Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Ventajas Prestamos Urgentes
20 Ago 2019

¿Qué Ventajas Te Ofrecen Los Prestamos Urgentes?

Los prestamos urgentes se están convirtiendo en unos de los más solicitados por parte de los clientes de las entidades de crédito que buscan financiación. Está claro que, a igualdad de condiciones entre el resto de características de un producto financiero, se va a preferir el que ponga a tu disposición el dinero con una mayor rapidez. Sobre todo, si, además, tienes la necesidad de afrontar algún pago de una manera realmente urgente.

Aparte, nos estamos refiriendo a unos productos financieros que, como cliente, te van a exigir lo mínimo. Nada de ofertas de venta cruzada o condicionantes excesivos. Lo mínimo, como podrás comprobar en este texto, no tiene que ver con la inexistencia de garantías de devolución, sino con una disminución de los requisitos y trámites necesarios para acceder a la financiación.

A continuación, te informamos acerca de las características de este tipo de préstamos, las cuales van a hacerlos especialmente atractivos. Presta atención.

Los prestamos urgentes para las situaciones más oportunas

Una buena gestión del dinero, que optimice su valor de uso, pasa también por saber cuándo acudir a la financiación. Si abusas de ella en casos en los que no es conveniente, tenderás a producir un sobreendeudamiento que acabará por ahogar tus finanzas domésticas.

Por eso, es importante saber cuándo vale la pena recurrir a los préstamos urgentes. Y esos momentos son los caracterizados por un apretón económico que no puedes resolver mediante las partidas de tu presupuesto que generalmente has destinado a los gastos mensuales.

A grandes rasgos, has de tener en cuenta que el recurso a este dinero urgente ha de estar justificado por la realización de algún gasto que no esperabas. Si has de pedir préstamos con urgencia para abonar esos pagos que llegan todos los meses, tu economía describirá una tendencia hacia el endeudamiento progresivo que se volverá inviable con el tiempo.

Así que, si quieres hacer un buen uso de estos préstamos, que no altere el balance de ingresos y gastos de tu presupuesto, toma nota de los siguientes ejemplos, los cuales te muestran conductas recomendables y desaconsejables en relación con estos productos financieros.

Lo que debes saber acerca de cuándo pedir o desestimar los préstamos urgentes

Aunque cada caso es un mundo, en las siguientes líneas te vamos a dar algunas indicaciones alternas sobre cuándo interesa o no conviene optar por estos préstamos con urgencia. Sigue leyendo.

  • Te interesa pedir un préstamo urgente cuando te han puesto una multa (por ejemplo, por estacionar en una zona indebida) y pagarla antes de un plazo determinado implica una rebaja de su cuantía total. Además, si no rebasas ciertos plazos de tiempo en tu abono, también te ahorrarás los intereses de demora, que pueden hacer crecer indefinidamente (depende del tiempo que tardes en pagar) la cuantía total de la sanción que finalmente afrontes.
  • No te conviene solicitar uno de estos préstamos cuando no puedas pagar la cuota de mensual de algunos de los suministros básicos que suelen ser necesarios para el funcionamiento habitual de un hogar o un negocio con sede física. Nos referimos en especial al agua, a la luz y al gas.
  • Vale la pena que optes por un préstamo urgente si quieres aprovechar, por ejemplo, una oferta de matriculación en un curso de inglés que ha publicado la academia de idiomas de tu barrio y la cual expira a finales de la semana en curso. Si dejas pasar ese plazo, el precio que alcanza este curso ya no te compensará, pues, en las mismas condiciones, lo podrías encontrar en otros centros educativos.
  • No debes elegir los préstamos urgentes cuando haya un mes en el que no estés en condiciones de pagar los servicios de telefonía contratados para tu casa o empresa. En este sentido, la principal medida recomendable pasaría por negociar con las compañías proveedoras unos servicios que te salieran más rentables.
  • Es interesante que apuestes por un préstamo urgente si se acerca septiembre y quieres abrir una papelería, pero recibir la correspondiente licencia depende de llevar a cabo unas obras que te permitirán su concesión. Acuérdate de que cada jornada que pases sin abrir será una jornada en la que no estarás pudiendo obtener unos ingresos que de primeras te sirvan para amortizar la inversión realizada y posteriormente posibiliten que tu negocio dé un saldo positivo.
  • Finalmente, no recurras a esta clase de préstamos para abonar la mensualidad del colegio de tus hijos. Se trata de un gasto que, en el marco de tu presupuesto habitual, debe ser priorizado. El dinero a préstamo tendría que ser la última alternativa a la hora de afrontarlo.

Unos productos financieros para escapar de los nuevos rigores del mercado bancario

En primer lugar y en relación con lo comentado en el anterior apartado, hemos de señalar que se pueden introducir excepciones en el anterior esquema de indicaciones a seguir. Nos referimos a que a veces sí que estaría justificado abonar los gastos corrientes, esos que se tienen todos los meses, mediante los préstamos urgentes.

Pero recuerda que no se ha de tratar de una costumbre, puesto que te endeudarías, sino de una posibilidad válida de abonar estos pagos religiosamente en un mes concreto en el que haber tenido que afrontar un desembolso imprevisto ha descuadrado las partidas presupuestarias que dedicabas a sufragar los gastos corrientes.

Pero hay otros contextos diferentes a los de cada casa que también afectan a la demanda de estos préstamos. Asimismo, han tenido una incidencia directa en el incremento de su oferta. Se trata de los relativos a la crisis del sector bancario que se introducía en el encabezamiento de este apartado. Una crisis que ha ido de la mano de la económica general que padeció nuestro país en 2008 y se prolongó durante algunos años.

La salida de esta crisis es la que iba a afectar a las condiciones que a partir de entonces iban a exigir los bancos a sus clientes. Se trata de unos requisitos que tenderían a complicar tanto la concesión de los préstamos y créditos como, en caso de aprobación, su consideración como dinero urgente.

Los requisitos que a partir de ahora iban a demandar los bancos eran sobre todo la nómina o el aval y no aparecer en los censos de morosos que componían organizaciones que compartían información sobre deudas, como ASNEF y RAI.

Por una parte, no siempre era posible que el cliente del banco tradicional contara con todos o la mayoría de estos requisitos. Por otro lado, algunos de ellos podían lograr su cumplimiento, pero les costaría cierto esfuerzo y, lo más importante, un tiempo precioso que no se podían permitir invertir. No podían perderlo porque, como ya habrás deducido, por la temática de este post, necesitaban prestamos urgentes.

Ya has podido comprobar anteriormente que hay situaciones en las que el dinero de la financiación solo te va a servir con un interés finalista. O se aporta para el gasto en particular por el que se ha pedido o ya no te va a hacer falta. Así que la rapidez en la tramitación y entrega es un factor que el cliente potencial de las entidades alternativas de crédito valora en su justa medida, que es mucha.

Una garantía de la máxima eficacia

Estamos recalcando a lo largo de este texto que, más allá de la cuantía del préstamo en sí (que no suele ser alta, lo que también conlleva menos riesgos para la entidad prestamista), lo que más valoran los interesados en él es la práctica inmediatez con la que pueden conseguirlo.

Eso sí, nos has de dar por hecho que cualquier usuario puede acceder a él. Aunque también te aseguramos que no se van a poner inconvenientes añadidos en forma de trámites superfluos o desincentivadores. Por supuesto que las entidades alternativas de crédito tienen formas de garantizar que el dinero que prestan será devuelto en tiempo y forma. Incluso cuentan con modernos algoritmos virtuales que realizan estos cálculos de forma técnica y rigurosa. Por lo tanto, no se está dando ningún trato de favor, sino que se está actuando desde la máxima responsabilidad.

Por consiguiente, la acreditación de unos ingresos regulares se va a convertir en el requisito crucial a la hora de valorar si un candidato a obtener la financiación es realmente merecedor de obtener la confianza que implica prestarle el dinero.

No van a ser tenidos en cuenta, en este aspecto, ni los avales ni la nómina. Los ingresos regulares serían suficientes garantías para demostrar la capacidad de devolver mediante cuotas religiosamente abonadas el dinero prestado. No dudes, por otra parte, de que estos ingresos, en numerosos casos, pueden superar los que reporte la nómina de un asalariado. De hecho, como los autónomos no suelen cobrar mediante nóminas, se daría la circunstancia de que quedarían fuera de las vías de financiación comunes de los bancos convencionales, lo que supondría, valorando las razones que te hemos expuesto, una injusticia.

En este sentido, tampoco va a ser ya clave que puedas aparecer en los listados de morosos antes reseñados. Tus ingresos regulares hablarían por sí mismos de solvencia económica a la hora de recibir el préstamo.

¿Por qué son tan valorados estos productos financieros?

Como la respuesta ya la sabes, vamos a pasar a explicarte qué hace posible que se puedan ofrecer unas condiciones tan favorables para los clientes. Esa rapidez de la que van a poder disfrutar deriva de la posibilidad de poder trabajar por Internet.

Operar desde la Red de Redes permite, en primer lugar, ahorrar numerosos costes, como los de una sede física, a la entidad proveedora del crédito. No tener que incurrir en determinados gastos corrientes, que sí tienen los bancos de toda la vida, contribuye a poder presentar productos financieros más competitivos a los consumidores.

Estos, por su parte, valoran sobremanera poder evitar los farragosos trámites relativos al cumplimiento de los requisitos anteriores. No en vano su exigencia había dejado fuera de los circuitos de la financiación a numerosos clientes de siempre que habían destacado por describir un historial de crédito impoluto en su relación con su entidad bancaria de referencia.

Pero, además, van a disfrutar de una agilidad en los trámites que tampoco era común en las sucursales bancarias donde negociaban antiguamente sus créditos y préstamos. Apunta cómo puedes acceder a los préstamos urgentes de una forma segura.

¿Qué pasos has de dar para conseguir tu préstamo urgente?

Como entidad que realiza el papel de intermediaria entre los prestamistas y los prestatarios, nos interesa que conozcas detalladamente el proceso de gestión de los préstamos urgentes. Cuanta más información tengas acerca de los diferentes productos financieros que hay en el mercado, más posibilidades tendrás de acertar en su elección.

Por lo que respecta al tipo de préstamos que nos ocupan, te recomendamos que te dirijas al simulador de la web, que te permitirá llevar a cabo combinaciones entre el dinero que deseas y el plazo en el que querrías devolverlo. Las diferentes combinaciones que se plasmen de estas dos variables te darán, como resultados, distintos valores para los intereses a abonar.

Una vez tengas claro qué préstamo concreto te interesa, es el momento de introducir tus datos personales y bancarios en la página web. En cuanto a los primeros, son tan sencillos como los que aparecen en tu DNI. Por ejemplo, servirán para comprobar que te encuentras dentro de la horquilla de posibles beneficiarios, la comprendida entre quienes tienen entre 18 y 65 años. Aparte, no te olvides de dejar un número de móvil para que seas informado puntualmente acerca del estado de la solicitud que iniciaste. Los datos bancarios, por su parte, hacen referencia a los citados ingresos regulares.

Si el algoritmo considera estos últimos datos como correctos, se aprobará el préstamo de un modo automático, por lo que se iniciará el proceso que ha de llevar a la llegada del dinero a tu cuenta corriente. Dependiendo de en qué entidad se encuentre, el dinero estará en ella en minutos u horas,

En definitiva, los prestamos urgentes son unas ayudas muy apreciadas para solventar las apreturas económicas puntuales.