Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Concepto Minicreditos Rapidos
5 Oct 2019

El Concepto De Los Minicreditos Rapidos

Es común encontrarse en situaciones en las que se precise de la ayuda de una entidad financiera. Es también habitual no poder beneficiarse de dicha ayuda por no cumplir los requisitos exigidos o por no contar con el tiempo suficiente como para esperar una respuesta del banco. Bien, todo eso te puede ocurrir a ti por no conocer la existencia de los minicreditos rapidos, un producto de ayuda financiera de valor e interés incalculable.

Dado que este es un concepto relativamente nuevo pero, desde luego, muy útil, te contaremos todo lo relativo a qué es, cuáles son sus características y cómo se accede a ellos.

¿Qué son los minicreditos rapidos?

El concepto de minipréstamo rápido refiere a aquel tipo de crédito de carácter personal, que se concibe con la finalidad de ser devuelto en un corto plazo temporal, y que suele girar en torno a cantidades no excesivamente grandes. El objeto esencial de esta clase de crédito es la de poner rápidamente a disposición del solicitante el capital requerido.

Como norma general, los minicréditos en el acto suelen contar con un monto total menor a los 800 euros, y su plazo máximo de devolución suele ser de 6 semanas. Desde este punto de vista, se constituyen como productos financieros destinados a cubrir gastos relativamente pequeños pero urgentes, en los que el dinero se precisa a gran velocidad y sin posibilidad de hacer frente a engorrosos plazos y difíciles requisitos.

En definitiva, tal y como analizaremos más detalladamente a continuación, al tatar las características esenciales de este tipo de productos, los minicréditos inmediatos se constituirán como soluciones rápidas, flexibles, sencillas, ágiles y pensadas para su concesión rápida y su devolución en un corto periodo de tiempo. De esta manera, como expondremos seguidamente, no exigirán una gran cantidad de requisitos, y estos no serán en absoluto engorrosos, de forma que el acceso al dinero encontrará un camino fácil, evitando perder el tiempo en gestiones innecesarias.

Dicho esto, analicemos las características ligadas a este tipo de minipréstamos.

¿Cuáles son las características propias de los minicréditos rápidos?

Las características de los minicréditos rápidos giran en torno a las ideas de rapidez, agilidad, sencillez y disponibilidad ya comentadas. De forma que se estructuran basándonos en:

– Cantidades reducidas de dinero: tal y como el propio nombre del producto indica, los minicréditos se constituyen como préstamos de reducida cantidad. Como comentábamos anteriormente, las cantidades que le son propias no suelen superar los ochocientos euros, por lo que son ideales a la hora de hacer frente a gastos que no superen dicho umbral. Desde este punto de vista, suponen soluciones adecuadas para adquirir bienes de consumo, pero no para llevar a cabo la compra de una casa, de un vehículo o cualquier otro gasto de esas magnitudes.

Esta es una característica que permite que la solicitud sea rápida y los requisitos sencillos de cumplir, pues se trata de cantidades reducidas de capital con contratos no muy complejos.

– Tiempo de devolución no extenso: esta se constituye como una característica estrechamente ligada a la anterior. Dado que se trata de cantidades de dinero reducidas, su tiempo de devolución no será tampoco muy extenso. Así, si una hipoteca gira en torno a cientos de miles de euros y se devuelve a lo largo de décadas, los micropréstamos giran en torno a cientos de euros, por lo que se devolverán en plazos medidos en semanas.

Desde este punto de vista, es destacable que, de forma habitual, los plazos máximos para la devolución no superarán las seis semanas de duración.

– Flexibilidad total: sin dejar de perder de vista los límites máximos habituales ya comentados (como decimos, unos 800 euros a devolver en 6 semanas), lo cierto es que una característica inherente a estos productos es la de su flexibilidad.

De esta manera, las posibilidades son infinitas pues, dentro de las franjas comentadas, podrás seleccionar cualquier cantidad de dinero, a devolver en el plazo que precises. Además, dicha devolución podrá realizarse tanto en distintos pagos a lo largo del tiempo como en un único pago final con el que se cubran tanto el monto total del crédito como los intereses y comisiones generados por haber accedido al servicio.

– Rapidez en la solicitud: como hemos comentado, los microcréditos inmediatos se erigen como contratos sencillos, de fácil tramitación. Desde este punto de vista, es fácilmente comprensible que su solicitud sea ligera y ágil.

Tanto es así que, si acudes a los profesionales adecuados, podrás disponer del dinero solicitado en el mismo día en el que lo solicites. De esta manera, esta clase de productos son ideales para hacer frente a gastos urgentes en los que se precisa velocidad de disposición del dinero.

Este será un punto esencial en la diferenciación de estos productos y sus ventajas, frente a los servicios ofrecidos por las entidades financieras clásicas, cuyos trámites exigidos son extensos y engorrosos en todos los casos.

– Sencillez en el cumplimiento de requisitos: aunque esta característica la desarrollaremos en mayor medida al tratar la cuestión del modo de solicitud y obtención de un micropréstamo, lo cierto es que ya podemos adelantar algunas cuestiones.

Principalmente cabe destacar aquí el hecho de que, ligada a la facilidad de tramitación, encontramos la característica de la casi ausencia total de requisitos. Frente a las exigencias tan grandes propias de los bancos (nómina, aval, prenda, hipoteca, no encontrarse en ASNEF…), este tipo de créditos exigen requisitos que cuentan con mucha mayor facilidad de cumplimiento.

– Tramitación online: por último, referiremos a un elemento propio de los microcréditos; su presencia en internet. Y es que esta clase de préstamos ha nacido en la era de la información, en la que internet se constituye como la herramienta esencial de negocio y comunicación. Desde este punto de vista, es fácilmente comprensible el hecho de que las entidades que disponen de estos productos suelen constituirse como empresas sin oficinas físicas, sino que se encuentran alojadas en internet.

Lo ideal para contratarlos, por tanto, es acudir a un profesional en la materia como nosotros, pues encontraremos el producto necesario entre la gran oferta que puede encontrarse en la red y que, en ocasiones, según la publicidad a la que se hace caso, puede dar lugar a malentendidos.

¿Cómo obtener un minicrédito rápido?

Una vez tratado el concepto general de micropréstamo inmediato, así como las características que le son propias, es hora de tratar la cuestión referente al modo de obtención de los mismos. En atención a lo ya comentado, lo más oportuno será acudir a expertos financieros como nosotros, pues sabremos dar con la compañía financiera que ofrezca el servicio que más se adapte a tu caso.

De esta manera, tú tendrás que limitarte únicamente a contactar con nosotros y a seguir las instrucciones que te demos, pues de todo lo demás nos encargaremos nosotros, de forma que, en pocas horas, puedas disponer de la cantidad de dinero solicitada a través de nuestra página web.

Dicho esto, lo más importante a tener en cuenta ahora será, por tanto, los requisitos que, para que podamos tramitar la obtención de tu préstamo, deberás cumplir.

¿Cuáles son los requisitos que se han de cumplir para obtener un minicrédito rápido?

Esencialmente, estos requisitos serán tres:

  • Ser mayor de 18 años: evidentemente, para firmar el contrato relativo a la obtención de un crédito será exigible que seas mayor de edad y que, por tanto, cuentes con la capacidad jurídica suficiente como para firmar adecuadamente esa clase de contratos aceptando todas sus condiciones. Según la entidad de la que se trate, podrán exigirte que tengas más de 21 años.
  • Ser residente en territorio español: aunque esto no significa que no puedas salir de España durante el tiempo de devolución del préstamo o que no puedas solicitarlo desde el extranjero, lo cierto es que deberás contar con tu residencia habitual dentro de las fronteras españolas. Con tal de que en tu DNI figure tu dirección en España será suficiente.
  • Contar con una cuenta corriente: este, al igual que el anterior, se constituye como un requisito obvio, pues es evidentemente necesaria una cuenta corriente en la que te sea ingresado el monto total del capital obtenido mediante préstamo, con tal de que puedas acceder a él y disfrutar de las ventajas de haber obtenido dinero tan rápidamente.
  • Contar con DNI en vigor: este es, quizá, el requisito más difícil de los tres, pero no por ello es complicado, pues se trata de, ni más ni menos, tener un Documento Nacional de Identidad en vigor, mediante el cual se te pueda identificar correctamente de tal manera que el crédito te sea concedido a ti personalmente, y a nadie más.

En conclusión, los minicreditos rapidos se constituirán como una opción esencial a tener en cuenta en el caso en el que necesites financiación rápida, sencilla, que cuente con requisitos de fácil cumplimiento y que sea muy flexible en cuanto a cantidades y plazos de devolución. Si precisas de una cantidad de dinero no muy grande y puedes hacer frente al pago en un plazo de tiempo corto, se constituyen como un producto adecuado para ti.

Dirígete a nuestro blog sobre finanzas personales para obtener más información.

Aquí hay algunos artículos relacionados que te podrían interesar:
¿Conoces los prestamos rapidos? Te informamos sobre sus características más relevantes
¿En qué consisten los créditos rápidos y cómo solicitarlos?
Todo lo que necesitas saber sobre creditos rapidos con ASNEF
Solicita ya el tipo de préstamo online que te interesa