Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Los Creditos Urgentes
22 Oct 2018

Los Creditos Urgentes Pueden Sacarte De Más De Un Apuro

Cuando requerimos una financiación ‘extra’ solemos acudir a nuestra entidad financiera con la esperanza de que, al ser nuestro banco, no nos ponga demasiados problemas. En la mayoría de casos esto no ocurre así y nos niegan cualquier tipo de financiación. No obstante, existen situaciones en las que no podemos esperar, por lo que optamos por creditos urgentes. Estos nos sacan de un apuro en la mayoría de situaciones.

¿Cuándo nos pueden venir bien este tipo de créditos? A continuación, te detallamos algunos los casos.

Creditos urgentes durante las 24 horas del día

Y es que, a diferencia de los préstamos tradicionales, este tipo de financiación nos permite contar con dinero en pocas horas. Si no queremos dar explicaciones, hacer papeleo ni esperar, solicitar este tipo de ayuda es una opción a considerar.

Créditos urgentes para evitar problemas de impagos

¿Aún no hemos cobrado la nómina y la entidad ya nos pasa los cargos de luz, agua, gas o diferentes suministros? Si no contamos con suficiente dinero para realizar estos pagos, podemos meternos en problemas, además de posibles cortes de suministros o quedarnos sin servicio en cualquier momento (la calefacción, por ejemplo, en plena ola de frío…). Por otro lado, tenemos que tener en cuenta que nuestra entidad nos puede cobrar una comisión por quedarnos al descubierto.

¡Pedir financiación para el pago de facturas nos sacará de este aprieto!

Gastos imprevistos

Esta financiación nos será de mucha ayuda si vamos justos de capital y debemos realizar gastos inesperados. Algunos de los ejemplos más claros de estos casos son: gastos médicos, la rotura de una tubería o de la lavadora o el arreglo de nuestro vehículo.

La cancelación de otros créditos

Es posible que estemos pasando por una situación complicada y nos estemos endeudando más de lo que podemos. Si pensamos que pagamos demasiados intereses por dicha deuda, existen préstamos que pueden ayudarnos a salir de esta situación que complica nuestra economía familiar o personal.

Pagar los libros, matrícula de un curso o clases de idiomas

Es una situación demasiado común en nuestro país: las becas tardan en llegar a nuestra cuenta y ya desde el principio de curso, se reclama el pago de la matrícula de la universidad o de diferentes cursos. En el peor de los casos, nos deniegan la beca y debemos pagar. Y todavía existe otro problema más común de lo que pensamos: que nos concedan la beca y suspendamos, lo que hace que tengamos que devolver todas las cantidades. En todos estos casos, cuanto más se tarde en pagar, peor: los intereses o recargos suben y comienzan a cobrarnos por todo.

¿Qué hacer en este tipo de casos? La opción más viable es contar con financiación rápida que nos saque de estos problemas. Recurrir a créditos urgentes para contar con el dinero necesario lo antes posible es una opción. Eso sí, antes de contar con la financiación debemos calcular si nos pueden salir más caros los recargos por impagos que los intereses de los préstamos.

Realizar un proyecto lo antes posible

Para proyectos de gran tamaño (realizar un viaje, la reforma de la vivienda, la compra de un vehículo…) solemos acudir a nuestra entidad para que nos conceda un préstamo personal. Error. No son rápidos, debes aportar toda la información y, además, se realiza mucho papeleo. Contar con financiación con créditos rápidos es una gran opción para disponer del dinero en poco tiempo.

Los creditos urgentes nos pueden solucionar un problema en determinadas situaciones. Tener la posibilidad de contar con el capital necesario de manera rápida es posible porque conocemos a los prestamistas con las mejores condiciones económicas.