Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Pedir Prestamo Sin Nomina
16 Abr 2019

Pedir Prestamo Sin Nomina

Hace unos años, pedir un prestamo sin nomina era impensable, ya que este documento era uno de los principales requisitos que pedían las entidades financieras para prestar dinero. Hoy en día, la crisis y los hábitos cambiantes de los consumidores han provocado una mayor flexibilidad en el mercado crediticio, apareciendo productos muy interesantes que buscan llegar al mayor número de personas posible.

Aunque los requisitos para pedir préstamos se hayan relajado, no puedes olvidar que los prestamistas corren mayores riesgos de impago, por lo que estos productos tienen unas características diferentes a los más conocidos.

Cómo pedir un prestamo sin nomina

Para pedir préstamos sin nóminas tendrás que cumplir otra serie de requisitos, entre los que se encuentran:

  1. Demostrar que tienes ingresos recurrentes hasta la fecha en la que finalices la devolución del dinero. Estos ingresos pueden ser derivados de una pensión o de la prestación por desempleo y, por supuesto, tienen que ser demostrables. Es decir, que no es tan importante el origen como que todo esté documentado.
  2. Guiarte por el valor de la responsabilidad. A la hora de pedir dinero prestado es importante que actuemos conforme al sentido común y la responsabilidad. Dedica un tiempo a reflexionar cuánto dinero realmente necesitas, en cuántos plazos puedes devolverlo y si vas a poder cumplir sin problemas. Ten en cuenta que los préstamos llevan aparejados una serie de comisiones e intereses que, al final, aumentarán la cuantía a devolver. Infórmate de la «letra pequeña» de estos productos antes de firmar nada.

Características de los préstamos sin nómina

En primer lugar, has de saber que, mientras que los préstamos al uso (es decir, con nómina) son concedidos por entidades bancarias tradicionales, los que no piden este requisito los otorgan, normalmente, empresas privadas. Esto conlleva diferencias sustanciales entre ambos productos.

Así, la cantidad que puedes pedir en un préstamo sin nómina será inferior al de los bancos y el motivo es el que hemos indicado más arriba: se trata de un producto que entraña más riesgo. Esta cantidad varía dependiendo de la empresa a la que acudamos, pero normalmente no excede los 10 000 euros.

Con respecto a los intereses, también suelen ser un poco más altos de lo habitual, aunque hay empresas que ajustan bastante los márgenes y dan préstamos a un precio muy competitivo. En cualquier caso, lo normal es que, al asumir más riesgos el prestamista, encarezca más sus productos.

Casi no vas a necesitar papeleos para pedirlo. Además, una vez que acepten tu solicitud, suelen ser bastante rápidos al ingresar el dinero en tu cuenta. Solo necesitarás acceso a internet para comenzar los trámites. Te pedirán que rellenes una serie de datos personales y que adjuntes la justificación de que tienes ingresos recurrentes (como hemos mencionado antes). Envía todo online y espera unas horas hasta que lo revisen y lo aprueben. Como verás es muy sencillo y rápido, por lo que es el producto ideal para hacer frente a gastos inesperados que te hayan surgido.

Qué pasa si estás en ASNEF

ASNEF es una asociación que reúne a entidades de varios sectores del mercado (entre ellos, los bancos) y que gestionan la lista conocida como «morosos». Esta lista es consultada por cualquiera que vaya a prestar dinero de manera que, si el solicitante está dentro, se suele denegar su petición.

Al igual que pasa con la nómina, las personas que están en esta «lista negra» se han visto sin la capacidad de hacer frente a pagos inesperados, ya que nadie les prestaba dinero. Sin embargo, existen en el mercado productos para todos aquellos que se encuentran en estas dos situaciones: no tienen nómina y están en la lista de morosos.

Un grupo especialmente «marginado» tradicionalmente en el mercado crediticio es el de los autónomos, pieza clave en la economía de nuestro país, que no tienen nómina como tal. Esto ha provocado que, en el pasado, tuvieran muchos problemas a la hora de financiar ciertos gastos y realmente es algo injusto, ya que demostrando sus ingresos son igual de válidos que los demás para devolver la cantidad prestada.

Este colectivo ha visto en la posibilidad de pedir préstamos sin nómina una oportunidad para acceder al crédito que le negaban, durante años, las entidades crediticias. Si bien es cierto que, con el aumento de españoles que están emprendiendo hoy en día, más de un banco está lanzando al mercado productos mucho menos rígidos que cubran las necesidades financieras de estas personas.

Plazos para devolver el préstamo

Una parte importante de estos préstamos es acordar en cuántos plazos se podrá devolver el dinero. Como pasa con otros productos, cuantas más cuotas más intereses pagarás y viceversa. La ventaja es que la cantidad de esas cuotas será más baja y se podrá pagar más cómodamente. Saber qué te interesa más es una decisión muy personal, normalmente, las empresas crediticias te darán varias posibilidades para que elijas la que más te convenga.

Si tienes varios préstamos, aunque tengas ganas de «quitártelos de encima», es mejor alargar las cuotas, ya que así te aseguras que lo devolverás sin problemas. Pedir un crédito para pagar otro no es buena idea porque, a la larga, los intereses serán bastante altos y puede que acabes pagándolo caro.

En relación con esto, otro de los errores que podemos cometer a la hora de pedir préstamos es focalizarnos en la primera oferta que encontremos, sin compararla con otras. Es importante que mires los requisitos de varias entidades, ya que hay un gran abanico de productos en el que podrás optar al que mejor se adecue a tus necesidades.

En definitiva, el mercado crediticio se ha flexibilizado bastante y, hoy en día, pedir un prestamo sin nomina es posible. Eso sí, tendrás que cumplir una serie de requisitos, que vendrán definidos por la empresa que preste el dinero, pero que no suelen ir más allá de que seas mayor de edad, con DNI español y que acredites que tienes ingresos regulares, ya sea el paro, una pensión o la facturación mensual como autónomo.