Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Obtener Prestamos con Asnef
22 Feb 2019

¿Se Pueden Obtener Prestamos con Asnef?

Tener necesidades puntuales de dinero es algo bastante común, ya que hay gastos que pueden desajustar nuestro presupuesto mensual, como la compra de los libros para la vuelta al cole o una inesperada avería en el coche. En estos casos, es normal preguntarnos, ¿se pueden obtener prestamos con ASNEF?

Ya te adelantamos que sí, que, en principio, figurar en los conocidos como registros de morosos no es ningún problema, pero antes de entrar de lleno en esta materia conviene aclarar algunos conceptos.

La importancia de la solvencia del deudor

Cuando una persona pide dinero a una entidad bancaria, uno de los aspectos que, lógicamente, más preocupan al banco es saber si ese cliente está o no en disposición de devolver la cantidad que se le va a prestar junto con sus correspondientes intereses.

Por eso se examina la solvencia, que no es otra cosa que la capacidad de un individuo para hacer frente al pago de sus deudas y obligaciones. Si tiene recursos suficientes para pagar todo lo que debe estaremos ante una persona solvente que no va a tener problemas para obtener un préstamo. Pero si esa solvencia está en duda puede haber más dificultades para conseguir ese dinero que hace falta.

Los bancos tienen diferentes formas de comprobar si una persona es solvente. Lo primero que hacen es acudir a la CIRBE o Central de Información de Riesgos del Banco de España.

Este registro contiene información sobre el nivel de endeudamiento de las personas. En él constan todas las deudas pendientes directas con entidades bancarias que superen los 6 000 € (préstamos hipotecarios, tarjetas de crédito, etc.) y también las deudas indirectas de más de 30 000 € (estas deudas indirectas son avales y garantías sobre las deudas de otras personas).

Que una persona esté inscrita en el CIRBE no quiere decir que sea morosa, simplemente que tiene deudas pendientes que puede estar o no pagando en tiempo y forma.

Para saber si un posible cliente tiene deudas pendientes, lo que hacen los bancos es recurrir a los registros de impagados.

Con toda la información obtenida la entidad puede hacerse una idea sobre si la persona que está pidiendo el préstamo es o no solvente.

¿Qué es y cómo funciona un registro de morosos?

Si te preocupa no poder obtener préstamos con ASNEF es porque seguramente estás, o has estado inscrito, en alguna ocasión en los registros de impagados o de morosos, pero es posible que no conozcas bien su funcionamiento.

Estos registros son ficheros que recogen información sobre aquellas personas que, en un momento dado, no han cumplido con sus obligaciones de pago con respecto a empresas.

En un principio fueron creados para que los bancos inscribieran en ellos a sus clientes morosos, a fin de que quedara constancia de su falta de solvencia. Pero con el tiempo, su uso se ha extendido tanto que podríamos decir que, en cierto modo, se ha viciado.

En la actualidad muchas empresas (generalmente las de telefonía y otros servicios como luz y gas) utilizan la inscripción de sus deudores en este tipo de ficheros como una forma de presionar para conseguir el pago por sus servicios. En no pocas ocasiones se amenaza al cliente diciéndole que si está inscrito en estos registros tendrá luego problemas si necesita un préstamo.

La petición de inscripción de una persona en un registro de este tipo solo puede partir de una empresa. A los datos pueden acceder aquellas entidades que necesiten conocer la solvencia de un individuo, generalmente los bancos. Pero también el propio titular de los datos puede acceder a ellos en ejercicio de sus derechos de acceso, información, rectificación e, incluso, cancelación si no hay razón para que estos figuren en el fichero.

Diferentes registros de morosos que existen en España

El número de ficheros de este tipo ha crecido en los últimos años. Entre los más populares están RAI, EQUIFAX y Badexcug. Pero sin lugar a dudas el más conocido es ASNEF. De hecho, su nombre se ha popularizado en los últimos años para hacer referencia a cualquier registro de morosos.

ASNEF es el acrónimo de Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito. En él se inscribe a las personas que tienen deudas pendientes. A diferencia de lo que ocurre en otros registros de impagados en los que se exige una cantidad mínima de deuda para llevar a cabo la inscripción, aquí no existe límite mínimo. Es decir, que basta con que le debas un recibo de 40 € a una compañía telefónica para que puedas acabar en él.

Por otro lado, es uno de los ficheros que conserva la información durante más tiempo. Las inscripciones pueden durar hasta 6 años.

Debido a estas peculiaridades, este registro es al que más acuden las empresas a la hora de inscribir a sus deudores, ya que saben que así pueden hacer más presión para conseguir el pago.

¿Estar inscrito en un registro de morosos impide que puedas conseguir un préstamo?

Como te adelantábamos al principio de este artículo, el hecho de que tu nombre conste en un fichero de impagados puede dificultarte el acceso a un préstamo, pero no es una barrera infranqueable. Es más, existen entidades especializadas en el conocido como préstamo con ASNEF.

Ten en cuenta que las entidades bancarias acceden a la información completa del fichero, así que van a saber cuánto debes y a quién se lo debes. En base a esos datos decidirán si eres o no solvente.

Esto lo vemos mejor con un ejemplo práctico. Si necesitas 12 000 € para cambiar de coche y figuras en un fichero de morosos por no haberle pagado 100 € a la compañía eléctrica, seguramente no vas a tener problemas para obtener el préstamo. Ahora bien, si estás pidiendo esos 12 000 € y tu inscripción en la base de datos de impagados se ha realizado por deberle 6 000 € al banco por la hipoteca, entonces seguramente no vayas a obtener el dinero que necesitas.

Sin embargo, esto tampoco debería preocuparte mucho. Si tienes problemas para acceder a financiación, o crees que puedas tenerlos por estar en un registro de morosos, lo mejor es acudir directamente a entidades especializadas en conceder préstamos a personas inscritas en ASNEF y similares.

Prestamos con ASNEF: así funcionan

A efectos prácticos, un préstamo con ASNEF funciona exactamente igual que otro préstamo corriente en cuanto a las obligaciones que implicará para ti como cliente. Lo único que cambia es la tramitación para poder acceder al dinero.

En el mercado la solvencia de los deudores es un tema muy importante, pero para que la economía siga en marcha es necesario que aquellas personas que, en un momento dado, han pasado por un bache económico puedan seguir accediendo a financiación. De no hacerse así lo único que se consigue es que el dinero no se mueva, lo que es un grave riesgo para todo el sistema económico.

Debido a lo anterior, las entidades han buscado nuevas fórmulas para poder dar financiación a personas que en algún momento han sido morosas. Esto ha dado lugar a la aparición de lo que hoy en día conocemos con mini-créditos o préstamos rápidos.

Hace una década este producto no era demasiado conocido, pero hoy en día es muy popular. A él recurren no solo aquellos que están inscritos en un fichero de impagados, también aquellos que no tienen ningún problema de deudas, pero prefieren una tramitación rápida y con menos papeleo para obtener el dinero que necesitan.

Este tipo de mini-préstamos se han popularizado tanto por facilitar la financiación a personas con problemas de solvencia. Vamos a ver de forma más detallada cómo funcionan.

Procedimiento online

La primera característica destacada es que, en la mayoría de los casos, todo el procedimiento se hace directamente online, aunque también está la opción de hacer la contratación por teléfono.

El interesado puede ver en la web de la entidad todas las condiciones relativas a la contratación y la cantidad de intereses que serán de aplicación al dinero solicitado. Así tiene muy claro desde el principio la cantidad total que tendrá que devolver.

Financiación a la medida

Otra particularidad de las entidades especializadas en préstamos a personas inscritas en registros de morosos es que las cantidades que se ofrecen son limitadas, y dentro del rango establecido, el cliente puede elegir la cantidad deseada.

En muchos casos lo que se ofrecen son mini-créditos destinados a cubrir necesidades puntuales de dinero, de ahí que las cantidades suelan oscilar entre los 100 € y los 1 000 €.

Corto plazo de devolución

Al no ser cantidades grandes de dinero, el plazo de devolución de las mismas suele ser bastante ajustado. La media está entre uno y tres meses, pudiendo elegir el interesado si quiere devolver el préstamo y sus intereses de una sola vez o si prefiere fraccionar el pago.

Algunas entidades ofrecen una mayor flexibilidad. Si como cliente tienes problemas para devolver el dinero en el plazo acordado, te pueden ampliar el mismo, aunque debes tener en cuenta que esto suele conllevar también un ajuste de los intereses al alza.

Comprobación de solvencia

Que estas entidades ofrezcan mayor facilidad para obtener dinero a aquellas personas que han sido morosas en algún momento no quiere decir que no hagan ningún tipo de comprobación de la solvencia.

Lo normal es que no haya problema para obtener el dinero si la deuda por la que se está inscrito en ASNEF no es superior a los 1 000 – 3 000 €. No obstante, hay entidades en las que ese límite es algo mayor.

Lo que hacen es comprobar que las deudas que existen no son importantes ni por su cuantía ni por su concepto.

Hay que tener en cuenta que muchas de las personas que figuran hoy en día en los ficheros de morosos lo están por pequeñas deudas contraídas con compañías de luz, agua, gas, etc. Esto implica que no estamos en presencia de grandes deudores.

Es más, en muchos casos, detrás de esa deuda es frecuente que no haya un verdadero problema para hacer frente al pago de la cantidad debida, sino un conflicto entre la empresa y el cliente. Todos conocemos a más de uno que ha acabado inscrito en un fichero de insolventes por devolver el recibo del seguro del coche después de que su compañía le pasara el cargo, a pesar de haber avisado el cliente de que no quería renovarlo.

Este tipo de situaciones son mucho más comunes de los que nos pueda parecer, de ahí que muchas veces esas inscripciones no sean realmente efectivas a la hora de poder probar la capacidad de solvencia de una persona. Y, precisamente por ello, las entidades especializadas en préstamos rápidos no tienen demasiado en cuenta dichas anotaciones.

Trámites sencillos

Cuando la cantidad que se necesita no es demasiado grande puede dar mucha pereza acudir a un banco tradicional. Hay que buscar un hueco para poder ir en horario de oficina, hacer cola, presentar bastante documentación y explicar bien para qué se necesita el dinero.

Sin embargo, en estos casos el procedimiento se ha simplificado al máximo. Lo único que se le pide al posible cliente es que presente el DNI y cualquier documento que acredite que tiene unos ingresos regulares (puede ser un sueldo, una pensión o incluso una beca). Es más, algunas entidades ni siquiera piden que se acrediten unos ingresos mínimos.

Lo que no se pide en ningún caso es un aval. Si se entiende que el cliente es solvente por sí mismo se le concede el préstamo, pero si se tienen dudas sobre su solvencia, directamente se deniega su petición; no se le pide que involucre a una tercera persona que haga de avalista.

Esto permite que la contratación sea mucho más rápida, en apenas unos minutos el interesado sabe si se le concede el préstamo y, en caso de ser así, puede acceder al dinero solicitado en un plazo que no suele exceder de las 48 horas.

Como ves, conseguir prestamos con ASNEF no es tan difícil como puede parecer. Ya hay muchas entidades especializadas en este tipo de productos, así que aunque hayas tenido algún problema de morosidad no deberías tener muchas dificultades para conseguir financiación para tus proyectos.

Creditos sin mirar asnef

Prestamos con asnef y rai