Depósitos Online

Los depósitos online son productos financieros muy similares a los bancarios tradicionales, con la salvedad de que se contratan online, mediante el uso de un ordenador o incluso una tablet o un teléfono.

Se ofertan por bancas online, obviamente; si bien, también vas a encontrarlos en entidades bancarias físicas que te permiten acceder a ellos a través de la red.

Depósitos online

Como decimos, este producto difiere del tradicional en su contratación que es mucho más rápida y se puede realizar en cualquier momento.

Además de esta característica, que es la esencial y la que, de hecho, le da el nombre al producto, este destaca también por ser de los más rentables en la actualidad.

Más información sobre los depósitos online

Mejores depósitos online

¿Cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

A fin de conocer por completo el producto, vamos a hablar tanto de sus beneficios como de aquellos aspectos que pueden resultar negativos.

Ventajas

  • Son muy transparentes

Las condiciones de un depósito online están a disposición del usuario 24/7; puedes consultarlas tantas veces como desees en cualquier momento, sin la presión de relacionarte con una persona que, sinceramente, tratará de entretenerte o centrar tu atención conforme le interese.

Además, dichas condiciones se exponen de manera cada vez más clara, con la intención de que el target aumente y sean más las personas que se animen a invertir.

  • Contratación muy cómoda

Por el mismo motivo que el caso anterior, nos encontramos con una contratación comodísima y realmente rápida. No tenemos que adecuarnos a horarios de oficina, hacer colas ni, hablemos claro, escuchar a nadie. Hemos tenido todo el tiempo que hemos precisado para conocer el producto y tomar la decisión y podemos contratar cuando deseemos y, además, desde cualquier dispositivo; sólo necesitas conexión a internet.

A lo sumo, si te decides por un depósito online d banca tradicional, te pedirán 8algunas) que envíes cierta documentación por correo.

  • Tributación por tramos

Como ocurrirá con cualquier beneficio que obtengas, este debe ser declarado y tributado a Hacienda. Lo positivo de esto es que tu beneficio se tributa por tramos, con porcentajes más pequeños para beneficios menores (19% para ganancias inferiores a 6000 euros, 21% hasta alcanzar los 50000 y, finalmente, un 23% si tu rentabilidad es superior).

  • Conoces sus condiciones

Al ser productos idénticos a los depósitos, seguro que estás mucho más familiarizado con un depósito online que con cualquier otro puesto que se trata de la inversión típica que hemos visto toda la vida.

Inconvenientes

  • Interés nulo de manera excepcional

El tipo de interés puede rebajarse a cero si así lo determina el Banco Central Europeo, si bien, se trata de algo que puede ocurrir también con un depósito convencional.

  • Difícil cancelación anticipada

Aunque es algo comprensible, no podemos dejar de comentar que los depósitos online difícilmente se podrán cancelar antes de tiempo y, en caso de que se dé la opción, esta estará condicionada, influyendo clarísimamente en la obtención de intereses.

¿Cómo se sabe la rentabilidad que ofrecen?

Es lógico que antes de decidirte desees conocer qué beneficios obtendrás después de prestar tu dinero a la entidad escogida. Para comenzar, partamos de la base de que hablamos de un producto a plazo fijo, no un combinado.

En este caso, es muy sencillo conocer la rentabilidad de los depósitos online puesto que esta consiste en un porcentaje de la cantidad que se invierte. El problema -por decirlo de alguna manera- es que esta cantidad, es fija sólo entre comillas. Además, el tiempo que decidamos prestar nuestro dinero también condicionará el beneficio, siendo este mayor conforme mayor sea el plazo de devolución.

Por tanto, tenemos que los factores que condicionarán tu beneficio son:

  • El capital que inviertes.
  • El TAE (orientativo al contratar). Este consiste en un porcentaje que se da cuando se cumple que es el que se recibe si el capital se deposita durante un año.
  • El tiempo que tu dinero está depositado.
  • Plazo de pago de intereses. Hay entidades que, en función del momento en que desees recibir los intereses, te beneficiarán un poquito más.

Y, ¿cómo se calcula la rentabilidad?

Pongamos un ejemplo sencillo con un pago de interés convencional.

Invertimos 10000 euros a un 2% (2/100) TAE (supongamos que se cumple) durante 12 meses.

Tenemos que multiplicar nuestros 10000 euros por ese 2/100 TAE. 10000 x /2/100) = 200. En este caso, obtendríamos una rentabilidad de 200 euros al año.

Mucho ojo porque, si el plazo es menor, no vamos a obtener ese 2% completo sino la parte proporcional. Por ejemplo, si depositamos a 6 meses, la ganancia será la mitad, pues no hemos cumplido el año con el que se calcula el TAE.

Así, tendríamos: 10000 x (2/100) x (6/12). Si multiplicamos obtenemos 200 x 0.5 = 100 euros de beneficio por 6 meses.

No olvidemos que, sea cual sea la cifra, habrá que tributar a Hacienda la parte correspondiente, por lo que estos cálculos son brutos.

Si has obtenido menos de 6000 euros de rentabilidad, para obtener tu beneficio neto tendrás que restar el 19% que corresponde a Hacienda. Si has ganado más (y hasta 50000), el porcentaje a sustraer es del 21%. Para cantidades superiores, como ya hemos dicho, subimos al 23%.

En los casos anteriores, tributamos al mínimo. Si tu rentabilidad bruta era de 200 euros, multiplicamos 200 x (19/100) y obtenemos la parte que corresponde a Hacienda, es decir, lo que hay que tributar. Esta es 38.

A los 200 euros brutos tenemos que restarles esos 38 euros para conocer cuál es, por tanto, la rentabilidad neta, que, en este ejemplo, quedaría en 162 euros. Esta es la cifra final que vas a ganar, además de tener de vuelta, por supuesto, tus 10000 euros invertidos.

Consejos de uso

Por último, en Bonsai Finance queremos ofrecerte algunos consejos para invertir en depósitos online que sirvan para que verdaderamente te sientas cómodo apostando por un producto ganador.

  • Asegura tu capital

Como ocurre con otros productos del tipo, el depósito online está asegurado por el Fondo de Garantía de Depósitos en una cantidad de hasta 100000 euros. Así, si deseas invertir más sin correr riesgos, deberás optar por apostar por depósitos más pequeños en entidades diferentes.

  • Banco extranjero

Si te interesa trabajar con un banco extranjero, asegúrate de que este esté adherido también al FGD o si cuenta con algún otro seguro y cuál es su cobertura.

  • Cuenta asociada

En muchas ocasiones, los bancos piden que se abra una cuenta asociada al depósito. Mucho ojo con esto porque es posible que dicha cuenta tenga comisiones de mantenimiento, lo que hace que, de manera indirecta, nuestro beneficio disminuya.