Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Los minicreditos para jovenes
1 Feb 2019

Los minicreditos son el recurso de financiación más demandado por los jóvenes

Los minicreditos son un recurso de financiación muy recurrente en la actualidad. De hecho, es posible que hayas dispuesto de ellos en alguna ocasión. Sea como sea, lo cierto es que su versatilidad y facilidad de obtención son dos ventajas que no han pasado desapercibidas por el nuevo perfil de consumidor crediticio.

¿Por qué la generación Millenial confía en los minicreditos?

A esta pregunta le corresponden varias respuestas. Principalmente, este tipo de producto de crédito está indicado para personas que no necesitan grandes sumas de dinero. Ya sea por su estilo de vida, o por un concepto diferente del desarrollo personal, los millennials son menos propensos a realizar grandes inversiones en un coche o en vivienda.

Además, si tenemos en cuenta que la mayoría de jóvenes entre los 25 y los 34 años o no viven solos o lo hacen de alquiler, está más que justificado que sus necesidades de financiación se centren en caprichos o en inversiones profesionales menores.

Por otro lado, la posibilidad de acceder a estos créditos de baja envergadura por parte de personas con poca solvencia, como pueden ser los jóvenes, hace que sean aún más demandados por este grupo de edad. Muchos jóvenes que han atravesado la crisis acabaron en ASNEF y otros ficheros de morosidad por pequeñas deudas. Pues bien, estos recursos de financiación no suelen tener en cuenta este tipo de información, siempre y cuando las deudas por las que entraste en el fichero no sean muy cuantiosas.

Otra respuesta posible integra en la ecuación la profunda desidia de este colectivo para afrontar los procedimientos propios de la banca tradicional. Ya se sabe, si se puede hacer online, mucho mejor. O eso al menos piensan la mayoría de personas con menos de 35 años. La apatía de los bancos habituales ha terminado por promover canales alternativos para conseguir financiación que los más jóvenes pueden disfrutar desde la app de turno.

Finalmente, los requisitos mínimos y la baja gestión documental vienen a completar la lista de razones principales por las que los jóvenes prefieren los minicréditos. De esta forma, algunas compañías crediticias tan solo solicitan una copia del DNI, o una fotografía del mismo, y algún justificante de ingresos, como puede ser un extracto de tu cuenta bancaria habitual. En otros casos te pueden pedir una nómina o algún justificante de ser cobrador de alguna pensión estatal o autonómica.

Condiciones de los minicréditos

Por norma, este tipo de créditos nos superan los 600 € y su abono es casi inmediato, una vez se ha aprobado tu solicitud. La idea es favorecer la agilidad en la obtención del dinero, por lo que las peticiones se revisan en las 24 horas siguientes a tu requerimiento de efectivo.

Se suele establecer un período de 30 días para la devolución total del montante inicial, en cuyo caso algunas entidades cobran una pequeña comisión por la gestión. También es posible financiarlos en función de tus capacidades económicas, pagando una cuota al mes. En este caso los intereses son más altos.

Si bien es cierto que estas son las condiciones generales que aplican la mayoría de prestamistas especializados en esta clase de financiación, te recomiendo que estudies con cautela las condiciones particulares que ofrece cada compañía. Puedes preguntar lo que quieras de manera previa; acepta solo el crédito si estás seguro, o segura, de haber entendido claramente las condiciones del préstamo y la cantidad total de intereses a pagar.

A modo de conclusión, los minicreditos son la solución perfecta y personalizada que los jóvenes demandan hoy en día. Tanto la posibilidad de tramitarlos de forma completamente online como los mínimos requisitos de obtención son factores clave para justificar su proliferación en los últimos 10 años.