE y TIN, salvo en el caso de los micropréstamos, cuyo nombre es «honorarios». En conclusión, se necesita saber el TAE de cualquier crédito urgente que desees solicitar.

Comisiones

A veces, un bajo interés se puede traducir en comisiones altas. Suelen ser tres las comisiones que hay que tener siempre en cuenta a la hora de contratar un crédito personal: la comisión de apertura, del estudio y de la cancelación anticipada. Estas tres se expresarán siempre en forma de porcentajes.

Importe máximo

Se define como la cantidad máxima de crédito urgente que se puede pedir. Las compañías ofrecen préstamos urgentes de diferentes importes, pero, habitualmente, en el caso de los micropréstamos se situará alrededor de los 800 euros, mientras que en los créditos rápidos, el importe máximo no rebasará la cantidad de 10 000 euros.

Plazo de amortización

Se define como el plazo temporal que tendrás para devolver la cantidad monetaria a la entidad en cuestión.

Requisitos

La escasez de requisitos a la hora de solicitar un préstamo urgente es una de sus mayores características, aunque varían en función de si hablamos de un préstamo rápido o de un micropréstamo.

En el caso del préstamo rápido, al hablar de cantidades superiores, se piden mayores condiciones de solvencia, aunque la oferta suele variar según la entidad. Por contra, en el caso de los micropréstamos, solo se suele requerir que el solicitante tenga una edad superior a los 18 y tenga cuenta bancaria propia (en algunos casos, no todos, que no figure como moroso en los ficheros).

Vinculación

La vinculación hay que tenerla en cuenta al solicitar un crédito rápido en un banco tradicional, ya que existe la posibilidad de que te exijan contratar otros servicios con ellos (por ejemplo, una cuenta bancaria), de forma que se puede encarecer el coste del préstamo.

También conviene tener en cuenta otros factores, como los intereses de demora (la cantidad que se te cobrará en concepto de deuda no pagada) o el aval (se puede pedir un préstamo sin aval en algunas ocasiones).

Solicitar créditos urgentes es algo que, si bien trae consigo muchos beneficios, no se puede tomar a la ligera y de forma impulsiva pues, como ya hemos visto, son muchos los factores que deben tomarse en consideración. A veces te puede salir demasiado caro por no haber sido precavido, no haber elegido correctamente, o bien, por no saber exactamente qué querías. Ahora ya tienes información para saberlo. Elige conscientemente.