Minicreditos Sin Papeleos

En el mundo de la financiación rápida puedes encontrar lo que busques en la mayoría de las ocasiones. Este es el caso de los minicreditos sin papeleos, una solución de urgencia para aquellas personas que tienen que afrontar un compromiso y no cuentan con una nómina. Ahora bien, para sacarles el máximo partido, es bueno que conozcas sus pros y contras.

Aquí te hablaremos de las características de estos productos financieros, las ventajas, inconvenientes y cómo valorar si es el tipo de operación que más te conviene para tus contratiempos. De esta forma, te resultará más fácil tomar una decisión con criterio y sacar el máximo rendimiento a la operación.

Qué son los minicreditos sin papeleos

Minicreditos Sin Papeleos

Los minicreditos sin papeleos responden a dos cuestiones fundamentales. La primera de ellas, que son cantidades pequeñas y, por lo tanto, no tiene mucho sentido eternizar los trámites. Por otra parte, como no vas a tardar mucho tiempo en devolver la cantidad prestada, tampoco procede pedir demasiada documentación. El objetivo es que te resulte más sencillo solicitar un préstamo cuando de verdad necesitas dinero urgentemente.

No menos importante es el plazo de concesión. Uno de los problemas más frecuentes de otro tipo de financiaciones es la falta de inmediatez en la recepción del dinero. La mayoría de las personas que solicitan estos créditos lo hacen porque les urge el dinero. Este producto financiero destaca por ser de concesión inmediata, de manera que no perderás el tiempo en interminables idas y venidas que pueden ser letales para tu estabilidad financiera.

Finalmente, es importante que destaquemos cuál es la operativa que utilizan las compañías en la mayoría de las ocasiones. Piensa que hoy el sector financiero está totalmente digitalizado y que las empresas fintech tienen una parte significativa del negocio financiero. Al no tener que acudir a una oficina a solicitar el préstamo, serás tú quien compare qué tipo de producto te interesa realmente.

Origen de los minicréditos

Aunque los créditos siempre han existido, su popularización a amplias capas de la sociedad para gastos puntuales es relativamente reciente. La bajada de los tipos de interés sostenida a partir de la década de 1990 ha influido, y mucho, en que las empresas crediticias quieran abrirse a nuevos segmentos de población.

Además, la actual estructura admite la posibilidad de que una persona que no tenga una nómina pueda pagar el préstamo. La realidad económica ha hecho que las empresas crediticias tengan que admitir esta posibilidad. Si a ello le añades que el sector de las fintech es uno de los más competitivos, tienes todos los ingredientes para que, a partir de 2010, se disparasen las concesiones.

Minicreditos sin papeles

Los minicréditos sin papeles se basan en la siguiente lógica: quien pueda pagar, ha de poder acceder a la financiación. Esto significa que no es necesario tener una nómina o propiedades para poder pagar los préstamos. Además, el objetivo es facilitar el trabajo para acelerar la concesión de los préstamos. Lo que sí es importante es que tus ingresos sean regulares.

Por ejemplo, si dispones de un tipo de ingreso eventual o con fluctuaciones en una época del año, pero coincide con la fecha de solicitud del préstamo y es suficiente para afrontar el pago, puede que la entidad acepte tu solicitud. Esto puede ocurrir con bastante frecuencia, por ejemplo, en el caso de los trabajadores con régimen fijo discontinuo o con los autónomos de sectores relacionados con el turismo.

El minicrédito sin papeles no es un brindis al sol, ni una irresponsabilidad por parte de la empresa crediticia. Es una herramienta concebida para que, aquellas personas que tienen capacidad de pagar pequeños créditos y cuentan con urgencias, puedan acceder a la financiación, ni más ni menos.

Minicreditos sin papeleos al instante

La concesión de los minicreditos sin papeleos al instante es inmediata porque, afortunadamente, hoy existen métodos de verificación para comprobar si una persona está o no en condiciones de devolver la cantidad. En la época digital, las empresas fintech hacen un uso intensivo de las nuevas tecnologías para ofrecer rapidez.

Lo normal es que, una vez que realices la solicitud, en un máximo de 15 minutos tengas una respuesta definitiva. Por otra parte, has de tener en cuenta que el ingreso de la cantidad también es rápido, aunque dependerá del banco con el que trabajes; puede ser instantáneo o tardar hasta 48 horas según el caso.

Por lo tanto, este tipo de minicréditos son una buena solución si tienes un apuro puntual y las consecuencias de no pagar esa letra o factura son muy grandes. De esta forma, solucionarás el problema y podrás seguir con el día a día de tus ocupaciones o actividades profesionales.

Las ventajas e inconvenientes de los minicreditos sin papeles

Lo cierto es que los minicréditos sin papeles han cambiado la vida a muchas personas porque han supuesto una ayuda para solventar una situación complicada. Como en la mayoría de los casos, este tipo de operación tiene sus ventajas e inconvenientes, pero, por lo que hemos podido comprobar, lo principal es que sepas utilizar con criterio esta herramienta a tu favor cuando la necesites. Si tienes en cuenta este aspecto, estamos seguros de que te resultará más sencillo elegir con criterio.

Para hacerte la elección más sencilla, hemos decidido hacer un listado de beneficios e inconvenientes. De esta manera, podrás valorar si este tipo de crédito es el que te interesa o si, por el contrario, deberías buscar otra forma de financiación.

1. Capacidad de respuesta

El primer beneficio (y principal) de conseguir este tipo de minicrédito es que, ante una letra o pago imprevisto, tendrás una capacidad de respuesta. No nos engañemos, la mayoría de las ocasiones en que solicitas este tipo de crédito hay un problema de liquidez puntual que tienes que solucionar.

Aunque los minicréditos sin papeleos no te van a solucionar tus problemas estructurales, sí que son una primera solución para equilibrar tus finanzas. Si los utilizas con conocimiento de causa, y sabiendo que son tan solo un remedio puntual, irás por buen camino. A largo plazo, no deberías recurrir a este método por una cuestión de eficiencia económica.

Por otra parte, el coste de oportunidad de no atender una obligación financiera es mucho mayor que los intereses que vayas a pagar. Por ese motivo, utilizar esta forma de financiación es una posibilidad que puede ayudarte en determinados momentos.

2. Facilidades de concesión

En segundo lugar, los minicréditos sin papeleos son una opción interesante si no quieres dar explicaciones para obtener financiación o si estás en un momento complicado, porque no te van a exigir nómina ni propiedades a tu cargo. Lo cierto es que en este tipo de operación lo principal es la confianza que la empresa tenga en tu capacidad de pago.

En este sentido, lo principal es que demuestres que puedes pagar la cantidad que te presten. Aunque parezca obvio, la nómina no es la única garantía. Por ejemplo, si tienes unos ingresos regulares porque eres autónomo, también podrían valer para viabilizar la operación. De todas formas, lo importante es que acelerará la tramitación.

3. Facilidades para la devolución

Por otra parte, hay que recordar que, en la mayoría de las ocasiones, la cantidad que te van a prestar es pequeña, de manera que no tendrás demasiado problema en devolverla si tienes una fuente de ingresos. Si lo ves desde esa perspectiva, te prestan poco dinero, pero también es mucho más fácil de reintegrar, con lo que te ahorrarás problemas a medio plazo.

Además, algunas empresas crediticias admiten la posibilidad de la prórroga si te retrasas en el pago. De esta manera, y a cambio de un interés mayor, podrás aplazar el pago para cumplir con tu obligación. Hoy, es relativamente fácil encontrar una compañía que te dé estas facilidades.

4. Ingreso en cuenta rápido

Finalmente, no podemos dejar de destacar la rapidez en la concesión de los microcréditos y en tener el dinero en tu cuenta bancaria. Indudablemente, si tienes necesidad de respuesta rápida esta es la mejor posibilidad a tu disposición porque en menos de 48 horas el dinero estará en tu cuenta corriente.

Ahora bien, tenemos que decir que esto puede cambiar en función de las pautas de colaboración que tenga cada empresa crediticia. Como principio general, si los bancos con los que trabajáis coinciden, la concesión del dinero será prácticamente instantánea. Si no, la transferencia puede demorarse uno o dos días.

5. Cantidades reducidas

El primer inconveniente de este tipo de producto financiero reside en las cantidades porque, al no requerir documentación, no suelen ofrecer mucho dinero, sobre todo en la primera operación. Como es un producto para el que no se exige apenas documentación y las garantías requeridas son menores, no ha de extrañar que la entidad se quiera curar en salud.

No obstante, has de tener en cuenta que algunas empresas crediticias admiten la posibilidad de aumentar la cantidad de los préstamos a la segunda vez si comprueban que has pagado en tiempo y forma.

6. Intereses más altos

Otro aspecto que has de considerar es el de los intereses, que serán más altos que en otro tipo de operaciones financieras. No en vano, la compañía tiene que conseguir garantías para que la operación sea viable y reducir el riesgo. Lo más habitual es que, para cubrir cualquier incidencia, se soliciten unos intereses por encima de lo que el mercado exige en condiciones normales.

Ten presente esto a la hora de decidir si este es el tipo de crédito que necesitas para ti porque quizás te interesen otras fórmulas de financiación sin no te resulta urgente. Al final, se trata de que no tengas que pagar más de lo esencial. Muchas personas pagan más de lo que deben por no haber sabido elegir bien el tipo de préstamo que necesitaban.

7. Consecuencias negativas en caso de impago

Por otra parte, conviene que no olvides lo siguiente: no devolver el préstamo en tiempo y forma tiene unas mayores consecuencias a las que se dan en otros casos. Básicamente, el principal problema reside en que, si no devuelves el dinero, no conseguirás que te hagan préstamos en ningún otro lugar, sobre todo si ya tenías el precedente de estar en RAI o ASNEF.

Esto significa que solo deberías pedir estos minicréditos si son estrictamente necesarios. Además, plantéate con realismo cuál es la cantidad que necesitas e, igualmente, cuánto puedes pagar. Si haces este cálculo, te resultará mucho más fácil salir airoso.

El consejo de Bonsai Finance

Las nuevas formas de financiación nos pueden facilitar la vida si sabemos utilizarlas para lo que corresponden. A veces, es posible que necesitemos un ingreso eventual pero no encontramos quien nos puede facilitar la operación. Es ahí donde los minicréditos sin papeles pueden solucionar coyunturas complicadas. Ahora bien, lo principal es que sepas qué puedes esperar de cada operación, los intereses que vas a pagar y los problemas que te puede resolver. Por ejemplo, si tienes que pagar una letra o un imprevisto, esta es una de las opciones más interesantes que hay en el mercado.

Realmente, la mayoría de los problemas importantes relacionados con estos productos están derivados del desconocimiento de las condiciones previas por parte del prestatario. Esto implica que el usuario tiene que revisar bien la viabilidad de cada operación, pero, también, que debe utilizar herramientas que permitan comparar entre varias opciones para elegir la que más convenga. Afortunadamente, hoy existen métodos que te facilitan las cosas porque la figura del comparador está generalizada a la hora de elegir productos financieros.

Los minicreditos sin papeleos son una opción interesante para situaciones concretas y a corto plazo. En Bonsai Finance, consideramos que en este caso puedes valorar su contratación, siempre y cuando tengas la certeza absoluta de que lo vas a pagar porque el coste de oportunidad de no hacerlo es francamente elevado. Por ese motivo, te animamos a que utilices nuestra herramienta para comparar las distintas opciones que hay en el mercado y, de esta forma, encontrar cuál es el producto que más te interesa.