Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Prestamos Online Características
24 Feb 2019

Prestamos Online: Características, Requisitos y Ventajas

Los prestamos online son una de las herramientas más utilizadas en casos urgentes en los que se necesita liquidez. A pesar de esto, aún son muchos los consumidores que tienen reparos a la hora de contratar estos productos. Normalmente, eso se debe al desconocimiento de su funcionamiento y de sus condiciones. Por ello, en este artículo vamos a profundizar a este respecto.

Préstamos online: características principales

Algo muy importante que debes tener presente es que las características de este tipo de financiación dependen de la empresa que lo ofrezca. Es decir, cada entidad financiera impone sus reglas, algo que se ve reflejado en las características de los préstamos en Internet.

No obstante, hay una serie de cuestiones que suelen ser comunes en prácticamente todos estos préstamos. Veamos.

1. Rapidez en la gestión y disponibilidad del dinero

La primera de ellas es que la recepción del dinero es mucho más rápida. Cuando pensamos en un préstamo tradicional, lo primero que nos viene a la cabeza es la espera. Antes de recibir el dinero habrá que reunirse con el personal del banco, explicar para qué se quiere el dinero, rellenar un formulario o solicitud y esperar algunos días mientras estudian la propuesta. Después de esto, habrá que volver al banco para firmar el contrato del préstamo, si es que nos lo aceptan, y después aún puede tardar el dinero unos días en estar disponible.

Todas esas esperas se eliminan en el entorno digital. Obviamente, esto se debe a que en el ecosistema de Internet lo que prima es la inmediatez. Por tanto, tener que esperar varios días e incluso semanas para recibir el dinero que hemos solicitado está totalmente fuera de lugar.

2. Cantidades más bajas

Por otro lado, es importante destacar que las cantidades a las que puedes acceder mediante los productos financieros online son siempre más bajas. Mientras que en un banco podrás acceder a una financiación de 50 000 euros, en Internet la cifra es mucho más reducida.

La mayoría de las empresas ofrecen hasta 1.000 euros, aunque es cierto que cada vez son más las financieras que incluyen entre sus productos préstamos más altos que alcanzan los 5.000 y los 10 000 euros. De nuevo, todo dependerá de las condiciones de la entidad.

3. Plazo de devolución más reducido

Hay que prestar especial atención a este factor. Mientras que en los préstamos tradicionales cuentas con varios meses para saldar la deuda, en Internet la cosa cambia. Dependiendo de la cuantía que pidas, el plazo de devolución se moverá entre 1 y 3 meses. Para grandes cantidades que superen los 5.000 euros es posible encontrar plazos de devolución de 6 meses.

Esto puede ser interpretado como una ventaja o como una desventaja. Si te centras en el lado positivo, un plazo de devolución corto hará que saldes tu deuda antes y que no se convierta en algo perpetuo que lastre tus finanzas personales durante un largo periodo. Pero si miras la parte negativa, estarás de acuerdo con nosotros en que, en muchos casos, se trata de mucho dinero a devolver en muy poco tiempo, lo cual puede ahogarte financieramente.

Frecuentemente se intuye que estas medidas han sido diseñadas así para que las personas solo recurran a este tipo de financiación cuando saben que lo que están pidiendo es dinero que van a recibir seguro en un periodo corto de tiempo. No obstante, todo dependerá de tus circunstancias y necesidades. No olvides tener esto en cuenta.

4. Requisitos menos estrictos

Una de las principales razones por las que muchos consumidores descartan acudir a una entidad bancaria para hacerse con un préstamo es la dureza de sus requisitos. Prácticamente ningún banco va a concederte financiación sin que tengas una nómina fija de más de 600 u 800 euros. Por otro lado, es muy posible que te exijan un aval, algo que a muchos consumidores les molesta, ya que tienen que implicar en sus asuntos a familiares o personas cercanas a la familia.

Otra de las cuestiones menos populares que requieren los bancos es la tenencia de propiedades para avalar el préstamo, lo cual también pone en una situación complicada a muchos clientes. En definitiva, la mayoría de los requisitos que imponen las entidades financieras tradicionales no contentan a sus clientes. Por ello, cada vez son más las personas que se decantan por la financiación por Internet.

Lo primero que debes saber es que ninguna empresa crediticia en Internet va a pedirte un aval. Es decir, no tendrás que comprometer a familiares ni amigos en caso de que necesites un préstamo. Por otro lado, tampoco van a exigirte tener propiedades. Solo en muy contados casos, en los que la financiación que va a concederse es muy elevada, se pide tener un vehículo con el que hacer frente al pago en caso de insolvencia.

Es interesante saber que tampoco se te requerirá tener una nómina. Solo te pedirán que acredites la percepción de unos ingresos mínimos regulares, pero estos no tienen por qué ser una nómina como tal o una pensión. Por tanto, es mucho más fácil acceder a los préstamos en Internet que a los tradicionales.

5. Intereses más altos

Al hilo de la cuestión de la que hablábamos anteriormente, es interesante saber que como contrapunto de los requisitos más laxos, las entidades en Internet cobran un interés bastante más alto. Esta cuestión debes tenerla presente y estudiarla para saber si te compensa pedir un préstamo en Internet verdaderamente.

Dado que los prestamos online suponen una mayor inseguridad para la entidad de crédito, los intereses que cobra son más altos para asegurarse la devolución del dinero. A fin de cuentas, tener pocos requisitos supone una mayor inseguridad de que el cliente vaya a devolver el dinero. Por este motivo, cobran intereses más altos que suplan aquellos préstamos que no consiguen obtener o que se demoran más de la cuenta.

Por otro lado, los intereses de demora y otros cargos relacionados con el no cumplimiento del pago son mucho más altos que en las entidades de crédito normal. Lo que sí resulta interesante de esto de cara a los consumidores es que muchas empresas que ofrecen prestamos en Internet te ofrecen el primero de forma gratuita. Es decir, que en el primer préstamo que pidas no tendrás que pagar intereses.

Por tanto, puedes agotar todos los préstamos de las diferentes compañías sin pagar ningún interés. Además, en base a tu capacidad de respuesta hacia la devolución del dinero cada entidad te puntuará y te impondrá un interés más alto u otro.

6. No cobran comisiones

Por último, vamos a hacer hincapié en que las empresas de crédito en Internet no cobran ningún tipo de comisión. Es decir, no tendrás que hacer frente al pago de comisiones de aperturas, las que te cobran en los bancos por estudiar tu petición ni ningún otro pago añadido que en un principio puede quedar poco claro.

Por el contrario, devolverás únicamente la cantidad que has pagado y la cuantía que supongan los intereses aplicados. Ni más, ni menos.

Requisitos para acceder a los prestamos online

Otro factor muy importante que debe tenerse en cuenta en los prestamos online es que los requisitos son mucho más laxos. Aunque ya te hemos explicado esto en el epígrafe anterior, en esta ocasión vamos a profundizar un poco más acerca de estas condiciones que has de cumplir para acceder a la financiación en Internet.

1. Ser mayor de edad y residir en España

Este es un requisito indispensable que prácticamente todas las entidades imponen a sus clientes. Si tienes más de 18 años ya podrás hacer una solicitud de préstamo online. También será necesario que tengas una residencia en España, ya que en dicha solicitud te pedirán que aportes una dirección.

En caso de que no residas en España, no podrás acceder a este tipo de financiación. Igual que si eres menor de edad. No obstante, ambos requisitos son muy fáciles de cumplir.

2. Tener un documento identificativo en vigor

Es importante que tengas tu DNI o NIE en vigor cuando te dispongas a pedir el crédito. Deberás aportar junto con tu solicitud una fotocopia del mismo. Por tanto, este debe ser válido y no estar caducado para obtener la aceptación de la financiación.

3. Ser titular de una cuenta bancaria online

Para que puedan depositar el dinero que has pedido en una cuenta, tú has de ser titular de la misma. Por otro lado, lo ideal es que tengas acceso a la banca digital, ya que todo el procedimiento para lograr este tipo de financiación se hace a través de Internet. Por ello, tendrás que comprobar que todo es correcto en el momento en el que se te hace el ingreso de la cantidad que has pedido.

4. Tener línea móvil y un correo electrónico

De nuevo, dos condiciones muy fáciles de cumplimentar. En nuestros días, ¿quién no tiene una línea de teléfono y un correo electrónico? La necesidad de aportar esta información no es otra que la de ofrecer facilidades a la empresa en caso de que quieran ponerse en contacto contigo. En caso de que haya cualquier problema o de que tengan que comunicarte cualquier cambio, lo ideal es que cuenten con un teléfono o un email donde localizarte.

5. Tener solvencia

Al contrario de lo que piensan muchas personas en cuanto a este tipo de financiación, sí es necesario demostrar que se tiene solvencia. Ninguna empresa va a ofrecerte financiación si no puedes hacer frente a la devolución de la misma. Es cierto que existen productos como los préstamos sin nómina en los que no te requerirán una nómina fija todos los meses.

No obstante, tendrás que acreditar otra serie de ingresos como una pensión, una prestación por desempleo, comprobante de ingresos como autónomos o la percepción de cualquier otro tipo de ayuda económica. Obviamente, si cuentas con un contrato laboral y una nómina regular, mejor que mejor. La cuestión es que si no la tienes, tendrás que acreditar otros ingresos.

Ventajas de los préstamos en Internet

Ahora que conoces toda la información sobre los préstamos en Internet, es hora de que nos centremos en sus ventajas.

1. Velocidad

Lo primero que has de tener en cuenta es la velocidad tanto en el estudio de la solicitud como en la recepción del dinero. Esto supone un beneficio enorme para quienes se encuentran en una posición de necesidad de solvencia urgente. Por tanto, debes tener en cuenta que si buscas rapidez lo mejor son los productos en Internet.

2. Buenas ofertas

Otra cuestión importante es que las empresas crediticias de Internet, al tener mucha competencia, continuamente están sacando ofertas. Por ejemplo, te ofrecerán una rebaja en los intereses o la eliminación de los mismos, te aumentarán el margen de financiación y un largo etcétera de acciones para atraerte como cliente.

De esta manera, gracias a la competencia que existe podrás sacar provecho.

3. Poco papeleo

El papeleo que te exigirán al pedir un préstamo online será muy reducido o prácticamente nulo. Con una fotocopia de tu DNI, un resguardo de tus movimientos bancarios y una copia de una nómina o cobro de pensión o ayuda será suficiente para que te concedan el crédito.

4. No hay letra pequeña

Lo que buscan las entidades de crédito en Internet es que los clientes sepan a qué se atienen al pedir esta financiación. Por ello, te explican todo a la perfección y los contratos no tienen letra pequeña con condiciones escondidas que supongan cobros inesperados para el consumidor o un cambio en las condiciones del préstamo.

Compara y obtén el mayor beneficio

No podemos dar por finalizado este texto sin hacer hincapié en la necesidad de comparar entre los diferentes prestamos online que hay en Internet. El entorno digital ha abierto las puertas a multitud de empresas que ofrecen diferentes productos. Por ello, es importante comparar entre cada uno de ellos para encontrar el que más te beneficie en cuanto a sus condiciones. Así pues, a la hora de comparar no dudes en contar con nosotros.