Dinero rápido al instante

Te ayudamos a buscar la solución más adaptada a tus necesidades
Diferencias entre cuentas nómina y cuentas corrientes
23 Mar 2018

Diferencias entre cuentas nómina y cuentas corrientes

A la hora de elegir la mejor cuenta bancaria debes valorar qué tipo de producto financiero se ajusta mejor a tus necesidades. Por ello, es necesario conocer bien las cuentas nómina y las cuentas corrientes. Solo así podrás escoger la opción más adecuada.

¿Qué son las cuentas nómina?

Lo primero que debes tener claro es que este tipo de cuenta bancaria es un instrumento muy importante y necesario para cualquier operación que debas llevar a cabo en tu día a día. A través de esta cuenta podrán efectuarse pagos, transferencias y depósitos.

Debes entender que una cuenta nómina exige que el titular de la misma domicilie una nómina o pensión. Esto asegura a la entidad bancaria la entrada periódica de dinero y a cambio ofrece una serie de ventajas al titular de dicha cuenta.

Funcionalidades de la cuenta nómina

Esta cuenta da una serie de posibilidades a sus titulares que debes conocer para saber si este producto se ajusta a tus necesidades.

  • Domiciliar la nómina o pensión: ya que este es el leitmotiv de este producto financiero.
  • Domiciliar recibos: como el de la luz, el agua, el gas, Internet o tarifas telefónicas.
  • Hacer transferencias y traspasos de dinero cuando sea necesario.
  • Asociación de tarjetas de crédito y débito para poder utilizar cuando sea necesario.
  • Ingreso de cheques.
  • Disponer del dinero desde los cajeros y oficinas de la entidad.
  • Realizar operaciones de forma online para facilitar los trámites y usabilidad de la propia cuenta.

¿Qué debe ofrecer la cuenta nómina perfecta?

Hay muchos factores que harán que una cuenta sea mejor o peor. No obstante, puede que no seas consciente de estos. Por este motivo, es muy probable que acudas a la primera entidad que te transmita confianza y contrates su producto sin pararte a comparar entre diferentes entidades.

Así pues, vamos a enumerar una serie de prestaciones que han de facilitarte las cuentas nómina y que debes exigir para crear la tuya propia.

  • Devolución o descuento de los recibos que tengas domiciliados en la misma. Es decir, que de todo lo que pagues, el banco te devuelva un pequeño porcentaje. Siempre debes estudiar lo que te ofrecen para quedarte con la entidad que te beneficie más en este aspecto.
  • Que no te exijan un ingreso de un mínimo de dinero o que siempre mantengas cierta cantidad en dicha cuenta. Debes pensar que esta es una cuenta para operar con ella, no un fondo ni una cuenta de ahorros. Por tanto, este tipo de exigencias estarían totalmente fuera de lugar.
  • Que no te cobren comisión de mantenimiento de la cuenta.
  • Que sus servicios tengan un acceso fácil y sin costes. Como por ejemplo las transferencias nacionales gratuitas, que puedas ingresar cheques…
  • Que te ofrezca tarjetas de crédito y débito gratuitas.
  • Que tenga una plataforma online con la que poder operar a cualquier hora y desde cualquier lugar a través de tu móvil, ordenador o tableta.
  • Que no te exijan un compromiso de permanencia.
  • Que dispongas de ofertas y condiciones especiales para la contratación de otros productos financieros. Como pueden ser los seguros de vida, de hogar, créditos o hipotecas.

¿Qué son las cuentas corrientes?

La cuenta corriente es un producto financiero donde el titular efectúa ingresos de dinero y esta genera intereses a favor del titular. Esta es una de las más elegidas para aquellas personas que necesitan disponer de su dinero, pero quieren que este les dé algún tipo de rentabilidad mientras lo tengan parado.

Funcionalidades de la cuenta corriente

Este tipo de producto sirve también para realizar otra serie de operaciones a través de la entidad bancaria donde se contrate. Así pues, con ella podrás:

  • Pedir créditos a la entidad correspondiente y dicho crédito quedará registrado en la misma.
  • Domiciliar pagos en la cuenta.
  • Disfrutar de ciertos descuentos de efectos en tarjetas o en comisiones de mantenimiento o apertura.
  • Como se ha indicado anteriormente, podrás cobrar intereses por el dinero que tengas depositado en ella.
  • También podrás pagar intereses e impuestos, así como cobrar dichos impuestos cuando sea necesario.

¿Qué debe ofrecer la cuenta corriente perfecta?

De igual forma que ocurría con las cuentas nómina, también hay que tener en cuenta ciertos aspectos antes de contratar una cuenta corriente. Así pues, vamos a ver qué hay que valorar para decidirse por este tipo de producto en una u otra entidad.

  • Comisiones moderadas o nulas: es decir, que la entidad no te cobre comisiones por realizar las operaciones propias de este tipo de cuenta. De lo contrario, dada la alta actividad que se tiene en este tipo de productos, no sería nada rentable.
  • Rentabilidad que te ofrece: en este aspecto tienes que ser especialmente cuidadoso. En muchas ocasiones las entidades anuncian rentabilidades muy altas que después resultan ser mentira ya que solo se aplican durante un corto periodo de tiempo. Debes elegir una cuenta que te ofrezca una buena rentabilidad durante todo el tiempo que la uses.
  • Oferta de cupo de sobregiro: el cupo de sobregiro se trata de poder disponer de dinero al instante. Es decir, que la entidad no paralice el dinero que se tiene en dicha cuenta y puedas disponer de él en todo momento. Esto puede ayudarte a solucionar problemas transitorios de liquidez.
  • Tarjetas sin costo: si la entidad donde contrates esta cuenta te da la posibilidad de asociarle tarjetas de crédito y débito debes asegurarte de que no tengan coste alguno para ti.
  • Posibilidad de operar online: que la entidad donde contrates este producto tenga habilitada una plataforma en Internet donde puedas operar en cualquier momento y desde cualquier lugar en diferentes dispositivos.
  • Evitar las cláusulas de permanencia: en muchas ocasiones puede que una entidad te obligue a firmar una cláusula de permanencia a la hora de abrir una cuenta corriente. Esto puede ser perjudicial porque evitará que puedas cambiar la entidad si descubres una oferta mejor que la que tienes.

Ventajas y desventajas de la cuenta nómina

Como todo en esta vida, la cuenta nómina tiene ventajas muy interesantes, pero también desventajas. Es necesario que conozcas esto muy bien para poder hacer una elección acertada.

Ventajas

  • No cobran comisión por realizar operaciones como norma general.
  • Ofrecen un ahorro al reembolsar un porcentaje de los recibos que domiciliamos.
  • Suelen ofrecer anticipos de nómina para aquellos casos en los que te veas apurado.

Desventajas

  • Dependiendo de la entidad que elijas puede que la nómina tarde más en llegar a tu cuenta.
  • Puede que la entidad las promocione como algo muy bueno pero que después nos cobren comisiones por determinados servicios como las transferencias a otras entidades o las tarjetas de crédito y débito.

Ventajas y desventajas de una cuenta corriente

En el caso de las cuentas corrientes también podemos diferenciar ventajas y desventajas. De igual manera, es primordial que las conozcas para hacer una buena elección. Así pues, veámoslas.

Ventajas

  • Tener una cuenta de estas características te otorgará el acceso a multitud de prestaciones financieras. Como pueden ser la de pedir créditos, préstamos o hipotecas.
  • Sirven como depósitos y caja. Es decir, que podrás guardar y sacar tu dinero sin problemas, ya sea en cajeros, oficinas o pagando mediante tarjetas de débito o crédito.
  • Podrás domiciliar pagos sin ningún problema evitando tener que acudir al banco para hacer efectivos los desembolsos.

Desventajas

  • Suelen tener comisiones de mantenimiento.
  • Puede que te cobren por realizar según qué operaciones.

¿Para quién es adecuada una cuenta nómina?

Realmente, cualquier persona que esté trabajando y disponga de una nómina debería tener este tipo de producto financiero.

Principalmente, porque esta puede ser un primer punto de contacto entre el banco en cuestión y tú. Algo que sin lugar a dudas puede resultar positivo para poder pedir créditos o préstamos posteriormente.

Así pues, si estás trabajando, tienes recibos y buscas una forma de ahorrar en dichos recibos y de tener contacto con el banco esta sería la cuenta ideal para ti.

¿Para quién es adecuada una cuenta corriente?

En el caso de que no dispongas de una nómina fija y solo ingreses dinero de forma irregular para poder disponer de él a través de tarjetas y cajeros, la cuenta corriente sería perfecta para ti. Además, dada la rentabilidad que suele ofrecer, podrás sacarle provecho a los pequeños ahorros que deposites en ella.

Si lo que necesitas es una cuenta con la que poder hacer ciertas operaciones, pero no puedes optar a la cuenta nómina porque no estás trabajando de forma continua, esta es una opción muy adecuada para ti.

En comparar está la clave para elegir correctamente

Por último, queremos decirte que, ante todo, compares entre los diferentes productos que ofrecen los bancos. En muchas ocasiones, puede pasarte que contrates un producto inadecuado para ti bien porque sus características no se adecuen a tus necesidades o bien porque existan otros productos que te ofrezcan mejores prestaciones.

Por este motivo, a la hora de contratar tanto cuentas nómina como cuentas corrientes hay que tener muy claro la necesidad de comparar entre los productos que ofrecen las diferentes entidades. Solo así podrás optar al mejor producto del mercado y disfrutar de mayores beneficios.