Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Obtener Prestamos Inmediatos
29 Sep 2019

¿Son Muchos Los Requisitos Exigidos Para Obtener Prestamos Inmediatos?

Los prestamos inmediatos se constituyen como una figura relativamente novedosa, pero de gran interés. Y es que cuentan con las ventajas propias de los préstamos clásicos (te permiten tener liquidez, te permiten flexibilidad en la devolución…) sin contar con sus inconvenientes, pues se obtienen a través de un proceso rápido, ágil y sencillo. Además, como te iremos mostrando a lo largo de la totalidad del artículo, los requisitos que te serán solicitados serán de fácil cumplimiento.

De esta manera, aunque este tipo de créditos, como decimos, son un producto excelente en muchos sentidos, existe una gran desconfianza e ignorancia acerca de ellos. Precisamente por ello, para ayudarte a optar por la solución que más te convenza, nosotros te detallaremos los aspectos más importantes de esta clase de créditos.

Los prestamos inmediatos frente a los préstamos clásicos

Desde el nacimiento del concepto de los préstamos bancarios, la complejidad para obtenerlos ha ido progresivamente en aumento. Debido a la desconfianza de las entidades bancarias, un mayor número de condiciones han sido añadidas al contrato de concesión del crédito, aumentando así lo engorroso de su solicitud.

Esta dificultad en la obtención de financiación alcanzó su punto álgido tras el estallido de la crisis. Las entidades bancarias optaron por no introducir mayor liquidez al mercado, por lo que el grifo de los créditos fue casi plenamente cerrado.

Dicho estado se ha mantenido hasta la fecha. Esto será fácilmente observable para cualquiera que acuda a un banco (cualquiera que sea) a solicitar un préstamo. Y es que podrá notar la cantidad de requisitos que le exigen, tales como contar con ingresos mensuales regulares, encontrarse fuera de toda lista de morosos, entregar alguna propiedad en garantía de la devolución, firmar un contrato de aval…

Consecuencia directa de esta ingente cantidad de exigencias es la longitud del proceso de solicitud, gestión y concesión del préstamo. Desde el momento en el que se acude a la entidad bancaria solicitando el dinero hasta el punto en el que, finalmente, se puede disponer del capital (si es que el crédito es, en efecto, concedido) habrá que sortear decenas de obstáculos.

Multitud de visitas a las oficinas del banco, firma de distintos contratos de decenas de páginas y montones de letra pequeña e incomprensible, entrega de documentación personal de toda índole, semanas de espera…

En definitiva, actualmente, la petición de un préstamo de la forma tradicional (esto es, de la mano de entidades bancarias) se constituye como un camino tortuoso, prolongado y plagado de requisitos, condiciones, exigencias, dificultades, incomodidades e incordios. Y ese camino habrá que recorrerlo aun con el riesgo de que, finalmente, el préstamo no sea concedido.

Los créditos rápidos

Precisamente por todos estos motivos, el mercado, por sí solo, ha dado lugar al nacimiento de una figura relativamente reciente: la de los préstamos inmediatos.

Tal y como su propio nombre indica, se constituyen como una figura caracterizada por su rapidez, agilidad e inmediatez. Desde este punto de vista, su petición y concesión se realizará en un corto periodo de tiempo, de manera que el dinero solicitado podrá disfrutarse muy poco tiempo después de realizar la solicitud en cuestión. En general, el mismo día en el que se lleva a cabo la solicitud del préstamo se puede comenzar a disfrutar del dinero entregado en crédito, siempre y cuando dicho préstamo sea concedido (algo que, teniendo en cuenta los requisitos de los que luego te hablaremos, ocurrirá casi en la totalidad de las ocasiones).

Este tipo de préstamos, a diferencia de los tradicionales, encuentran su ámbito de existencia en Internet. Así, su solicitud y tramitación se lleva a cabo fundamentalmente online, si bien es cierto que, a menudo, también se incluye la necesidad de contactar telefónicamente. En todo caso, son concedidos habitualmente por compañías carentes de presencia física, por lo que no exigirán visitas interminables a sus oficinas.

Además, el crédito inmediato suele caracterizarse por girar en torno a cantidades no excesivamente grandes de dinero. De hecho, lo habitual es que la cantidad solicitada a préstamo no exceda los 800 euros. Cuestión ligada a esta es la de los plazos de devolución, pues, al tratarse de cantidades pequeñas, los plazos son también cortos, tratándose de máximos de devolución de en torno a 6 semanas.

Del mismo modo, la devolución del capital solicitado, así como de los intereses y honorarios por los servicios prestados, se devolverá, habitualmente, en un único pago realizado de golpe al terminar el plazo de devolución. De esta forma, frente a los pagos periódicos propios de los préstamos tradicionales, los créditos en el acto contarán, como norma general, con este método de devolución del capital prestado.

En todo caso, todo lo dicho hasta ahora debe entenderse bajo el prisma de la flexibilidad. Y es que esa flexibilidad será rasgo característico de este tipo de contratos, por lo que la cantidad de dinero solicitada, la forma de devolución, los plazos de pago y el resto de elementos constituyentes del crédito podrán variar en atención a tus características y a tus necesidades.

¿Para qué tipo de gastos suele estar destinado un préstamo inmediato?

Es propio de un préstamo inmediato el estar pensado para ser una ayuda rápida para aquellos que, debido a su situación, necesiten liquidez con urgencia. Serán ideales, por tanto, para reparaciones, pago de deudas atrasadas, compra de regalos inesperados, pago de gastos imprevistos, pago de matrículas de universidad y, en general, para cualquier cosa que precise un gasto de dinero del que, en el momento en el que se necesita, no se tiene.

¿Es difícil obtener un préstamo rápido?

Los préstamos rápidos, junto con la referida agilidad en el proceso de solicitud y la velocidad a la hora de disponer del dinero, se caracterizan, como ya hemos comentado más arriba, por contar con una serie de requisitos de fácil cumplimiento.

Desde este punto de vista, las condiciones exigidas por las entidades financieras dedicadas a la concesión de créditos en el acto contarán con un criterio de selección de clientes muy amplio, que te permitirá contar, en el caso en el que lo necesites, con el dinero que ellas ofrecen en un corto periodo de tiempo y sin excesivas complicaciones.

Requisitos para obtener un préstamo inmediato

Para que comprendas en mayor medida la facilidad de las condiciones de la que te estamos hablando, te mostraremos aquí los requisitos más habituales:

  • Ser mayor de edad: la norma general es que te sea exigido ser mayor de 18 años, con tal de que cuentes con la capacidad jurídica suficiente como para acceder a la firma de esta clase de contratos. Ahora bien, dependiendo de los casos y la compañía que conceda el préstamo, podrá exigirse también que se cuente con más de 21 años, con tal de demostrar una suficiente madurez y conocimiento financiero. En todo caso, el requisito habitual será el de superar los 18 años de edad.
  • Ser residente en territorio español: es decir, no podrás acceder a estos créditos en el caso en el que residas en un país extranjero, pues el ámbito de actuación de estas compañías es España, y el alcance de los contratos de esta clase es el territorio español. Esto no quiere decir que no puedas abandonar el territorio durante el tiempo en el que disfrutes del préstamo, sino que tu residencia habitual y fija deberá encontrarse dentro de las fronteras españolas.
  • Contar con DNI en vigor: te será exigido un Documento Nacional de Identidad válido y en vigor, mediante el cual puedan identificar sin ningún género de dudas quién eres, de manera que te concedan el préstamo de forma personal, única e intransferible. Así, tu DNI únicamente será utilizado para incluirse en el contrato de préstamo, demostrando que eres tú y solo tú quien solicita el dinero y a quien le será entregado.
  • Contar con, al menos, una cuenta corriente operativa: este es un requisito que puede parecer obvio. En todo caso, es necesario. Consiste en que tú, como presentador de la solicitud del crédito, cuentes con, al menos, una cuenta corriente en la que pueda ser depositado el dinero del préstamo. De esta manera te pedirán que les facilites tu número de cuenta para que el dinero sea ingresado en ella.

En atención a lo dicho, no exigen la ausencia de tu nombre de los bancos de datos de morosos (tales como ASNEF). Del mismo modo, tampoco será condición la de firmar un aval, entregar un inmueble en hipoteca o un automóvil en prenda, ni ninguna otra garantía de devolución. Tampoco te solicitarán demostrar solvencia ni contar con ingresos mensuales regulares. En definitiva, no exigirán ninguna clase de requisito en exceso engorroso.

En conclusión, como habrás podido observar y aprender a lo largo de la lectura del artículo, los prestamos inmediatos se constituyen como productos verdaderamente interesantes, son posibilidades que merecen ser tenidas en cuenta si necesitas liquidez con velocidad y mediante el cumplimiento sencillo de requisitos. En todo caso, deberás entender que lo ideal será acudir a mediadores como nosotros que, al ser expertos conocedores de la materia, podemos dar con la solución perfectamente adaptada a tu caso y a tus circunstancias personales, garantizando tu plena comodidad y satisfacción.

Dirígete a nuestro blog sobre finanzas personales para obtener más información.

Aquí hay algunos artículos relacionados que te podrían interesar:
¿Conoces los prestamos rapidos? Te informamos sobre sus características más relevantes
¿En qué consisten los créditos rápidos y cómo solicitarlos?
Todo lo que necesitas saber sobre creditos rapidos con ASNEF
Solicita ya el tipo de préstamo online que te interesa