Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Minicreditos para Gastos
20 Mar 2019

Minicreditos para Afrontar los Gastos de esta Primavera

Aunque es cierto que la primavera no es la época del año en la que más gastamos, sí lo es que solemos tener algunos gastos extraordinarios que pueden dejarnos en una mala situación económica.

Por este motivo, en este artículo vamos a darte información sobre los minicreditos, un instrumento de financiación que puede serte muy útil para afrontar esos gastos extra con los que no contabas.

Gastos más comunes en primavera

El buen tiempo característico de la primavera hace que se produzca un aumento de la vida social y, por tanto, un aumento de los gastos en ocio. Muchas son las familias y los grupos de amigos que organizan barbacoas o comidas todos los fines de semana. Dado que esto no es una certeza, puede ser que te pille un poco justo o que, a causa de apuntarte a estos planes, te veas en un apuro para afrontar otros gastos.

Por otro lado, es en primavera cuando se produce el cambio de trimestre, lo cual, si tienes hijos, te supondrá un desembolso importante, tanto si necesitan nuevos materiales escolares como si hay que renovar el armario para sustituir la ropa de verano que se les ha quedado pequeña o está muy gastada. De nuevo, este es un gasto con el que no puedes contar a ciencia cierta y que puede pillarte en un mal momento.

De esta manera, si sientes que este año vas a ir muy justo de dinero, no tienes por qué preocuparte, ya que, en un momento dado, un minicrédito puede ser tu salvavidas.

¿Qué son los minicreditos?

Son instrumentos financieros pensados para obtener una cantidad de dinero reducida que te saque de un apuro económico puntual. Hay una gran cantidad de entidades financieras que operan en Internet en cuyos catálogos de productos podrás encontrar este tipo de financiación.

Sin embargo, es posible que no entiendas muy bien sus características y su funcionamiento, cuestiones acerca de las cuales vamos a profundizar a continuación.

Características de los minicréditos

Hay muchos factores que caracterizan a este tipo de financiación. No obstante, la más destacable es su carácter 100 % online. Es decir, para pedir y obtener esta financiación solo necesitarás un ordenador y una conexión a Internet. Esto les permite ofrecer un servicio más cómodo para el cliente.

Por otro lado, debes tener en cuenta que las cantidades que se ofrecen no son elevadas. Como bien indica su propia denominación (mini), el límite de dinero que podrás solicitar se encuentra en 500 u 800 euros, dependiendo de la compañía financiera a la que recurras.

Es interesante también valorar su plazo de devolución. Es bastante corto, ya que la suma otorgada deberá devolverse (más intereses y honorarios) en un plazo de 30 o 45 días en la mayoría de los casos.

Por último, tendrás que valorar la rapidez de la gestión y de la obtención del dinero, ya que es una de las características más apreciadas por los consumidores. Solo tendrás que enviar una solicitud y desde la empresa la estudiarán de forma inmediata para ofrecerte una respuesta en pocas horas. Si finalmente el trámite es aceptado, tendrás disponible el dinero en tu cuenta bancaria en menos de 24 horas.

Estas son las características más comunes que se dan en este tipo de productos. En cualquier caso, cada entidad puede variar el servicio introduciendo algún cambio en las mismas. Para salir de dudas, no olvides prestar atención a las explicaciones concretas que las empresas financieras ofrecen en sus páginas web.

Requisitos principales para pedir un minicrédito

Los requisitos que exigen las compañías que ofrecen estos productos son bastante laxos. Debes tener en cuenta que lo que tratan dichas compañías es de atraer a aquel público que o bien tenga una urgente necesidad de dinero o bien sea rechazado por las entidades financieras tradicionales. Por tanto, pedir unos requisitos demasiado estrictos solo lograría restarles clientes.

Por otro lado, las cantidades de dinero que aportan son bastante pequeñas, por lo que su devolución no suele suponer un gran esfuerzo económico. De cualquier forma, vamos a comentar cuáles son los requisitos más comunes que las compañías podrán exigirte:

  • Estar dentro de cierto rango de edad: como mínimo, las entidades te pedirán ser mayor de edad. No obstante, no es extraño ver que algunas exijan tener más de 21 o de 24 años para solicitarles financiación. En cuanto a la edad máxima, suele estar comprendida entre los 65 y los 75 años.
  • Tener ingresos demostrables: es decir, acreditar que tienes una nómina, una pensión, un subsidio por desempleo o una ayuda. No importa el carácter de los ingresos, pero tendrás que demostrar que regularmente llegan a tu cuenta ingresos de dinero.
  • No tener deudas financieras: cada vez son más las compañías que crean productos específicos para aquellas personas que aparecen en ficheros ASNEF o RAI. En cualquier caso, si la deuda que tienes pendiente es con alguna entidad de financiación, no te concederán el dinero. Por tanto, antes de plantearte el acceso a estos productos deberás liquidar tus deudas.
  • Tener una cuenta bancaria a tu nombre: este es un requisito indispensable, ya que la entidad financiera, en caso de que se produzca un impago, así podrá demostrar que el dinero se te entregó a dicha cuenta que estaba a tu nombre. Si no tienes una cuenta, no se te concederá el dinero.
  • Contar con una línea de teléfono y otra de correo electrónico: estos son los medios a través de los cuales la financiera se pondrá en contacto contigo. Por este motivo es importante que dispongas de una línea de teléfono móvil y de un correo electrónico que esté activo.

Estos son los requisitos más comunes que suelen imponer las compañías. De cualquier forma, dependiendo de cada entidad estos pueden variar e incluso pueden requerirse algunos otros. Lo que sí es cierto es que no suelen ser difíciles de cumplir, ya que el leitmotiv de estas empresas es ofrecer financiación a todo aquel que lo necesite.

Cuestiones importantes que debes saber si vas a pedir un minicrédito

Ahora que ya conoces las características y los requisitos más comunes de estos productos, vamos a dar respuesta a algunas de las dudas que suelen surgirles a los consumidores que se plantean solicitar un minicrédito.

Por tanto, antes de decidirte presta atención a estas cuestiones para saber si este tipo de financiación se ajusta a lo que estás buscando.

¿Puede aplazarse el pago de los microcréditos?

Esto va en función de la entidad con la que contrates el microcrédito. No obstante, la mayoría de ellas sí que ofrecen la posibilidad de aplazar el pago. Pero algo que debes tener en cuenta es que te aplicarán comisiones por aplazamiento, lo cual encarecerá el precio del crédito. Por tanto, no olvides preguntar sobre esto para saber cuánto tendrás que devolver finalmente.

¿Tienen intereses muy altos estos productos?

La realidad es que sí. Normalmente, todas las financiaciones online aplican un tipo de interés bastante elevado, ya que el riesgo que corre la compañía que te financia es también elevado.

Es importante que pienses que las ventajas y facilidades que te ofrecen estas empresas tienen que ser recuperadas por otros conductos. Es decir, ya que te proporcionan acceso a financiación con pocos requisitos y rapidez en los trámites y en la disponibilidad del dinero, estipulan un precio más alto para sus productos.

Por otro lado, su escasez de condiciones hace que se expongan a un riesgo bastante más alto de impago que otras entidades. Por ello, al cobrar intereses más altos se aseguran tener liquidez para seguir prestando servicios a pesar de sufrir impagos.

De todas formas, muchas compañías ofrecen la posibilidad de obtener un primer minicrédito sin intereses para que pruebes la compañía. Y otras, en función de cómo sea tu historial crediticio con ellos te cobran más o menos intereses. Es decir, si siempre has devuelto el dinero en las fechas acordadas y no han tenido ningún problema contigo, te ofrecerán un tipo de interés más bajo que a aquel usuario con quien hayan tenido percances.

En definitiva, es importante que estudies qué interés aplicarán a tu crédito y cuál será la cuantía final que habrás de devolver para no llevarte ninguna sorpresa.

¿Cuánto tiempo tardan en responder a una solicitud?

Esto variará en función de la empresa que escojas. No obstante, la mayoría de ellas te ofrecen un servicio muy rápido, respondiendo en un plazo entre 15 minutos y una hora.

¿Qué ocurre si no puedes pagar el minicrédito que has pedido?

Si por cualquier motivo no puedes hacer frente al pago del minicrédito, es importante que te pongas en contacto con la empresa antes de la fecha tope del pago. Ellos valorarán positivamente que tengas una actitud proactiva y que no caigas en el impago.

Si es la primera vez que te sucede, lo esperable es que te ofrezcan un aplazamiento o un fraccionamiento de los pagos para que les hagas frente más cómodamente. Obviamente, esto no te saldrá gratis, ya que aplicarán las comisiones de demora correspondientes.

Por otro lado, si no te pones en contacto con ellos y simplemente incurres en impago, lo más probable es que te envíen varios avisos exigiéndote la devolución del dinero que les debes, más los recargos correspondientes por el atraso. En última instancia, si el impago se demora en gran medida te incluirán en los ficheros de morosos, de manera que no podrás optar a más financiaciones hasta que no devuelvas la que tienes pendiente.

¿Por qué hay tantas entidades que ofrecen estos productos?

En los años de crisis en los que tantas personas han visto empeorar sus historiales crediticios, han sido muchos los bancos que se han negado a prestar dinero. Por esta razón se creó la necesidad de otro tipo de financiación más sencilla y directa que satisficiese las necesidades de quienes no conseguían cumplir con las exigencias de los bancos y otras entidades crediticias tradicionales.

Esta necesidad fue cubierta con los minicreditos, pero también con otros productos de financiación online, y el aumento de la demanda animó cada vez a más empresas a ofrecer estos productos.

Comparar para obtener el mejor servicio

Ahora que conoces toda la información acerca de este instrumento financiero, solo podemos recomendarte que no te conformes con el primer minicrédito que encuentres. Lo ideal es que selecciones aquellas compañías que se adapten a lo que necesites y estudies los minicréditos de todas ellas hasta encontrar el que más te convenga.

Puedes hacerlo por tu cuenta o buscar un comparador fiable como Bonsai Finance que te ofrezca información actualizada sobre todos los minicréditos que hay en el mercado actualmente. Esto puede ahorrarte mucho tiempo y ofrecerte una información muy valiosa que te ayudará a decidir mejor.

Di sí a la primavera

En definitiva, te hemos demostrado que ningún percance económico tiene por qué hacerte rechazar planes o hacerte ver apurado en los meses de primavera. Obviamente, debes actuar con responsabilidad y plantearte si verdaderamente tu posición económica te permitirá devolver el dinero que estás solicitando, ya que, de lo contrario, podrías sufrir graves consecuencias.

Lo que sí es cierto es que no tienes por qué renunciar a esos planes que te divierten y te sacan de la monotonía por estar pasando un bache económico. Si se trata de algo temporal, podrás hacer frente, de sobra, al pago en el plazo de amortización que te ofrezcan las compañías financieras.

De esta forma, no tendrás que renunciar a nada. Por un lado, podrás acudir a aquellos planes sociales que te interesen con tu familia o tus amigos para disfrutar de esos momentos tan importantes y divertidos. Y, de igual manera, podrás hacer frente a esos gastos extra que suelen aparecer en primavera, como la compra de material escolar, la renovación del armario tanto para ti como para tu familia o la aportación de dinero para excursiones de final de curso o la propia fiesta de cierre antes del verano.

Por tanto, no dudes en informarte sobre los minicreditos si crees que va a hacerte falta un apoyo extra de liquidez en los próximos meses.