Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Pedir Prestamos Personales con ASNEF
28 Feb 2019

Cuándo Pedir Prestamos Personales con ASNEF

Los prestamos personales con ASNEF son una interesante alternativa cuando necesitas dinero de forma urgente pero no cumples los exigentes requisitos que te ponen las entidades bancarias. Aunque es conocida por su fichero de morosos, la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF) engloba a entidades de varios sectores, entre los que se encuentran el bancario, el de telecomunicaciones, el asegurador y un largo etcétera.

Muchas de estas empresas incluyen entre sus servicios la concesión de dinero, pero prácticamente ninguna te lo concederá si estás en el registro de morosos. La buena noticia es que el mercado te ofrece prestamos personales aunque estes en ASNEF, donde desaparecen de un plumazo todos estos inconvenientes.

Una de las principales exigencias que te pone cualquier banco a la hora de prestarte dinero es que avales el préstamo. Dependiendo de la cantidad, te pueden exigir una nómina, que algún familiar te respalde con sus bienes o que pongas alguna propiedad (normalmente, un inmueble) en garantía.

Esto te puede complicar mucho las cosas a la hora de pedir un préstamo. Algunas de las entidades que conceden préstamos personales con ASNEF también exigen una propiedad de la que hayas pagado, al menos, la mitad de la hipoteca, como garantía en caso de no devolver el dinero. Sin embargo, no todas funcionan así y las condiciones a la hora de optar a un préstamo se han relajado bastante.

Existen los prestamos personales con ASNEF y sin propiedad

Si vas a pedir prestamos personales aunque estes en ASNEF ten en cuenta que el interés que te pondrán para devolverlo será más alto de lo normal. Si además no te piden que tengas propiedades, este interés puede rondar el 20% y el total que te prestarán será una cantidad inferior a otros préstamos (alrededor de 2.000 euros) con un periodo medio de devolución de unos 17 meses.

Si estás en esta situación, una buena idea para gestionar mejor tu economía puede ser usar estos préstamos para saldar deudas anteriores y salir de este registro de morosos. Los pasos a seguir para pedirlos son los siguientes:

  • Piensa en el dinero que necesitas y el tiempo en el que lo puedes devolver.
  • Busca una entidad que conceda prestamos con ASNEF y sin propiedad.
  • Envía la solicitud online. Te pedirán una serie de datos personales para identificarte.
  • La mayoría aprobará o no tu solicitud en menos de 15 minutos.
  • Una vez aprobada, tendrás en pocos minutos el dinero en la cuenta bancaria de referencia.

Cómo evitar caer en un fichero de morosos

La adaptación de la normativa europea GDPR a la ley de Protección de Datos española ha regulado los archivos de morosos. De manera que ahora es necesario un mínimo de 50 euros para ser inscrita ahí (antes podía ser cualquier cantidad), entre otras medidas limitantes.

No vienen de más que sepas algunos consejos para evitar dar el paso al fichero, estos son algunos:

Reunifica tus deudas

Existen empresas que se encargan de pagar todas tus deudas, de manera que te quedas como deudor de una única entidad. Esto tiene sus pros y sus contras y lo aconsejamos en casos financieros graves, ya que una de sus principales desventajas es que cobran comisiones altas.

Por contra, al tener muy centralizada la deuda y pagar ciertas facturas, te evita que tengas proveedores impagados, con la consecuencia de que entres de inmediato en el fichero de la ASNEF.

Plazos de devolución más largos

Este caso es aconsejable cuando tienes una hipoteca y te quedan pocas cuotas para pagar. Ten en cuenta que alargar el plazo supondrá que tendrás que pagar más intereses, pero es un balón de oxígeno en caso de que estés pasando una mala racha económica.

Lo mejor en estos casos es acudir a tu banco y negociarlo con ellos, ten en cuenta que también se te exigirá hacer un documento notarial, con el pago de comisiones que eso supone. Pero, al fin y al cabo, para evitar males mayores es una de las mejores soluciones que te ofrece el mercado.

Ampliar el capital

Se trata de una solución que se lleva haciendo hace bastante tiempo y que afecta tanto a créditos personales como a las hipotecas. Como en los supuestos anteriores, esto provocará que los intereses pagados al final sean mayores, pero te aportará un tiempo extra para deshacerte de deudas antiguas que, en la mayoría de los casos, te impedirá la concesión de futuras ayudas.

¿Dónde está el truco de los préstamos sin aval?

La crisis económica que hemos vivido hace poco ha provocado situaciones desesperadas que han hecho florecer este tipo de negocios. No te preocupes porque estas empresas o sus productos sean de reciente creación, ya que responden a una nueva necesidad de la sociedad. Lo importante a la hora de pedir un préstamo personal con ASNEF es que planifiques bien tu presupuesto.

Es necesario que sepas hacer una contratación responsable, es decir, estar seguro de que puedes hacer frente a los pagos y afrontar un nuevo gasto. Por último, busca bien quién te da las mejores garantías y condiciones para el préstamo.

Dado que este tipo de operaciones suele sufragarse con capital privado, lo único que te van a pedir es que tengas una fuente de ingresos regular, lo que no quiere decir que necesites nómina. Es decir, que puedes ser pensionista, cobrar prestación por desempleo o ser autónomo y acreditarlo. Es suficiente para que te lo concedan, eso sí, en función de esto te podrán dar más o menos dinero.

Es necesario que los ingresos duren, al menos, lo que durará el pago de tu préstamo y además deben estar regulados y ser legales, es decir, tener facturas o comprobantes de los mismos.

En definitiva, el mercado ofrece interesantes prestamos personales con ASNEF que, no solo te darán dinero estando en la lista de morosos, sino que tampoco te exigen que presentes una nómina o aval. Cualquiera que sea tu situación es subsanable siempre que actúes con responsabilidad y demuestres que tendrás ingresos suficientes durante toda la vida del préstamo.