Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Mini Prestamos con solo DNI
31 Dic 2018

Los Mini Prestamos con solo DNI frente a los Préstamos Tradicionales

Frente a un imprevisto (desde una factura de la luz hasta el pago de impuestos), una necesidad de capital para el inicio de un negocio o incluso para darnos un capricho (vacaciones, regalos de Navidad o cualquier otra cosa) pedir un préstamo puede constituirse como la mejor opción. Y es que un adelanto de dinero nunca viene mal, y más aún teniendo en cuenta que los tipos de interés nunca son excesivamente altos. Ahora bien, la duda puede surgirte a la hora de pedir un crédito tradicional, o bien uno de los mini prestamos solo DNI.

Frente a esta cuestión, será conveniente que conozcas las condiciones generales de cada una de estas clases de créditos, con la finalidad de determinar cuál se adapta mejor a tus necesidades y a tu situación personal. Para ello, nosotros te ofrecemos el presente artículo, a lo largo del cual analizaremos estas cuestiones de forma pormenorizada, con el objetivo de prestarte una ayuda lo más útil posible.

Préstamos tradicionales

Hemos de partir de la consideración que, como consecuencia de las pérdidas millonarias que han sufrido la mayoría de bancos fruto de la pasada crisis económica, han desarrollado unas políticas muy estrictas en lo que refiere a la concesión de préstamos personales.

En este sentido, si bien las entidades financieras tradicionales nunca se han caracterizado por su agilidad y facilidad a la hora de conceder préstamos de tipo personal, lo cierto es que ahora más que nunca estos elementos se han endurecido ostensiblemente.

Así, si acudes a una oficina bancaria a solicitar un préstamo de este tipo, sea cual sea su cantidad y los plazos en los que deseas devolver el monto total, sus condiciones girarán en torno a los siguientes elementos:

Plazos para su concesión

El primero de los requisitos o exigencias que, necesariamente y en todo caso, deberás respetar a la hora de iniciar los trámites de solicitud de un préstamo de tipo personal, será el de los plazos. En este sentido, desde el momento en el que acudes a la oficina, te informan, redactan el contrato, recoges los papeles que te exigen, los llevan, revisan la documentación, firmas el contrato y te ingresan el dinero, podrán transcurrir varias semanas.

En esta línea, difícilmente podrás hacer frente a un pago urgente o a un gasto próximo, porque los préstamos personales no podrán solicitarse a los bancos con demasiada velocidad o agilidad, pues esto no podrá darse en ningún caso.

Garantías

Aunque esto no se dará en todo caso, sí que es muy posible que a ti, a la hora de pedir un préstamo personal, la entidad bancaria te exija que, necesariamente, presentes algún aval o garantía para concedértelo.

En este sentido, deberás conseguir que, o bien alguna persona garantice con su patrimonio el pago en el caso de que tu no lo hagas, o bien señalar alguno de tus bienes para que sea directamente embargado y vendido para satisfacer las cuotas del préstamo en el caso en el que no cumplieses con la devolución del dinero prestado.

Esto supondrá una gran incomodidad para ti ya que, además de alargar los plazos comentados anteriormente, deberás contar con alguien que se preste a entregar su dinero en aval, o bien contar con una cantidad de bienes suficiente como para cumplir las exigencias del banco.

ASNEF

Esta es una exigencia clásica que toda entidad bancaria tendrá en cuenta. Se trata de que tu nombre no esté, en ningún caso, en un registro o lista de morosos. En este sentido, siempre consultarán los ficheros (especialmente ASNEF) en busca de datos que puedan relacionarse contigo.

Has de tener en cuenta que el hecho de que tu nombre aparezca en una de estas listas o ficheros no es tan extraño, ya que con tal de que hayas dejado de pagar una sola factura de tu teléfono o de tus suministros, estas compañías pasarán a incluir tu identidad en ASNEF. Por lo tanto, no será necesario que seas un moroso reiterado o un insolvente, o un gran deudor.

Nivel de endeudamiento bajo

El banco al cual acudas para solicitar la concesión del crédito, te pedirá una relación de tu patrimonio total. La idea a la hora de pedirte un listado de todos tus bienes, así como del dinero que tienes, es la de conocer cuales son tus activos, ya que, en ningún caso, permitirán que te endeudes más de un 40 % de tus ingresos y bienes.

Es decir, los empleados de la oficina calcularán qué porcentaje de tus bienes es aquel que deseas que te presten, pues si éste es mayor al 40 será totalmente denegado y no tendrás ninguna posibilidad de pedir que el préstamo sea concedido.

La dificultad de obtener un préstamo, como puede observarse, será considerable.

Estabilidad laboral en una empresa solvente

Por si los requisitos hasta ahora comentados no fueran suficientes, podríamos decir que la lista no acaba sino de comenzar. Y es que otra de las exigencias clásicas que te pedirán que cumplas será la de contar con un empleo fijo y bien remunerado, en el seno de una empresa solvente y de confianza.

Así, no bastará con que cuentes con ingresos en general, sino que estos serán analizados minuciosamente por la entidad en cuestión, determinando las posibilidades de que pierdas tu trabajo, o esos ingresos disminuyan de alguna manera. De esta forma, para cubrirse ellos las espaldas, exigirán que la empresa en la que trabajes sea fuerte y solvente, y que tu empleo esté garantizado de alguna manera. Para ello, normalmente, te pedirán que lleves tiempo contratado, y que dicho contrato sea, en todo caso, indefinido. En definitiva, que seas fijo en tu empleo.

Solvencia y capacidad personal de ahorro

Los bancos no solo analizarán tu situación financiera presente, sino también tu pasada. Mirarán con detalle cuál ha sido tu trayectoria en lo que a dinero se refiere, y determinarán si cuentas con capacidad de ahorro, o si eres derrochador. Para ello, observarán cómo ha ido variando tu situación personal, si te has arruinado anteriormente, si has desaprovechado tus ahorros…

En definitiva, juzgarán de qué manera has estado manejando el patrimonio hasta la fecha, exigiéndote tus declaraciones de la renta de los últimos años.

Finalidad del préstamo

Aunque no lo creas, las entidades financieras tradicionales tienen este elemento muy en cuenta. Para negociar las condiciones del préstamo que les solicitas, te pedirán que expliques a qué gastos vas a destinar hasta el último de los euros que ellos te presten.

En este sentido, si hace unos años (antes de la crisis), permitían que pidieses un préstamo para irte de vacaciones o pegarte un capricho, ahora solo dejarán que les pidas dinero si éste va destinado a causas completamente distintas, como el pago de los estudios o situaciones parecidas.

Además de exigir documentos probatorios de la finalidad que vayas a dar al dinero, esto supondrá, en todo caso, un atentado contra tu intimidad, reservándose ellos el derecho a juzgar si el objetivo que tienes es lícito o no.

Cliente de confianza

Muchos son los requisitos que hasta ahora te hemos planteado. Sin embargo, aún queda uno por comentarte, y es el de que seas un cliente de confianza. Y es que muy difícilmente te concederá un préstamo aquella entidad en la que no te hayan visto nunca, y que no te conozcan. Será muy probable que te exijan haber contratado algún producto contigo antes, o que tengas tus ahorros, hipoteca o cualquier otro servicio con ellos.

Ahora bien, no solo te requerirán conocerte con anterioridad, sino que además deberás ser un cliente de confianza. Nunca antes deberás haberles reclamado nada, ni haber incumplido un contrato de ninguna forma. Esto, sin duda, será muy difícil de satisfacer en la mayoría de casos.

Mini prestamo solo DNI

Si has atendido a lo comentado más arriba, puedes afirmar que conoces suficientemente el conjunto de condiciones que, normalmente y en casi todos los casos, un banco tradicional pide que cumplas a la hora de concederte un préstamo personal. Podrán haberte parecido más o menos duras, pero lo cierto es que existen y son varias, y que, frente a ellas, cuentas con otra herramienta: la de los mini préstamos en los que únicamente se exige solo el DNI.

De esta manera, si anteriormente has observado que serán muchos los requisitos exigibles por las entidades de crédito, en este caso la cantidad será mucho menor. Y es que, en la mayoría de los casos, el único requisito que las empresas de micro préstamos exigirán que cumplas será el de estar en posesión de un Documento Nacional de Identidad español.

Así, desde un punto de vista comparativo, podemos afirmar lo siguiente:

  • A la hora de solicitar un micro crédito no será necesario que dejes transcurrir mucho tiempo. La agilidad es uno de los elementos esenciales de este tipo de productos financieros, y su solicitud y concesión se tramitarán rápidamente, por lo que podrás ver ingresado en tu cuenta el dinero prestado en unos pocos días.
  • Las entidades de mini préstamos nunca te pedirán que presentes garantías. Así es, ni avales, ni prendas, ni nada por el estilo. Nunca te pedirán garantías reales ni personales en ningún caso, por lo que no tendrás que poner en riesgo el patrimonio de otras personas, ni señalar bienes de tu propiedad para hacer frente al pago de las cuotas en caso de que no las satisfieras en algún momento.
  • Para concederte un mini préstamo no tendrán en cuenta tu inclusión en listas de morosos. Aunque tu nombre aparezca en algún fichero o registro de deudores, las entidades crediticias de esta clase no lo consultarán. Olvídate de ASNEF, pues esta palabra no existe para los prestamistas de este tipo.
  • Nunca tendrán en cuenta la finalidad que deseas dar al dinero que te presten. Frente a lo comentado más arriba, en esta opción no tendrás que preocuparte por dar largas explicaciones ni probar la finalidad a la que destinarás el dinero que te presten, pues para ellos será irrelevante. Despreocúpate de esto y disfruta, simplemente, del dinero conseguido.
  • No será necesario que hayas contratado con ellos antes. Es irrelevante que les hayas pedido préstamos anteriormente, pues esperarán con brazos abiertos a cualquier nuevo cliente, independientemente de que lo conozcan con anterioridad o no.

Nuestra opinión

En definitiva y, como conclusión, desde Bonsai Finance, como expertos y profesionales en la materia, echando mano de nuestra amplísima experiencia en el trato con clientes como tú, así como con entidades financieras de toda clase, te mostraremos nuestra opinión.

La realidad es que consideramos que, si bien cada caso es diferente, ya que varía cada uno de los factores que han de tenerse en cuenta para dar un consejo concreto; lo cierto es que, en términos generales, siempre será más recomendable pedir un mini crédito que un préstamo personal tradicional. La flexibilidad en la elección de la cantidad y los plazos, la agilidad y rapidez en la tramitación, la simplicidad de su contratación online, la baja cantidad de requisitos exigibles… todo ello sumará a la hora de decantarse por los mini créditos.

Prueba de que nuestra opinión es correcta la puedes encontrar en la propia realidad que te rodea. Es un hecho que las empresas de mini préstamos han proliferado en grandísima medida durante los últimos años, de un tiempo a esta parte cada vez es más fácil que, a tu alrededor, encuentres a alguien que, de forma satisfactoria, ha solicitado un mini préstamo. Y es que se han situado como tu aliado fundamental a la hora de enfrentarse a las abusivas exigencias y condiciones propias de los bancos tradicionales, que en muchas veces serán leoninas y casi imposibles de cumplir en su totalidad.

En conclusión, podemos cerrar afirmando que siempre deberás tener en cuenta la existencia de mini prestamos solo DNI a la hora de solicitar dinero pues, como has observado, las entidades que los conceden pondrán todas las facilidades que estén en su mano a la hora de concederte el dinero, garantizando la mayor rapidez, comodidad y agilidad en la gestión de tu solicitud.