Depósitos bancarios

¿Alguna vez te has preguntado cómo funcionan los depósitos bancarios? Si es así, sigue leyendo, porque vamos a explicarte qué son, qué tipos hay y cuáles son sus características principales.

Al terminar esta guía no sólo conocerás la figura en profundidad, sino que sabrás si te interesa invertir en estos productos de ahorro o no, y cuáles son sus ventajas y desventajas respecto a otros productos de ahorro e inversión.

1. Qué es un depósito bancario

depositos bancarios

Un depósito bancario es un producto que te permite obtener unos réditos como ahorrador, gracias a la inmovilización de determinado capital. Básicamente, como ahorrador depositas en una entidad financiera o banco la cantidad de dinero que se haya pactado.

Este dinero se depositará durante un plazo preestablecido, y al terminar este plazo, el ahorrador podrá recuperar su dinero más los intereses acordados. Normalmente, se establecen primas o penalizaciones por retirar total o parcialmente el dinero depositado con antelación al vencimiento del plazo.

Esta figura podría entenderse como una especie de préstamo que haces al banco. Préstamo por el que te paga unos intereses, por supuesto.

1.1. Elementos del depósito

Con lo dicho hasta el momento puedes identificar ya los tres elementos integrantes del depósito bancario.

  • Capital depositado. Representa la cantidad de dinero que depositarías en el banco o entidad financiera. Cuanto mayor sea su cuantía, mayores serán tus beneficios.
  • Plazo. Es el período de tiempo durante el cual no podrás retirar tu dinero. Generalmente se te permitirá recuperar tu dinero si pagas una penalización, lo que no suele ser recomendable salvo que necesites el líquido y te resulte más barato pagar la penalización que financiarte por otra vía.
  • Interés. Es el porcentaje sobre el capital que hayas depositado que te pagará tu banco o entidad financiera. Por tanto, a mayor interés, mayores beneficios.

Más información sobre los depósitos bancarios

Las depósitos bancarios más ventajosos

2. Qué tipos de depósitos bancarios existen

Los depósitos bancarios pueden clasificarse de diversos modos, dependiendo de la forma de determinar el tipo de interés que les es de aplicación, o bien el plazo en el cual podrá rescatarse el capital invertido.

2.1. Depósitos a tipo fijo o referenciado

Habitualmente, cuando negocies un depósito bancario con tu banco o entidad financiera conocerás de antemano el plazo y el interés que se aplicarán al negocio, así como si se exige un capital mínimo y otras características básicas del pacto. Este tipo de depósitos se conocen como depósitos a tipo fijo.

A fin de cuentas, los depósitos bancarios suelen ofrecerse en masa, pues son productos de ahorros diseñados para la generalidad de ahorradores. Sin embargo, al margen de que el producto que contrates pueda ya estar diseñado, podría pasar que no conozcas los índices que se aplicarán al depósito.

Esto sucede en los depósitos de tipo referenciado. En estos casos, el interés a aplicar al negocio se conoce por referencia a otra medida. Generalmente, la medida de referencia es un determinado tipo de interés o la evolución de ciertas cotizaciones.

Además, debes tener en cuenta que la mayoría de los depósitos referenciados emplean cláusulas de salvaguarda, que pueden servir como techo (hat) o como suelo (floor). Huelga decir que hay que tener cuidado con este tipo de cláusulas, que podrían limitar tus ganancias.

Existen, por tanto, múltiples técnicas para determinar el tipo de interés que se aplicará a un depósito, pudiéndose combinar los tipos fijos con los tipos variables por referencia.

2.2. Depósitos a la vista o a plazo

Los depósitos a la vista permiten disponer en cualquier momento del dinero que se ha ingresado en la cuenta. Por eso, lo más habitual es que no arrojen rentabilidad alguna. Por otro lado, los depósitos a plazo son los que propiamente estamos tratando en este artículo.

Al limitarse la disponibilidad del dinero depositado, el banco o la entidad financiera ofrece unos intereses para hacer atractiva la inversión.

3. Características de los depósitos bancarios

Además de los tres elementos básicos del depósito bancario que ya hemos analizado, debes tener en cuenta otras características que te permitirán estudiar si te interesa contratar este producto de ahorro o no. Estas son, principalmente:

– La rentabilidad del depósito. La rentabilidad del depósito no solo va a depender del interés nominal. De hecho, la rentabilidad real de estos productos se calcula por diferencia entre este valor y la tasa de inflación, lo que puede resultar problemático en los préstamos con un plazo muy largo. Cuanto más largo sea el plazo de recuperación del capital, más difícil te resultará prever el resultado real de la operación.

– La posibilidad de cancelar anticipadamente la operación. Lo habitual es que en los depósitos a plazo fijo puedas retirar el dinero antes de concluir el plazo pactado. Sin embargo, deberás pagar la comisión de cancelación anticipada. La mayoría de los bancos suelen penalizar la retirada anticipada de fondos cargando una comisión a los beneficios. De modo que aunque no pueda haber una lesión al capital invertido, los beneficios por la operación podrían desaparecer.

– Los gastos y comisiones asociados al producto. Ya hemos anticipado el efecto de una cancelación anticipada, pero además un depósito podría tener otros gastos asociados. Por ejemplo, es habitual que los bancos los vinculen a la contratación de otros productos, de los que podrían derivarse comisiones de mantenimiento y otras. En estos casos, deberás comprobar que la tasa de interés va a superar con creces a los gastos asociados al depósito.

– La liquidación de los intereses. Cada entidad trabaja de un modo. Los intereses pueden liquidarse con diferentes periodicidades, y pueden abonarse en otra cuenta o sumarse al capital depositado. Debes tener en cuenta que cuanto menor sea el plazo de liquidación, de más liquidez dispondrás. Por otro lado, si los intereses se suman al capital no verás los resultados de tu inversión hasta que no termine el plazo pactado. Sin embargo, los intereses habrán generado más intereses, por lo que la opción podría ser más lucrativa.

– La renovación del depósito. Algunos depósitos se renuevan automáticamente, y hay que estar atento, porque no respetar el preaviso establecido en el contrato podría privarte de la disposición de tus fondos o de los beneficios que hayas generado. Por eso, es importante estar al tanto del plazo de vigencia que le queda a tu contrato.

La seguridad del depósito bancario hace que estos productos de ahorro sean muchas veces combinados con otros productos de inversión. De este modo, el ahorrador puede diversificar su estrategia financiera, ampliando su posibilidad de beneficio sin jugarse por ello toda su inversión.

3.1. Ventajas

Probablemente la mayor ventaja de este producto de ahorro se encuentre en su seguridad. El Fondo de Garantía de Depósitos garantiza los depósitos en toda Europa de hasta 100 000 euros por titular.

Además, como se ha señalado, lo más habitual en este tipo de productos es que el interés esté fijado de antemano, lo que reduce los riesgos que debes asumir como ahorrador.

Aunque el interés que se está aplicando a estos productos es bajo, los depósitos siguen siendo una opción favorita para el ahorrador. Estos intereses bajos se compensan con un reducido riesgo. Además, la inflación negativa reduce los efectos nocivos de una tasa de interés moderada.

Por otro lado, comparativamente se presentan como un producto con un índice rentabilidad-riesgo más que favorable. Lo que en parte no es virtud del depósito, sino consecuencia de un mercado de productos de inversión con ofertas poco competitivas.

3.2. Desventajas

Como decimos, la principal desventaja de los depósitos bancarios radica en su reducida rentabilidad actual. Las tasas de interés aplicables rondan el 1 % (algunas son ligeramente superiores), lo que significa que tus expectativas de beneficio no pueden ser excesivas.

Por supuesto, esta desventaja se compensa por la seguridad que presenta el producto. Por eso, muchos ahorradores españoles optan por los depósitos bancarios, haciendo gala del perfil conservador del inversor español.

Además, debe tenerse en cuenta que los reducidos tipos de interés vienen marcados por la política actual del Banco Central Europeo, por lo que los productos de inversión y ahorro están siendo, en general, poco atractivos. Por ejemplo, al cierre de 2017, la rentabilidad de los fondos de renta variable se situaba en torno al 3,23 %, y la de los pagarés de empresa a un año en el 2,15 %.

Sin embargo, el inversor que quiera optar a tasas de beneficio superiores deberá atreverse con productos financieros más arriesgados.

4. Cómo funciona un depósito bancario

Los bancos o entidades financieras que te ofrecen realizar un depósito lo hacen para obtener capital o liquidez, por lo que los intereses que te pagarán corresponden a una especie de remuneración por haberlos financiado.

Tal vez, la forma más sencilla de comprender este producto de ahorro sea mediante la figura que hemos propuesto más arriba: entender el depósito como un préstamo que realizas al banco, por el cual te paga unos intereses.

5. Cómo conocer la rentabilidad de un depósito bancario (250)

Como hemos anticipado a la hora de hablar de las ventajas de estos productos de ahorro, la tasa de inflación negativa es uno de los determinantes capitales de la utilidad del depósito bancario.

Como ya se advirtió, a la hora de conocer la rentabilidad real de este producto debes tener en cuenta tanto el interés pactado como la tasa de inflación presente y prevista. Ten en cuenta que un depósito puede inmovilizar tu capital durante varios años.

Además, los gastos y comisiones asociados al producto de ahorro podrían consumir los beneficios que este aportara. Por tanto, tendrás que considerar también este elemento.

6. ¿Te interesa invertir en este producto?

En definitiva, debido a las características de estos productos, nuestra recomendación es que los emplees si eres un ahorrador prudente. A la vez, si quieres ahorrarte un susto deberías realizar inversiones por importes inferiores a los 100 000 euros cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos.

Además, deberías optar por los depósitos más conservadores, en los que se determina el tipo de interés antes de celebrarse el negocio. De este modo podrás realizarte una imagen fiel de cuál va a ser el resultado de tu inversión.

Recuerda que la ratio rentabilidad-riesgo de estos productos es de las mejores del mercado.

Claro, que la tasa de inflación podría hacer totalmente desaconsejable este producto. Por ejemplo, hubo depósitos en 2017 a los que se aplicó una rentabilidad nominal de entre el 0,04 y el 0,08 %, lo que combinado con una tasa de inflación del 1,2 % conllevó un rendimiento negativo. Es decir, si hubieras invertido en ellos habrías salido perdiendo en términos reales.

Aunque, por supuesto, siempre es mejor que pierdas al ritmo del 0,04 % que al ritmo del 1,2 %. Es decir, aún en los escenarios en que los depósitos bancarios no sean un producto de ahorro real, siguen siendo más interesantes que tener el dinero parado en la cuenta, siempre que no necesites liquidez inmediata.

Es por ello que muchos ahorradores emplean los depósitos bancarios para evitar o ralentizar la depreciación de su dinero si no hay otro producto financiero o de ahorro más rentable o más seguro.

En cualquier caso, no es recomendable acudir a este tipo de productos cuando preveas que puedes necesitar el dinero depositado a corto o medio plazo. Su escasa rentabilidad hará antieconómico buscar otras vías de financiación para tus imprevistos, por lo que podrías terminar cancelando anticipadamente el depósito. De ese modo, perderías tus beneficios y habrías financiado gratuitamente al banco.

Si quisieras tener un beneficio potencial mayor, tal vez lo mejor sería que optaras por algún producto de inversión más arriesgado. Por ejemplo, las acciones bursátiles cerraron diciembre de 2017 con índices de rentabilidad del 9,49 %.

6.1. ¿Cómo informarte mejor antes de contratar este producto?

En Bonsai Finance podemos asesorarte en profundidad si estás pensando en contratar un producto de ahorro o de inversión. Ya has visto que en ocasiones no es tan fácil conocer la rentabilidad real de estos productos.

Por eso, antes de contratar tu producto de ahorro, puedes consultarnos, y seleccionaremos los depósitos bancarios que mejor se adapten a tu perfil y a tus necesidades.