Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Solicitar Prestamos Con ASNEF
6 Dic 2019

¿Puedes Solicitar Prestamos Con ASNEF?

Los préstamos personales constituyen una de las formas más comunes de financiación a día de hoy. Cada vez son más las personas que optan por dar un respiro a su economía tanto familiar como personal con un extra de dinero que puedes pagar en los plazos que tú quieras, pero las dudas pueden surgir en relación con los prestamos con ASNEF.

No son pocas las ocasiones en las que nos encontramos en listas de morosos que nos dificultan estas tramitaciones, y la mayoría de las veces ocurre por cosas cotidianas como estar en desacuerdo sobre un contrato verbal con tu compañía de teléfono o haberte retrasado un poco en el recibo de la luz. Estas circunstancias hacen que nos preguntemos: ¿se puede o no solicitar un préstamo estando en el registro de ASNEF? Por suerte, la respuesta es que sí en casi todos los casos, todo dependerá de la entidad financiera prestamista en cuestión.

¿Qué es ASNEF?

ASNEF son las siglas de Asociación Nacional de Establecimientos Financieros. Esta asociación incluye tanto a las Administraciones públicas como a empresas privadas de toda clase que puedas imaginar: aseguradoras, entidades bancarias, empresas de telecomunicación y muchas más. El problema es que cuando nos incluyen en esta lista se nos dificulta la posibilidad de solicitar préstamos y, en muchas ocasiones, la persona afectada ni siquiera sabe de la existencia de esta asociación. Por ello, es tan importante conocer qué es como la posibilidad de poder mirar si uno está incluido.

Así, cuando quieras solicitar financiación personal, ¡te resultará mucho más sencillo! Para cualquier consumidor es una situación muy negativa estar dentro de un fichero de morosos. Pero el problema no se centra solo en los trámites burocráticos, sino en una serie de inconvenientes como es la estigmatización entre las empresas con las que el particular se relacione o incluso en sociedad.

¿Cómo saber si estoy en ASNEF?

Saber si estás en ASNEF antes de solicitar un préstamo es sencillo, ya que como usuario tienes un importante y fundamental derecho de acceso, que te indicará si estás o no incluido. La duda que surge, no obstante, entre muchos usuarios se centra en el hecho de que no hay una regulación legal estándar y determinada con unos requisitos tasados sobre quién puede o quién no entrar en el fichero de morosos.

El hecho de que cada compañía tenga sus propias normas para incluirte o no en estos ficheros es un problema. Mientras que algunas empresas ponen una serie de condiciones muy estrictas a la hora de añadirte, otras son un poco más radicales y bastante menos amistosas con sus clientes, y los usuarios no tienen manera de distinguir cuál es cuál. Por eso, antes de comprobar si estás en ASNEF debes saber que tu caso, si efectivamente estás, e igual que todos los demás, tiene un número asociado. Una de las maneras de solicitarlo es enviarle a la empresa responsable del fichero de ASNEF un documento legal en el que lo consultes.

Por último, también cabe mencionar que además de ASNEF existen otros ficheros similares como RAI, lo que pasa es que este último se relaciona con sectores específicos y su objetivo es ayudar a mejorar el tráfico mercantil y sanear el sistema financiero. Además, solo es apto para deudas superiores a 300 €.

Características de los préstamos personales

Los préstamos personales son muy diferentes a los que solían ofrecer los bancos tradicionales. El primero de los rasgos es que la mayoría de ellos se solicitan de forma online. Además de ser la primera característica, el procedimiento online es una gran ventaja para los usuarios. Para solicitar un préstamo personal basta con que tengas acceso a Internet y un dispositivo electrónico. De este modo, ya sea desde el sofá de tu casa o desde tu cafetería favorita, podrás pedir financiación cuando tú quieras y sin tener que llevar tu ropa elegante, tener capacidad de convicción y esperar largas colas.

La segunda de sus características es que se te pedirán muy pocos requisitos, los cuales te detallaremos en otro apartado. Dentro de este segundo rasgo subyace la ventaja de que la mayoría de las entidades prestamistas no te pedirán estar excluido de ASNEF para poder solicitar tu crédito.

Por otro lado, el proceso es mucho más rápido, tanto por el hecho de que se solicita desde casa como por los pocos requisitos que se piden. Todo se tramita a través de Internet, lo cual aporta mucha agilidad a los procesos burocráticos. La única desventaja de ello es que tendrás que estar acostumbrado y saberte mover bien por el mundo digital y que muchas entidades no tienen sede física. No obstante, esto último no debe preocuparte, ya que están perfectamente reguladas de forma legal para aportar todas las garantías y medidas de seguridad a los usuarios.

Por último, otra importante característica que cabe resaltar es que nadie te preguntará para qué quieres utilizar ese dinero. Antes, en los bancos, tenías que dar muchas explicaciones sobre el destino al que iba a ir el dinero que solicitabas. En los préstamos personales privados que se solicitan por vía online, ni siquiera estando en ASNEF se te dirigirá ninguna pregunta al respecto. Tus razones pertenecen a tu ámbito privado y no tendrán que salir de ahí, sin importar que sea para una necesidad o para el sueño de tu vida.

Requisitos para contratar prestamos con ASNEF

Contratar un crédito personal es muy sencillo y no requiere el cumplimiento de muchos requisitos. La principal ventaja con respecto a este apartado es que en la mayoría de ocasiones no se te pedirá que estés en ASNEF. Te explicamos todos ellos de manera más detallada a continuación.

Ser mayor de edad

Para solicitar un préstamo estando en ASNEF tendrás que ser mayor de edad, es decir, mayor de 18 años. No obstante, tal y como te hemos mencionado, cada entidad prestamista tiene sus propias normas. Por tanto, es probable que te encuentres con alguna en la que se te pida ser mayor de 21 años o incluso de 25, aunque, a decir verdad, sobre todo por cuestiones de competitividad, la mayoría de las veces basta con que tengas 18 años.

Ser español

Un segundo requisito que se te pedirá es que seas español. Hay empresas para las que es suficiente que tengas la residencia en el territorio nacional. Sin embargo, debido a cuestiones legales, la mayoría de ellas te pedirán que tengas la nacionalidad española. Para demostrar esto bastará con que escanees tu DNI y lo envíes por correo electrónico.

Tener unos ingresos regulares

Aunque los prestamistas te permiten normalmente estar en ASNEF, eso no excluye el requisito de que tus ingresos deban ser más o menos regulares. No es necesario que tengas una nómina, sino que será suficiente con que te llegue una cantidad dineraria a tu cuenta bancaria sin importar de dónde proceda. Podrás solicitar un préstamo personal con ASNEF por ejemplo siendo autónomo, pensionista, beneficiario de una beca, etc. Podrás demostrarlo con un simple justificante.

Tener un correo electrónico y ser titular de una cuenta bancaria

Por último, se te pedirá tener un correo electrónico, así como una cuenta bancaria a tu nombre. A través del correo electrónico te comunciarás con la entidad prestamista y enviarás tu DNI para demostrar la mayoría de edad y la nacionalidad. Además, se te enviarán los términos y condiciones, el tipo de interés y los intereses de demora. Todo esto es también una ventaja para ti, ya que así tienes todas las garantías legales que te den la seguridad suficiente para solicitar tu préstamo personal.

Por su parte, la obligación de ser titular de una cuenta bancaria se debe a que es allí a donde se te enviará el dinero en pocos minutos. A su vez, es en esta cuenta bancaria donde se te irá cobrando con los plazos que tú hayas elegido. Por tanto, este es otro requisito fundamental a la hora de solicitar un préstamo personal.

Cómo se solicita un préstamo si estás en ASNEF

Solicitar un préstamo es muy sencillo. Como te hemos dicho, este tipo de financiación personal se solicita vía online. Por tanto, solo tendrás que entrar en la web de las entidades prestamistas para ver qué productos y condiciones ofrecen. La mayoría de ellas tendrán además un comparador de préstamos en el que podrás ver cuáles existen ahora mismo en el mercado, los tipos de interés y el precio final de acuerdo con el plazo en el que quieras devolverlo.

Una vez que estés en la página web, solo deberás rellenar unos cuantos datos básicos personales y añadir el período en el que crees que vas a poder devolverlo. Muchas entidades, al ser la primera vez y aunque estés en ASNEF, te aportan el dinero sin ningún tipo de intereses, aunque no todas; deberás comprobar para saberlo sus términos y condiciones.

A continuación, se te enviará por correo electrónico un contrato en el que se te especificará toda la información que tienes que saber. Este contrato tendrás que devolverlo leído y firmado, junto con el escáner de tu documentación personal: el DNI y el justificante de ingresos. Realizados estos pasos, tendrás que esperar la respuesta de aceptación de tu financiación, la cual además de que suele ser positiva, llega entre 15 minutos y 24 horas más tarde como mucho. A partir de la respuesta, el dinero llegará entre 24 y 48 horas más tarde.

Consejos para solicitar un préstamo si estás en ASNEF

Hay algunos consejos que debes seguir si quieres solicitar un préstamo con total seguridad. Ante todo, tienes que aprender a distinguir las entidades fiables de las que no lo son. Asegúrate de que al lado del navegador haya un candado, lo cual significará que tus datos no pueden ser vistos por un tercer observador al estar encriptados; así podrás solicitar toda la información que desees sin peligro. Además, comprueba que puedes leer con claridad los términos y condiciones y que no evitan enviártelos.

Igualmente, te recomendamos tener cuidado con el plazo que elijas para devolver el préstamo. Muchas veces nos encontramos apretados económicamente y con tal de librarnos antes de la deuda elegimos plazos que son muy difíciles de cumplir debido a que de esa forma el préstamo sale más barato. Sin embargo, la consecuencia final puede ser que no podamos cumplirlos y se nos acaben aplicando intereses de demora que realmente encarecen el producto.

Así, es importante que elijas un plazo adecuado a tu solvencia y que si al final puedes pagarlo antes, amortices el capital. Muchas entidades permiten que si no va a darte tiempo a cumplir el plazo de un pago, lo amplíes a un mes más sin aplicarte intereses de demora, pero no siempre es así. Por ello, es mejor prevenirlo y hacer un estudio profundo de tu verdadera capacidad económica.

Por otro lado, te recomendamos no abusar de los préstamos personales. Es una forma de financiar tu economía familiar perfectamente apta y puede serte realmente de ayuda en ciertos momentos. Sin embargo, debes evitar comenzar a encadenar unos con otros, ya que puedes acabar sobreendeudándote.

Una vez que te hemos informado sobre la comprobación de seguridad y sobre la delicadeza de los plazos que debes elegir para devolver los préstamos, solo nos cabe aclararte que los préstamos con ASNEF no sirven, hoy en día, solo para urgencias e imprevistos. Esta manera de financiación de cada día más personas particulares e incluso familias es muy popular y es apta para todo tipo de objetivos.

Los prestamos con ASNEF solucionan muchos imprevistos del día a día de cada vez más personas. Lo cierto es que con este tipo de créditos personales podrás sobrellevar mejor tus planes diarios, mensuales y anuales; te darán más margen de ahorro y una gran capacidad de autogestión en tu economía diaria. Así, si estás pensando en disfrutar de un empujón económico, aunque estés en ASNEF o en un listado similar, solo tendrás que abrir el comparador de préstamos y elegir el que mejor se adapte a tus necesidades.