Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Informacion sobre los Creditos Personales
25 Feb 2019

Información Relevante sobre los Creditos Personales

Los creditos personales son una clase de contrato que se suscribe con una entidad prestamista o con un banco tradicional, mediante el cual se dispone de una cantidad de dinero que podrá utilizarse cuando se necesite.

Una vez que lo hayas devuelto, tendrás la posibilidad de volver a disponer de él. En la práctica, hay numerosos tipos de créditos de los que desde Bonsai Finance queremos hablarte a continuación.

¿Cómo funciona un crédito personal?

Un crédito personal funciona, como hemos dicho, a través de un contrato. Una entidad prestamista te concederá una cantidad de dinero con un límite fijado. No siempre se te entregará el dinero sin más al inicio de la operación, sino que, normalmente, su funcionamiento se basa en las necesidades de cada momento. No obstante, siempre se utilizará una cuenta corriente o bien una tarjeta de crédito.

Los créditos son productos financieros que se instrumentan de igual manera que los préstamos. Es decir, el prestamista entrega una cantidad de dinero al cliente y este la devuelve en mensualidades o bien en una única cuota al final del plazo de vencimiento, según lo que haya elegido. La diferencia entre unos y otros es que según la cláusula que se pacte, normalmente en un crédito podrá volver a disponerse del dinero una vez que esté amortizado.

Asimismo, un crédito personal es una fórmula que se utiliza frecuentemente por parte de empresas y autónomos. El funcionamiento se basa en la entrega que realiza la entidad y que es parcial y acorde con la petición del cliente. El cliente dispondrá de la cantidad dineraria a su conveniencia. Además, si contratas uno de ellos, solo pagarás intereses por el dinero del cual hayas dispuesto efectivamente, si bien se suele cobrar también una pequeña comisión sobre el saldo del que no se haya dispuesto.

Según vayas devolviendo el dinero podrás ir disponiendo de más, aunque nunca podrás sobrepasar el límite. A su vez, los créditos se conceden a lo largo de un plazo, pero a diferencia de lo que ocurre con los préstamos, pueden ampliarse o renovarse cuando se llega al plazo de vencimiento.

El hecho de que los créditos personales suelan concederse normalmente a autónomos y empresas no obsta para que tú, como particular, puedas solicitar uno. Es posible y, de hecho, también suele hacerse para casos en los que existe un imprevisto económico puntual o se necesita dinero repentinamente. Esto es lo que llamamos créditos al consumo y en dichos casos, aunque es posible, no es frecuente pactar la posibilidad de renovación del crédito.

Tipos de creditos personales

Las diferencias entre las necesidades de los consumidores y de las empresas o autónomos solicitantes de créditos han hecho que exista una variada oferta de esta figura financiera. Las diferencias se observan fundamentalmente en sus intereses, en su importe y en sus características generales.

1. El crédito personal con interés fijo

El crédito personal con interés fijo tiene la particularidad de que el interés generado no varía. Así se refleja cada mes, es decir, no verás ninguna desviación a lo largo del período de amortización. Las ventajas de la fórmula son bastante claras: siempre podrás ver el precio del préstamo sin que sea posible su alteración. No obstante, precisamente por no ser variable, nunca te beneficiarás de la posibilidad de una bajada general de intereses.

La duración de este tipo de crédito no excede de un mes. Asimismo, los intereses quedan fijados en el momento de realizarse la contratación y nunca te encontrarás alteración alguna, letra pequeña ni comisiones ocultas.

2. El crédito personal de interés variable

Presenta muchas diferencias con el anterior. En esta modalidad, el tipo de interés variable irá cambiando durante el tiempo que dure el contrato. Para su cálculo se toma como base un tipo de interés determinado y se añade un porcentaje que se expresa en puntos porcentuales.

El modelo que suele utilizarse es el euríbor. El cliente que contrata esta clase de créditos siempre paga un interés variable que se corresponde con el porcentaje pactado. Esto puede ser beneficioso en los casos en los que el interés esté bajo, aunque también puede subir.

3. El crédito personal de interés mixto

Los créditos personales que cuentan con un interés mixto disponen de una fórmula distinta a las dos anteriores. Aquí se combinan las dos tipologías que hemos mencionado. Normalmente se comienza con uno de tipo fijo cuando arranca el período de amortización y va cambiando a uno variable con el transcurso del tiempo.

Requisitos para adquirir créditos personales

Las personas que no tienen recursos pero sí tienen una idea de negocio brillante suelen encontrar en los créditos personales un gran aliado para sacar adelante sus proyectos empresariales. Les sucede igual a las personas que tienen necesidades puntuales de dinero, como puede ser el pago de libros escolares o la posibilidad de disfrutar de unas vacaciones especiales.

Los créditos personales pueden ser concedidos por entidades bancarias, pero, normalmente, son mucho más duros los requisitos que estas exigen cumplir.

En los créditos personales aportados por las entidades privadas solo necesitarás cumplir unas condiciones básicas: en el caso de los emprendedores, que el proyecto empresarial sea viable. Por lo demás, te contamos a continuación de qué requisitos se trata.

¿Cómo puedes conseguir un crédito personal?

El primer paso para que puedas acceder a un crédito personal, en el caso de que seas autónomo, es elaborar un plan de negocio. La entidad de crédito o la organización que tenga interés en el proyecto te ayudará a diseñarlo de forma que sea sólido de cara al futuro.

Si quieres conseguir esta financiación, deberás presentar la documentación que se te exija. Una vez que hayas presentado ese plan de negocio deberás cumplir con los requisitos que vamos a detallar. Si eres un particular, no te hará falta el plan de negocio, pero sí cumplir con los demás requisitos.

Las condiciones pueden variar de una entidad a otra. Es frecuente que, en primer lugar, te pidan rellenar el formulario de solicitud. Además, que presentes una copia por las dos caras del DNI o NIE, documento con el que verificarás tu identidad para evitar fraudes, además de demostrar tu residencia en España, lo que también suele ser un dato indispensable. En según qué casos pueden pedirte un curriculum vitae.

También es posible que se te solicite un informe de tu vida laboral. Este informe, si tienes historial de cotización en España, lo emitirá la Tesorería General de la Seguridad Social. A su vez, quizá tengas que mostrar la declaración de la renta que realizaste el anterior año fiscal y las referencias personales o profesionales.

Recomendaciones definitivas

En conclusión, si quieres adquirir un crédito personal y ser un candidato exitoso a ello, desde Bonsai Finance te recomendamos que busques información sobre qué tipo de fondos propios deberías aportar.

Además, en el caso de que seas un autónomo que estés buscando ampliar tu negocio, habrás de presentar los presupuestos o facturas proforma que acrediten la inversión, así como los justificantes de los pagos de créditos que estés ya abonando, en caso de que estos existan.

Del mismo modo, sería conveniente que consiguieras una autorización para solicitar un informe de la CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España). En definitiva, un historial de crédito de las personas físicas y jurídicas.

Con respecto a la precaución de no asumir un excesivo endeudamiento, deberías realizar una evaluación de tu capacidad de pago antes de lanzarte a solicitar el crédito. A su vez, deberías hacer un cálculo de la cantidad de dinero que realmente necesitas. Ten en cuenta que los créditos personales son un apoyo en caso de necesitar dinero para pagos puntuales, por lo que debes evitar utilizarlos para afrontar gastos innecesarios que más tarde puedan generarte graves problemas financieros.

Nuestro consejo sería que elabores un listado de tus necesidades. Así serás plenamente consciente de lo que quieres comprar y no te verás de ningún modo arrastrado por un excesivo afán de consumo que pueda acarrearte problemas. Valora la amplia variedad de créditos de la que dispongas en ese momento.

Para ello, haz un seguimiento de tus finanzas y comprueba que la empresa a la que vas a solicitar el servicio de crédito sea de total confianza e ínstale a que te informe con total claridad de los términos y las condiciones del contrato. De este modo evitarás dobles fondos, comisiones inesperadas y sorpresas desagradables.

Las ventajas de solicitar un crédito personal

Hay muchas ventajas que aportan los créditos personales. Si quieres utilizarlos, te beneficiarás de su gran comodidad, además de muchos otros aspectos de los que no podrías disfrutar trabajando con una entidad bancaria tradicional.

1. Se tramitan de manera online

Ello implica que además de que no tienes que ir de un lado a otro para realizar los interminables trámites burocráticos que te solicitaría una entidad bancaria, tienes opción de solicitarlo durante las 24 horas del día. En cualquier momento y sea el día del año que sea, podrás acceder a la plataforma y solicitarlo con un par de clics.

2. Son rápidos

Las solicitudes se procesan de forma muy rápida, ya que normalmente las plataformas de créditos personales tienen un sistema de respuesta automatizada que, de cumplir con los pocos requisitos existentes, hace que te sea concedido tu crédito incluso en 15 minutos.

3. La seguridad

Los creditos personales son un cauce seguro para obtener dinero prestado. Tus datos estarán encriptados y completamente protegidos para que nadie pueda acceder a ellos. Asimismo, las transacciones se realizan directamente y de manera segura a tu cuenta bancaria.

2. Son fáciles y ágiles

Gracias al algoritmo de crédito de las plataformas de créditos personales, el proceso es realmente fácil de llevar a cabo. No necesitarás cumplir con excesivos requisitos, lo cual agiliza el trámite más de lo que imaginas y hace que sean bastante sencillos de conseguir.

La prórroga del crédito personal

Si pides algún día uno de estos créditos, es posible que solicites una prórroga para la devolución del capital. La duración extra suele ser de 30 días tras el plazo de vencimiento. No obstante, deberás estar pendiente de cuáles son los términos y las condiciones del mismo, no solo por los intereses que se generen, sino también por la política de responsabilidad, pues cabría la posibilidad de que en las condiciones se estableciera que el crédito personal admita un máximo de dos prórrogas, por ejemplo.

Para que puedas evitar el aumento del importe de los intereses que se te indicó inicialmente con cada renovación, tienes la posibilidad de pagar la cuantía por la gestión de tu crédito. De este modo, por cada final de plazo nuevo solo pagarás la cuantía principal más dicha comisión por gestión que te corresponda. La prórroga de los créditos personales, aun habiéndose pactado esa posibilidad, se lleva a cabo mediante una solicitud, nunca de forma automática.

¿Y si no puedes pagar el crédito?

Para las situaciones de impago, cada entidad prestamista establece su propia política. Es común que dichas entidades entiendan que a veces las circunstancias personales pueden cambiar y admitan la posibilidad de que surjan imprevistos económicos. Para ello, en ese caso dispondrás de un teléfono para hablar con el departamento de atención al cliente. Cuando pienses que no vas a poder devolver a tiempo, te recomendamos que llames lo antes posible para encontrar la solución más viable conjuntamente.

Aun así, te recomendamos seguir nuestro consejo de no solicitar un dinero que no puedas devolver en plazo. La razón principal está en los gastos de demora en los que podrías incurrir, además del recargo por cada aviso de recordatorio que recibas y los gastos extra que se te aplicarán por la gestión del cobro. Desde el séptimo día tras el plazo concedido para que pagues el préstamo, tus datos podrían aparecer en registros de morosidad e impedirte acceder a futuros créditos.

Ahora conoces mejor cómo funciona el mercado de los creditos personales. Estos pueden ser realmente útiles para conseguir financiación en momentos económicos difíciles. No obstante, busca las mejores condiciones posibles y asegúrate de poder devolverlo y de señalar un plazo de vencimiento viable.