Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
los Prestamos Personales Rapidos
6 May 2019

En qué Consisten los Prestamos Personales Rapidos

Los prestamos personales rapidos están limitados a cantidades pequeñas de dinero. Por lo general, no se piden tantos requisitos como en los de las entidades bancarias y se ofrecen de forma mucho más urgente, así como mediante un procedimiento online. Es, en definitiva, una manera de financiación en auge a causa de la carencia de crédito de ciertas entidades financieras.

¿Por qué solicitar un préstamo personal rápido?

Una de las ventajas mayores de estos préstamos es la rapidez. Es normal necesitar a veces algo de crédito y con la solicitud online puedes obtener dinero en pocas horas, e incluso minutos. Los préstamos personales rápidos no suelen precisar de aval, lo que hace que los plazos de pago sean cortos y las cantidades de dinero sean limitadas.

Aun así, pueden salvarte de distintos apuros económicos como una matrícula o libros escolares, un imprevisto con tu vehículo, o una avería repentina. Aparte de no exigirte aval, tampoco se necesitan nóminas. Tan solo tienes que demostrar tener una fuente de ingresos regular como puede ser una beca, la prestación de desempleo o una pensión.

Requisitos para solicitar un préstamo rápido

Los requisitos varían según la cantidad que vas a solicitar y cómo vas a devolver tu préstamo. Si no supera los 300 euros, casi no tendrás que presentar ningún documento a excepción de tu DNI y la comprobación de unos ingresos regulares. Para pedir un préstamo personal, necesitarás ser mayor de edad, si bien en ocasiones te requerirán incluso tener los veintiún años cumplidos.

También, deberás tener una cuenta en una entidad bancaria, que es donde se te ingresará el dinero, o bien en una caja de ahorros. A su vez, es fundamental contar con un número de móvil que esté activo y con un correo electrónico. Como te hemos dicho, el DNI es imprescindible porque es tu identificación oficial, pero también porque avala que resides legalmente en España.

Asimismo, con respecto al documento que pueda acreditar que dispones de los ingresos mensuales, dicha acreditación puede ser muy variada. Aunque una nómina siempre lo demuestra, no es lo que se requiere. Además de la beca, la pensión o el paro, te valdrá un seguro de desempleo o el comprobante de que eres autónomo.

Con respecto a las listas de morosidad, como lo es el fichero ASNEF, las posturas son variadas. Normalmente, no se exige como requisito el hecho de no estar en ninguna de ellas. Sin embargo, cuando las cantidades son muy elevadas, puede que sí se te exija. Para esto, cada entidad financiera tiene total libertad.

Cantidades que puedes pedir y cómo tramitarlas

Los créditos rápidos suelen ser de tan solo unos cientos de euros. Con estas cantidades, en la mayoría de ocasiones ya podemos solventar muchos imprevistos del hogar: ya sean de 300, de 500 o de incluso 900 euros en muchos casos. Hay veces que la tramitación no exige intereses, pero sobre todo esto ocurre cuando es la primera vez, como método de captación de clientes.

Dicha tramitación es totalmente online, por lo que es mucho más sencillo, sobre todo si le sumas el hecho de que se pueden solicitar con ASNEF y sin aval. Teniendo en cuenta que hay demasiadas personas viviendo en precariedad económica, los créditos rápidos y personales son un servicio muy útil que ayuda a muchas familias. Desde personas que no tienen nómina hasta aquellas que, por cualquier otra circunstancia, no tienen acceso al crédito.

En definitiva, cuando usamos los servicios financieros de este tipo de entidades acreedoras, podemos conseguir hasta 1000 euros con tan solo esperar unos minutos. De este modo, los préstamos personales rápidos se han convertido en una solución para hacer frente a cualquier tipo de imprevisto de urgencia.