Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
te Convendrían los Creditos Urgentes
13 Feb 2019

¿Por Qué te Convendrían los Creditos Urgentes?

Los creditos urgentes han evolucionado mucho en los últimos tiempos. Han cambiado sus condiciones, las cuales se han ido revelando como mucho más favorables para los consumidores. ¿Qué es lo que ha pasado a lo largo de las últimas décadas para que estos productos financieros, por decirlo de una manera clara, hayan sido perfeccionados?

En los siguientes apartados podrás comprobar qué cambios han supuesto que los créditos urgentes hayan incrementado de una manera notable sus cuotas de mercado. Presta atención a lo que te vamos a contar.

Los orígenes de los creditos urgentes

Podemos considerar que este tipo de créditos existe desde que se puso en práctica de un modo reglado el préstamo de dinero con intereses añadidos. Sin embargo, has de tener en cuenta que la multiplicidad de formas de operar de los prestamistas (tanto personales como bancarios) impedía comparar unas clases de préstamos con otros. Por lo tanto, también resultaba complicado comparar la urgencia con la que se entregaba el dinero, dado que existían formatos de créditos muy diferentes.

Los primeros créditos rápidos homologados

De todas maneras, por ejemplo, en la década de los noventa del siglo pasado los españoles empezamos a tener constancia, gracias a sus anuncios publicitarios, de la existencia de empresas de crédito que presentaban la rapidez en la concesión de los fondos como su principal ventaja. De esta manera, se nos daba una mayor seguridad sobre estos productos financieros. Hasta entonces, sabíamos que existían, pero se encontraban fuera del circuito de los grandes bancos.

Por consiguiente, podemos confirmar que, por entonces, recurrir a los créditos rápidos no era lo normal. Lo habitual era gestionar créditos por cuantías más altas y con plazos de devolución más largos. Estos trámites se realizaban en los bancos de una forma, en ocasiones, casi familiar. No eran raros, de hecho, los casos en los que existía una relación de confianza ganada durante años entre los bancarios y los clientes.

Para conseguir créditos con una mayor urgencia y por cantidades más pequeñas, ya se empezaba a recurrir a estas entidades alternativas de crédito. No obstante, estos productos financieros eran considerados secundarios y tenían unos intereses sustancialmente más altos que los comunes. Por eso su cuota de mercado era más baja y muchos consumidores incluso los desconocían o desechaban.

Este contexto iba a cambiar con la llegada de nuevas tecnologías. Toma nota.

Internet revoluciona los créditos rápidos

Sin embargo, un salto de calidad iba a llegar para todo el sector que ofrecía vías de financiación a los emprendedores y ahorradores. Una mejora en las condiciones de operatividad de la que no solo iba a salir beneficiado el usuario. Lógicamente, también iba a suponer una gran ventaja, en relación con las maneras de proceder anteriores, para las entidades de crédito. Tanto para los bancos tradicionales como para esas entidades alternativas que ya se habían estado dedicando previamente a comercializar los créditos inmediatos.

Ambas se beneficiarían de la normalización de Internet en el trabajo diario de estas empresas. No obstante, las entidades alternativas de crédito iban a explotar de una forma más directa las posibilidades de interconexión por encima del tiempo y del espacio que permitía esta moderna tecnología de conexión de datos. Ten en cuenta que los bancos tradicionales iban a seguir ofreciendo, como parte de su modelo de negocio, un trato cercano que no estaba entre las prioridades de la banca alternativa por Internet.

Porque, precisamente, la banca online alternativa a la tradicional iba a mostrar como una ventaja comparativa la posibilidad de saltarse los formalismos del trato personal de las entidades convencionales. La base de sus procedimientos, por lo tanto, consistía en eliminar trámites. En resumidas cuentas: cuantos menos trámites, mejor. En este sentido, Internet favorecía poder tramitar desde la comodidad de casa cualquier solicitud.

Pero estaba todavía por suceder otro contexto que haría todavía más atractivos estos créditos.

La crisis de 2008 dispara la demanda de los créditos urgentes

Si la popularización de Internet había perfeccionado la oferta de los créditos rápidos, la crisis económica que afrontó nuestro país desde 2008 propició un indudable incremento de la demanda de estos productos financieros. Hemos de recordar que esta crisis estructural provocaría una reestructuración del sector bancario que pasó por su intervención pública. Como contrapartida a estas ayudas, se exigieron a la banca medidas de control para no cometer errores pasados. Evitar los impagos de los créditos concedidos, muchos de los cuales no eran devueltos, fue una de ellas. Así que los bancos de toda la vida comenzaron a solicitar requisitos más estrictos que anteriormente para aprobar los créditos. Entre estos, destacamos contar con una nómina o un aval o no estar incluido en los ficheros de morosos de RAI y ASNEF.

Pero, como los ciudadanos seguían requiriendo financiación, buscaron otras alternativas. Como empresa intermediaria entre prestamistas y prestatarios, en Bonsai Finance nos congratula ofrecerte información acerca de las entidades que gestionan los créditos inmediatos.

¿Cuáles son los beneficios principales de los créditos rápidos?

El principal es el que implica operar por Internet. De este modo, no tendrás que presentar fotocopias de documentos, sino que los vas a poder adjuntar cómodamente desde tu ordenador. El ahorro de tiempo y dinero no solo es evidente en la eliminación de este trámite, sino también en la de las gestiones presenciales en las sucursales. Acuérdate de que, para completar muchas de ellas, habías de hacer largas colas.

Si seleccionas tu préstamo (cantidades, por ejemplo, de entre 300 y 800 euros y el plazo en el que te comprometes a devolverlas) desde el simulador de nuestra página web e introduces unos sencillos datos personales y bancarios, se generarán los intereses correspondientes. Y, si la operación se aprueba, podrás disfrutar del dinero que requieres de la forma más rápida. No tendrás que esperar a ningún horario de apertura para hacer todos estos trámites.

La otra gran ventaja es que no vas a tener que ceñirte a los requisitos severos de los bancos tradicionales. Simplemente bastará con acreditar unos ingresos regulares. Estos, de hecho, pueden superar las cuantías de las nóminas.

En definitiva, opta por creditos urgentes para los pagos puntuales (multas, productos en oferta, etc.) que no pueden esperar.