Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Quieres Dinero Urgente
24 Ago 2019

Si Quieres Dinero Urgente, Te Interesa Este Post

El dinero urgente es una necesidad que las personas hemos tenido desde que se creó este instrumento de intercambio por el valor del trabajo o de los bienes. Cuando la capacidad de ahorro no es suficiente para afrontar determinados pagos, vamos a necesitarlo. Nos referimos a pagos que se caracterizan por alcanzar sumas importantes.

Esta diferencia es relevante. Ten en cuenta que, si necesitas dinero con urgencia para hacer frente a pagos pequeños, tu problema no es de financiación. En estos casos tienes, como te seguiremos explicando más adelante, un problema estructural. Un inconveniente que tendrá que ver con tu balance entre los ingresos y los gastos. Si los primeros no superan a los segundos, la solución no pasa por el recurso a la financiación, que solo agravaría este estado crítico, sino por un análisis y unas acciones que te permitieran cambiar las proporciones de los ingresos y los gastos.

En las siguientes líneas, desde Bonsai Finance te explicaremos qué productos financieros posibilitan hacerte con este dinero que requieres con la máxima rapidez. Pero, antes de profundizar en ellos, vale la pena que te demos algunos datos de contexto.

El dinero urgente como un servicio común en nuestras sociedades

Más allá de los niveles de ahorro que las civilizaciones y los ciudadanos han tenido a lo largo de los siglos, desde que el dinero a préstamo se convirtió en habitual se ha revelado como un recurso esencial para hacer crecer nuestras sociedades.

Por mucho que una persona pueda haber ahorrado, siempre puede existir un proyecto legítimo y, además, viable que desee llevar a cabo mediante la ayuda de financiación. Un proyecto que requiere una inversión que nos hace pensar que, si sale bien, será capaz de generar una riqueza mayor que la que ha supuesto el presupuesto inicial del que ha partido. Una riqueza que puede quedar en manos del inversor principal pero que, normalmente, por la participación de más personas en el círculo virtuoso que pueda proyectar, acabará siendo repartida entre más personas.

Un alto porcentaje de las grandes empresas (entendida la palabra empresa en su sentido más amplio) no habría sido posible sin el recurso al dinero a préstamo. Para generar más riqueza es necesario, en ocasiones, contar con una ayuda que permita cimentar las bases de una iniciativa o ponerlas en marcha. Y no siempre se dispone del capital suficiente para ello. Si se presta ese dinero con urgencia para estos proyectos, aparte de que podrá producir un posterior reparto de capitales para más beneficiarios, esos fondos podrán ser devueltos. Precisamente lo serán con el dinero que vaya generando esa actividad que la inversión inicial ha contribuido a poner en funcionamiento.

Algunos inconvenientes a la fluctuación rápida del dinero de la financiación

Por lo general, el flujo del dinero a préstamo se ha movido en función de la combinación de la fiabilidad del historial crediticio de los solicitantes y de la viabilidad de los proyectos para los que pedían los fondos. Estos eran los criterios por los que los bancos se guiaban a la hora de conceder o denegar los préstamos o créditos que sus clientes les solicitaban.

Sin embargo, esta manera de hacer las cosas no iba a durar toda la vida. La crisis económica que sufrieron nuestro país y los de su entorno desde 2008 hizo que a partir de los años siguientes cambiaran estas condiciones. Como los bancos españoles tuvieron que ser rescatados con dinero público, se les exigieron, entre otras medidas, controles más estrictos acerca de las garantías de devolución de los productos financieros acordados.

Ten en cuenta que se habían detectado numerosos impagos en las cuotas de devolución de préstamos y créditos, así que no iban a tardar en llegar los nuevos requisitos para plantearse las concesiones. Nos referimos, básicamente, a la exigencia de una nómina o un aval y también a la no presencia en los censos de morosos de organizaciones como ASNEF o RAI.

Un golpe para quienes buscaban financiación urgente

Numerosos clientes de toda la vida de los bancos tradicionales comprobaron cómo estas nuevas condiciones para acceder a la financiación que deseaban les dejaban sin posibilidades de obtenerla. Algunos no tenían capacidad para cumplir con ciertos requisitos. Otros, por su parte, sí podían lograr el cumplimiento de todos ellos, pero esta consecución les llevaría un tiempo. Un tiempo que no podían permitirse perder.

En muchos casos, la necesidad de financiación era inmediata. Si no recibían el dinero a tiempo, podían enfrentarse a consecuencias fatales, como las relativas a no pagar determinadas deudas o multas.

Asimismo, a veces, no contar con el dinero necesario para invertirlo en un negocio rentable podía ser considerado como una pérdida de dinero. En cierto modo, el dinero que dejamos de ganar, como una especie de coste de oportunidad, puede ser interpretado como un dinero perdido.

De todas formas es con ejemplos como mejor se comprueba a qué tipo de situaciones en las que se hacen necesarios estos fondos nos referimos. Presta atención.

¿Cuándo va a hacerte falta dinero con urgencia?

A grandes rasgos, nos remitimos a pagos eventuales que, por ser extraordinarios o tener una cuantía más grande que la de los habituales, no nos podemos permitir con nuestros ingresos normales. Son pagos que, además, por los plazos que les afectan, no pueden esperar. Si no llegamos a tiempo, perderemos dinero o directamente la ocasión que nos hace plantearnos su precio. Toma nota de los siguientes ejemplos:

  • En primer lugar, imagina que has visto una oferta en una joya o un viaje que quieres regalar a tu pareja. El problema para tus cuentas es que, si quieres que disfrute de ese regalo, tienes que pagarlo antes de que pase una semana.
  • Te han puesto una multa de tráfico que tiene una rebaja por pronto pago que te conviene aprovechar. Además, si la pagas en el plazo establecido, no tendrás que hacer frente al abono de los intereses de demora, que elevarían el coste total de la sanción.
  • Por último, puedes necesitar realizar una obra para conseguir la licencia de apertura de tu negocio. Cada día que pasa sin que puedas ponerlo en marcha es un día que pierdes a la hora de recuperar la inversión que has realizado en él.

Del mismo modo que te hemos facilitado estos ejemplos de ocasiones en las que vas a necesitar dinero a préstamo con urgencia, te recordamos, como señalábamos en la introducción, que hay otros pagos en los que no debes recurrir a los créditos rápidos. Por ejemplo, cuando no puedes pagar los suministros comunes de la casa, como el agua, el gas o la electricidad. O el caso de otros pagos que llegan todos los meses, como los propios de la telefonía o del colegio de los niños. Se trata de gastos corrientes que tienen que ser sufragados con partidas regulares de tu presupuesto. Si no puedes afrontarlos con normalidad, es tu equilibrio de ingresos y gastos y no tu política crediticia lo que ha de ser puesto en entredicho.

Solo has de recurrir al dinero con urgencia para hacer frente a estos gastos corrientes en situaciones excepcionales, como cuando un pago extraordinario, como los citados anteriormente, ha descuadrado tu presupuesto habitual para afrontar estos abonos. Recurrir a la financiación para los gastos comunes es un hábito que puede conducirte al sobreendeudamiento.

Los productos financieros que te permiten acceder al dinero rápido

Estos productos se caracterizan por la eliminación de trabas en sus gestiones, lo que no siginifica que desaparezcan las garantías de devolución. Estas van a ser cubiertas por la demostración de poseer una fuente de ganancias habituales. Estas ganancias recurrentes no tiene por qué ser representadas por una nómina. No en vano, los trabajadores por cuenta propia, sin ir más lejos, rara vez tienen nómina. Y esta circunstancia no quiere decir que ganen menos dinero que los asalariados.

Por consiguiente, el dinero podrá llegar con rapidez por el hecho de que, en primer lugar, no te hará falta reunir todas las premisas que reseñamos más arriba. Una vez asegurada la capacidad de devolución, el siguiente ahorro de tiempo, que también es de dinero, depende de la posibilidad de operar por Internet.

En este aspecto, basta con introducir los datos bancarios y personales, que son tan básicos como los que figuran en el DNI, en la página web de la entidad alternativa de crédito. Te ahorrarás los viajes y los gastos relativos a hacer fotocopias de los documentos pertinentes y, además, podrás llevar a cabo las operaciones en el simulador de préstamos cuando te convenga ponerte con ellas. Si introduces el dinero que necesitas y el plazo de tiempo en el que lo devolverás, se generarán inmediatamente los intereses que tendrás que pagar por el préstamo o crédito.

Una vez aprobado el producto financiero, si tienes la cuenta corriente en una entidad que trabaja con la que te concedió el dinero, este tardará solo minutos en llegar a ella. Como entidad que intermedia entre prestatarios y prestamistas, esperamos que te sirva esta información. En definitiva, pide el dinero urgente para pagos ocasionales y aprovecha estas condiciones ventajosas.