Prestamos inmediatos

Los prestamos inmediatos se han hecho un hueco entre las preferencias de los empresarios y ahorradores españoles. Y es que el hecho de que puedas disfrutar del dinero con gran rapidez es algo que, en el marco de las operaciones económicas actuales, se aprecia mucho.

Por eso, los clientes habituales de los bancos han venido a buscar en las entidades de intermediación de préstamos, como la nuestra, unas condiciones y un trato que agilicen sus operaciones económicas más urgentes. Pero te preguntarás: ¿cómo hemos llegado hasta esta situación? Este tipo de entidades alternativas de crédito ya existían desde hacía muchos años, pero se han consolidado como una alternativa de financiación a tener en cuenta. Te explicamos, en las siguientes líneas, los motivos de la buena posición alcanzada.

Los prestamos inmediatos son más demandados en los contextos difíciles

En situaciones complicadas, puede ser más oportuna la aportación de fuentes de financiación adicionales. En este sentido, los prestamos inmediatos son unos productos financieros que se adaptan perfectamente a las necesidades de los emprendedores y ahorradores.

Y es que la crisis económica que empezó en 2008, pese a que ya se han notado efectos de la recuperación, ha dificultado el acceso a las vías de financiación tradicionales. Sin embargo, las necesidades puntuales de dinero con inmediatez han seguido existiendo. El problema, para muchas personas que lo necesitaban, ha consistido en que los bancos no se lo prestaban o no se lo concedían con la misma rapidez que años atrás.

Esta ha sido una de las consecuencias de la citada crisis, la cual también está detrás del crecimiento de los préstamos de dinero rápido. Los Departamentos de Riesgos de los bancos se han puesto más duros con los requisitos a exigir para la concesión de los préstamos.

Sin duda, este incremento de las exigencias ha complicado un acceso rápido al crédito; que es, precisamente, lo que necesitan muchos emprendedores o quienes tienen que tapar algún que otro agujero. Ten en cuenta que, si te piden demasiados requisitos, corres dos riesgos: que no te concedan el préstamo o, cuando te lo aprueben, llegues tarde al pago que tienes que realizar.

Los requisitos que te van a solicitar son diversos, como, por ejemplo, la presentación de avales y nóminas o la demostración de que no figuras en los censos de morosos que llevan a cabo las asociaciones RAI y ASNEF. Es posible que tengas la capacidad, tras hacer algunas gestiones, de reunir todas estas garantías. Pero también puedes tardar demasiado en conseguirlas y que te aprueben la operación. El tiempo, en determinadas operaciones económicas, es oro. Y no abordarlas cuando toca puede hacer que pierdas dinero o la misma posibilidad de realizar la transacción que te interesa.

Por lo tanto, te interesa conocer las características de los préstamos inmediatos. A continuación, te las contamos.

Los prestamos online inmediatos son garantías de rapidez

Prestamos inmediatos

Efectivamente, ya que la llegada del dinero con la máxima urgencia es una de las características más relevantes y valoradas de estos productos financieros, esta inmediatez les ha dado una cierta ventaja. En este aspecto, sobre los que te ofrecen en la banca convencional.

Y esta diferencia no solo se debe a que las exigencias de las garantías de devolución no son tan severas (por ejemplo, puedes acreditar que tienes la capacidad suficiente para devolver el préstamo mediante unos ingresos regulares). No cabe duda de que la agilidad en las gestiones también depende de la posibilidad de llevarlas a cabo por Internet.

Este aprovechamiento de las nuevas tecnologías permite que tanto las entidades de intermediación de préstamos como los clientes podamos optimizar el tiempo que dedicamos a los trámites. Poder hacerlos online supone un innegable ahorro en tiempo y dinero. Ya no va a hacer falta ponerse a la cola frente a la ventanilla de las entidades bancarias ni tendrás que adaptarte a sus horarios de apertura, los cuales no siempre te van a venir bien. Ahora vas a poder realizar todas las operaciones sin perder la comodidad de estar en tu propia casa. A la hora que prefieras y a un solo clic. Asimismo, tampoco vas a tener que estar pendiente de fotocopiar documentos, así que eso que también te ahorras.

Aprende cómo gestionar tú mismo los prestamos inmediatos online

Operar por Internet no solo es más cómodo que hacerlo de manera presencial, sino que también resulta más práctico. Entre las facilidades que te ofrecemos, destacamos la de poder solicitar justo la clase de préstamo que necesitas desde tu teclado. El trámite es tan sencillo como entrar a nuestra página web y, en la parte del simulador de préstamos, elegir el importe del que quieres y el plazo de tiempo que necesitarás para poder devolverlo. Cuando introduzcas estas preferencias, inmediatamente, se te informará de los honorarios que tendrás que abonar por la concesión del préstamo.

Si ya has comprobado lo fácil que es seleccionar el préstamo que más te convenga, tampoco te sorprenderá la sencillez mediante la que vas a poder introducir los datos que te pedimos para acreditar tu capacidad de devolución. Recuerda, por otra parte, que estos datos personales y bancarios son muy simples y comunicarlos no te supondrá ningún inconvenientes. En resumidas cuentas, son los mínimos que, en estos casos, te podemos pedir. Nos referimos a datos como tu DNI (para comprobar que tienes entre 18 y 65 años), la documentación que demuestre que cuentas con unos ingresos regulares y un número de teléfono móvil mediante el que te podamos informar acerca de las gestiones relacionadas con tu préstamo.

Por otro lado, en la línea de la urgencia que te afecta, hemos de confirmarte que tanto la aprobación o desestimación (esperamos que el resultado sea la primera de estas dos opciones) serán comunicadas de la manera más rápida posible. Una vez se haya evaluado positivamente la concesión del préstamo, la llegada del dinero a tu cuenta corriente será cuestión de horas.

En definitiva, los prestamos inmediatos se han convertido en opciones de financiación muy valiosas para quienes no pueden esperar demasiado para realizar determinados pagos puntuales: multa con recargo, producto o servicio en oferta, obras necesarias para conseguir ingresos…