Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Desglose cuenta naranja ing direct
27 Mar 2018

Desglose de la cuenta Naranja de ING Direct

/
Etiquetas

Hoy vamos a hablar de un producto estrella dentro del sector bancario: la Cuenta Naranja de ING Direct. Desde su lanzamiento, este depósito se convirtió en un producto muy solicitado y alabado por los clientes que lo probaron.

Gracias a este tipo de cuenta conseguirás ahorrar sin darte cuenta y no tendrás que realizar ningún gasto adicional. No necesita una tarjeta para ser utilizada, ni siquiera tendrá que estar domiciliada a tu vivienda habitual.

¿Qué es la Cuenta Naranja de ING Direct?

La Cuenta Naranja de ING Direct es una cuenta de ahorro que funciona con el siguiente mecanismo: depositas ahí tu dinero y, gracias a los intereses que, durante los primeros meses son de un 0,05 y 1,90 % TAE, consigues ahorrar y conseguir más cantidad. Las palabras que definen este producto bancario son eficacia y rentabilidad.

¿Qué se necesita tener para obtener una Cuenta Naranja?

Para abrir una Cuenta Naranja solo necesitarás un documento que te identifique. Si eres ciudadano español será el DNI, si eres miembro de la Unión Europea deberás llevar contigo tu pasaporte y un documento que acredite que estás dentro de Europa; si, por el contrario, no eres de España y tampoco ciudadano europeo, deberás tener un certificado de residencia.

No necesitas ingresar una cantidad de dinero específica y mucho menos excesiva. Tan solo debes tener tu documento de identificación en vigor, con un euro es suficiente para abrir la cuenta.

Por otro lado, tienes la libertad de ingresar la cantidad máxima de dinero que quieras. No hay límite.

Ventajas que te proporciona el depósito

No te cobra por ninguna de sus funciones ni por sus servicios. Es decir, no te cuesta nada mantener este tipo de cuenta. No tendrás que realizar ningún aporte monetario a la hora de realizar transferencias con ella, ni cuenta con ningún tipo de gasto adicional por cualquier movimiento o uso que hagas de ella.

No estás obligado a mantenerla ni a tener un mínimo de dinero en ningún momento. No necesita una tarjeta y, en consecuencia, tampoco pagar un extra por el mantenimiento de dicha tarjeta.

No tienes que pertenecer a ING para tenerla, ya que puedes continuar con tu banco habitual sin que las funciones de la cuenta de ahorros se vean afectadas.

El dinero depositado comenzará a crecer desde el primer día y puedes hacer uso de él cuando quieras, pues no necesitas mantenerlo inmutable durante ningún periodo de tiempo. Si extraes parte del dinero, el que se conserve dentro de la cuenta seguirá creciendo como hasta ese momento.

¿Cómo se utiliza?

Lo que te interesa saber primordialmente es cómo sacar e ingresar dinero a esta cuenta, y la respuesta a ello es muy sencilla.

Para ingresar dinero, tendrás que realizar una transferencia desde el banco al que tengas asociada la cuenta con ING. Por otro, para retirar los bienes, será ING quien realice la transferencia a dicho banco.

Todo esto es gracias a la libertad que te aporta. Es uno de los principales valores que ING quiere ofrecer a sus clientes, que se sientan libres de utilizar su depósito cómo crean conveniente.

Problemas que ofrece utilizar este servicio

Todas las cuentas bancarias tienen un pequeño “pero” y, aunque la gran rentabilidad que ofrece la Cuenta Naranja de ING Direct ayude a disimularlo, es necesario conocerlo.

Si retiras el dinero ingresado durante los 3 primeros meses desde la habilitación de la cuenta, no percibirás ese 0,05 % de interés. Pero si consigues aguantar sin retirar los bienes durante ese periodo de tiempo, todo irá sobre ruedas.

¿Cuánto tarda uno en hacerse este tipo de cuenta?

Lo que tarde en interactuar con el formulario de la web. Para abrir esta cuenta solo necesitarás unos minutos.

Una vez que accedas a la web de ING Direct, tendrás que contestar un formulario con preguntas personales (nombre, DNI, situación laboral, municipio…). Una vez que este procedimiento haya finalizado, tienes que elegir una clave de seguridad de tan solo seis dígitos que no tendrás que olvidar.

Seguidamente, aceptas y verificas la documentación utilizando la contraseña que has elegido para acceder a este servicio y realizas el primer ingreso que, como ya sabes, puede ser de tan solo un euro. Este ingreso se realiza a modo de transferencia, por lo que deberás aportar los datos de la cuenta bancaria a la que quieras ligarla.

Finalmente, un mensajero de la compañía te entregará unos documentos que deberás confirmar y validar. A su vez, le tendrás que aportar una fotocopia de tu documento de identidad en vigor.

Podrás añadir más adelante, si lo deseas, a través de la misma plataforma web, un cotitular de la cuenta que administre los gastos y las gestiones contigo. La Cuenta Naranja permite hasta dos titulares por cuenta, que pueden elegirse desde el principio o después.

Beneficios como cliente

Lógicamente, el primer beneficio que aporta esta cuenta está directamente relacionado con la mejora en las capacidades de ahorrar dinero que poseerás, gracias a los intereses que te ayudarán a que tus ingresos aumenten día tras día.

Esto trae consigo una serie de consecuencias que ayudan a mejorar su calidad de vida. Saber que cuentas con un colchón financiero más amplio hará que te sientas más seguro a la hora de tomar decisiones y te supondrá un alivio en momentos difíciles.

Además, poder contar con una forma tan sencilla y directa de administrar dinero, sin tener que domiciliar siquiera la cuenta y sin aportar costes de gestiones adicionales, te supone una gran ventaja que se verá reflejada en la reducción del estrés en los días que te toque ir al banco o realizar cualquier operación.

Si quieres libertad y autonomía, esta es tu opción

En definitiva, si quieres un apoyo económico extra y conseguir aumentar tus ingresos, la Cuenta Naranja ING Direct es la solución para ir a por ello. Con tan solo tu documento de identidad podrás empezar a creártela y, al ritmo que consideres o de la forma que quieras, puedes ir aumentando la cantidad de saldo que permanecerá en ella.

Deja un comentario