Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Solicitar Microprestamos
30 Dic 2018

¿Qué es ASNEF y Cómo Afecta a la Hora de Solicitar Microprestamos?

Todo aquel que desee acceder al mundo de los microprestamos y quiera ser beneficiario de un crédito de estas características debe conocer varios conceptos importantes, entre los que se encuentra ASNEF. Nosotros te contaremos, a lo largo de este artículo, todo lo que necesitas saber sobre él, para que conozcas al detalle cómo puede afectarte a la hora de solicitar un préstamo de baja cantidad.

¿Qué es ASNEF exactamente?

En sentido estricto, ASNEF es un conjunto de siglas que responde a la Asociación Nacional de Entidades de Financiación (actualmente denominada Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito). Fundada en 1957, se constituye como una asociación empresarial que aúna a todas las entidades consideradas como establecimientos financieros (esto incluye bancos, entidades financieras, empresas de luz y gas, aseguradoras, compañías de telefonía, editoriales, administraciones públicas…).

Sin embargo, normalmente, cuando se nombra a ASNEF no se está hablando de esta Asociación en general, sino de aquello por lo que es más conocida: su registro de morosos. Y es que este Fichero ASNEF se constituye como la más amplia base de datos destinada a recoger las identidades de aquellos que alguna vez han incumplido en el pago y devolución de una deuda.

Hay que tener muy en cuenta que, en realidad, ASNEF no es el único fichero de morosos vigente en España. Aunque sí que es cierto que es el más grande, la verdad es que otros muchos son utilizados habitualmente por las entidades españolas; destacan Experian y Badexcug, entre otros. Como dato ilustrativo, en 2011 el registro ASNEF contaba con más de cuatro millones de personas inscritas que, entre todas, sumaban una deuda superior a los setenta mil millones de euros.

De esta manera, aunque refiramos únicamente a ASNEF, la información que te mostraremos será igualmente válida para todos los ficheros existentes en el territorio español.

¿Para qué sirve?

La finalidad principal de la existencia y mantenimiento de este fichero es la de poder valorar la solvencia de una persona física o jurídica. De esta manera, antes de concedernos un préstamo, o de prestarnos servicios de telefonía o suministros, o cualquier otro servicio similar, la empresa interesada consulta el fichero, con el objetivo de comprobar si el potencial cliente está incluido y conocer así el riesgo de contratar con él.

En definitiva, permite a las entidades financieras conocer la mayor o menor confianza que pueden prestar a un potencial cliente que solicita sus servicios.

Hay que comprender las enormes utilidades que los ficheros de morosos les otorgan a esta clase de entidades. Desde el inicio de la crisis, los bancos han perdido millones de euros por haber otorgado préstamos a quien, finalmente, no ha podido devolverlos. Como consecuencia de estas pérdidas millonarias, han endurecido ostensiblemente los requisitos a la hora de prestar dinero, y entre ellos se encuentra la de pasar todos los filtros relativos a los registros de morosos.

¿Cómo saber si estás incluido en el fichero?

Aunque, en atención a lo comentado, es muy común pensar que hay que haber impagado muchas deudas y durante mucho tiempo para que tu nombre aparezca en el fichero, la realidad es muy distinta. Lo cierto es que, con que hayas dejado de pagar una sola vez, lo más probable es que tu nombre haya sido inmediatamente incluido en el registro.

Y es que, aunque la Ley exige que para poder ser considerado un verdadero moroso hay que haber impagado una deuda cierta y exigible durante un periodo de 6 años; la realidad es que ASNEF ha sido multitud de veces condenada por no respetar estas exigencias. Así, si bien debería incluir únicamente los nombres de aquellos que sean plenamente insolventes, o mal pagadores en general, o grandes morosos, basta con no pagar una factura telefónica o de la luz para pasar a estar registrado en el fichero.

En este sentido, es muy común estar incluido en este registro, pues ¿quién no ha dejado de pagar alguna vez, por cualquier motivo, una deuda? Ahora bien, para poder salir de dudas definitivamente, lo ideal será consultar directamente el contenido del fichero, al cual podemos acceder a través de varios caminos.

Entre ellos se encuentra el de llamar por teléfono a cada fichero de morosos, uno a uno; o el de enviarles un correo electrónico. Así, con respecto a ASNEF, su teléfono de contacto será el 917814400, si bien contarán también con una oficina física en la capital, en la calle Velázquez número 64.

Sin embargo, con la finalidad de ahorrarte tiempo, nosotros te recomendamos acudir directamente a una empresa dedicada a la consulta automática de todos los ficheros. Pues simularán el mismo análisis que, por ejemplo, un banco realizaría a la hora de valorar la concesión o no de un préstamo para ti. La empresa más fiable a la hora de realizar esta clase de tareas es eInforma.

No debes perder de vista que en ASNEF pueden incluirse tanto personas físicas como jurídicas. En este sentido, si eres propietario de una empresa que ha dejado de pagar alguna deuda, también ella se encontrará incluida en el fichero, por lo que tampoco podrá ser beneficiaria de los servicios de las entidades que consulten el registro.

¿Es ASNEF realmente legal?

Como hemos comentado, ASNEF ha recibido varias condenas por comisión de delitos de atentado contra el honor de las personas, ya que no cumple estrictamente y en todo caso con la Ley Orgánica de Protección de Datos de carácter personal y garantía de los derechos digitales. Sin embargo, estas condenas nunca han ido más allá de obligar a ASNEF a borrar el nombre del denunciante, por lo que, en principio, este fichero tiene plena consideración legal.

Ahora bien, también es cierto que, gracias a esa misma ley, del mismo modo que las entidades de crédito pueden consultar el fichero, tú mismo también puedes acceder a él con la finalidad de saber si se está incluido en él o no. El fichero, en este sentido, está abierto al público, pudiendo conocer si una persona está en él si se presentan los datos suficientes como para buscarlo.

¿Cómo salir de ASNEF?

Los modos de salir del registro ASNEF son numerosos y muy amplios. Para abordarlos de la manera más comprensible posible los estructuraremos en tres grandes puntos:

  • Salir a través del pago de la deuda: esta quizá sea la manera más rápida de borrar tus datos del fichero. Fundamentalmente, consiste en llevar a cabo el cumplimiento de la deuda exigida, lo que supondrá la cancelación instantánea de todos los datos que giren en torno a ella, incluyendo los recogidos en ASNEF. Así lo establece el Real Decreto 1720/2007.
  • Salir a través del uso de los derechos ARCO: otra forma de conseguir que tus datos sean eliminados de esta clase de bases de datos es a través de las vías que nos presta la Ley Orgánica de Protección de Datos de carácter personal y garantía de los derechos digitales. En dicha ley, se recoge el derecho a acceder, rectificar, cancelar y oponerse al uso de nuestros datos en ASNEF.

Para ello, lo más conveniente será utilizar el formulario que está colgado en la propia web de la Agencia Española de Protección de Datos. Ahora bien, para poder llevar a cabo el ejercicio de este derecho se nos exigirá que la deuda por la que se nos ha incluido en el fichero de morosos sea falsa o injusta.

  • Salir esperando el plazo máximo: esta puede considerarse como la forma a la que debes acogerte como último recurso. En aquel caso, en el que no hayas podido satisfacer la deuda que se te exige, ni tampoco te hayas visto en la posición de poder ejercer tus derechos ARCO, lo único que te quedará por hacer será esperar. Y es que la legislación vigente obliga a ASNEF a borrar los datos de todas aquellas personas que, habiendo satisfecho o no la deuda, lleven ya seis años inscritos.

ASNEF y los microprestamos

Tal y como hemos comentado anteriormente, las entidades de crédito tradicionales, a raíz de las consecuencias que han sufrido fruto de la crisis económica de los últimos años, han endurecido en gran medida el listado de exigencias que requerían a todo aquel que desease ser su cliente.

Entre estos requisitos se encuentra el de no estar, bajo ningún concepto, incluido en el seno de ASNEF o cualquier otro registro o fichero de morosos. Así, puede afirmarse que si estás dentro de ASNEF, las entidades financieras tradicionales jamás te tendrán en cuenta y nunca podrás ser beneficiario de alguno de sus créditos.

Sin embargo, frente a esta problemática cabe destacar la existencia de los llamados micropréstamos.

Las características de los micropréstamos

En términos generales, un microrpréstamo es aquel crédito que, sin exceder de los ochocientos euros, se devuelve antes de las seis semanas.

Así, junto a ya comentados elementos relativos a la cantidad y plazo de devolución del préstamo, un crédito en estas condiciones se caracteriza por otras cuestiones.

Entre ellas, te interesará con especial relevancia la relativa a las exigencias a los que están ligados. Y es que estas son muy pocas y fáciles de cumplir. En términos generales, únicamente se te exigirá estar en disposición de un teléfono móvil y de un carnet de identidad español. Dependiendo de la cuantía del préstamo que solicites, es posible que se te exija también que pruebes estar en disposición de una fuente fiable y estable de ingresos, con los que puedas hacer frente a la futura devolución de las cuotas.

En relación con ASNEF, los microcréditos también se caracterizarán por poder ser concedidos aunque estés incluido en un fichero de morosos. Así, mientras que las entidades de crédito tradicionales te negarán toda ayuda si tus datos se encuentran recogidos en un registro de deudores, esto no te ocurrirá si lo que pretendes es solicitar un microcrédito a entidades concretas destinadas a la concesión de esa clase de préstamos.

La utilidad de los micropréstamos

Partiendo, por tanto, de la consideración de que obtener un préstamo de baja cuantía de la mano de empresas destinadas a ello supone un reto muy sencillo, la utilidad es más que comprensible.

Y es que no te pueden servir únicamente para hacer frente a un imprevisto o a un pago urgente (que también), sino para hacer una escapada, un viaje, un descanso o cualquier otra cosa. Imagina que se acerca una fecha señalada y todavía no dispones de dinero para comprar el regalo a esa persona especial; imagina que te conceden las vacaciones, pero no tienes aún dinero suficiente como para comprar el vuelo destinado a ese lugar que siempre has querido visitar… frente a todos esos casos encontrarás los micropréstamos, que serán tus amigos.

En este sentido, la utilidad de los microcréditos será infinita, pues infinitas serán también las maneras existentes para gastarlo.

La rapidez de los micropréstamos

Junto con sus laxos requisitos de concesión y su innegable utilidad, como ventaja de los créditos concedidos independientemente de ASNEF, encontramos su velocidad.

En apenas 48 horas desde el momento en el que inicias la solicitud del préstamo, gozarás del dinero en tu cuenta, si es que se te concede. En este sentido, frente a los interminables plazos que normalmente van ligados a los préstamos tradicionales, los micropréstamos serán un hijo de la era digital y, con ella, irán a la velocidad de la luz.

No será necesario acudir a una oficina, ni rellenar formularios infinitos ni nada por el estilo. Tan solo con acceder a la página web, rellenar una corta solicitud y entregar nuestros datos, la petición podrá ser gestionada y el dinero volará velozmente a tu cuenta bancaria. Esto te permitirá resolver tus problemas de pagos urgentes, o realizar planes a corto plazo o, en general, poder disponer del dinero del micropréstamo concedido para todo aquello que necesites.

En definitiva, estar incluido en el fichero de morosos ASNEF será un problema para ti si es que deseas ser beneficiario de un crédito tradicional. Sin embargo, frente a esta cuestión, los microprestamos se situarán como la opción más conveniente, pues podrás ser beneficiario de ellos pese a estar incluido en el registro.