Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
los Microcreditos
12 Dic 2018

Te Contamos en Qué Consisten los Microcreditos

Los microcreditos son unos tipos de préstamos especiales que han ido evolucionando a lo largo de los años. Sobre todo, de estos últimos. Nacieron, como podrás comprobar después, con una naturaleza y unos objetivos que no son exactamente los mismos que en la actualidad. Sin embargo, algunas de las ventajas de aquellos microcréditos originales se siguen aplicando en los productos financieros actuales.

Por eso, vale la pena que nos acompañes en este repaso por las condiciones de los microcreditos online. La información que te vamos a proporcionar te servirá para entender las razones de su popularidad y plantearte si te interesan. Toma nota de lo que te vamos a contar sobre ellos.

¿Cuál es el origen de los microcréditos?

Los microcréditos, antes que como productos financieros para el mercado global, nacieron como unas soluciones de financiación en los países en vías de desarrollo. Su invención se asocia al nombre de Mohamed Yunus y las coordenadas de su creación remiten al Bangladés de principios de la década de los ochenta del siglo pasado.

En cuanto a la definición del término, se trata de préstamos de escasa cuantía a prestatarios que, por sus precarias condiciones económicas, no cuentan con las garantías mínimas de devolución ni con un historial de crédito que un departamento de riesgos pueda revisar. Por consiguiente, queda claro que en la concesión de un minicrédito no había un afán de lucro inicial. En su origen, estos instrumentos intentaban generar unas condiciones de vida mínimas en los países subdesarrollados.

Las condiciones de concesión blandas (periodos de carencia, sin intereses, etc.) permitían que el dinero invertido empezara a dar resultados y producir más fondos. De este modo, se podrían generar las condiciones propicias para devolver el dinero prestado.

Estos microcréditos, por tanto, permitían comenzar actividades económicas mediante pequeños proyectos realizables y asumibles. Y, de paso, fomentaban la cultura de las transacciones financieras entre la población local.

¿En qué consisten los microcréditos actuales?

Como te habíamos adelantado, estos productos financieros no cuentan hoy en día con las mismas características con las que nacieron. Se insertan en el mercado financiero global y, en consecuencia, uno de sus objetivos es el de generar beneficios para sus promotores.

Sin embargo, nosotros, como una entidad intermediaria entre los prestamistas y prestatarios, somos conscientes de que el microcrédito tiene unas condiciones que lo hacen apetecible para ciertos perfiles de usuarios. Y es que el mantenimiento de unas condiciones relativamente blandas continúa siendo una de sus señas de identidad.

Resulta obvio que no nos referimos a unas condiciones blandas como las que se establecían en los países subdesarrollados, pero, por otro lado, los usuarios han dado su consentimiento a las que consideraban favorecedoras para sus intereses.

El contexto en el que los microcréditos se han hecho un hueco importante en el mercado español de la financiación tiene que ver, directamente, con la crisis económica que nuestro país padece desde 2008. Una crisis estructural que dificulta en gran medida el acceso al crédito de los usuarios de los bancos tradicionales.

¿Cuáles son las ventajas de estos microcréditos?

Básicamente, tienen que ver con las mayores facilidades, en comparación con las exigencias estrictas que imponía la banca convencional a raíz del rescate público, que caracterizaban a estos productos financieros. Ten en cuenta que su concesión no implicaba una justificación de este gasto ni un examen de la capacidad de devolución del solicitante. Por lo tanto, no se consideraba la exigencia de una nómina ni un aval. Asimismo, tampoco se procedía a revisar los censos de morosos que llevaban a cabo coordinadoras de entidades de crédito como RAI o ASNEF.

Para quienes necesitaban el dinero con urgencia, podía resultar inviable esperar a reunir todos estos requisitos, puesto que podía expirar el motivo del gasto que pretendían realizar. Así que las entidades alternativas de crédito y sus condiciones más blandas, de las que te informamos antes, pasaron a convertirse en soluciones propicias para sus intereses.

No obstante, conviene aportar un consejo de aplicación general al recurso al microcredito. Y es que no debes abusar de él. Se trata de un producto financiero útil, en especial, para asumir pagos puntuales que requieras abonar en un plazo concreto sin falta. Pagos como una multa con intereses de demora, un producto en oferta o el acometimiento de una obra imprescindible para realizar tus actividades económicas habituales. Si echas mano del microcrédito para asumir frecuentemente pagos de gastos corrientes (el colegio de los niños, las nóminas de un empleado o las facturas de la luz y del agua), generarás una tendencia al sobreendeudamiento.

La comodidad de poder pedir microcreditos online

Los microcreditos online son una clase de microcréditos que, de hecho, se están consolidando como la categoría principal de estos productos y más demandada. Y es que, en el marco de las condiciones propicias que estamos repasando contigo, la de poder llevar a cabo todas las gestiones relativas a la concesión mediante Internet es una de las más atractivas.

Por eso, el microcrédito online se ha consolidado como un dinero a préstamo, apreciado por la rapidez y sencillez de su tramitación. Tienes que valorar, en este sentido, que no vas a tener que perder un tiempo precioso en gestionar la documentación física que se solía pedir en los casos de los bancos de toda la vida. Cuando solicites microcreditos online, podrás introducir la información bancaria y personal en la plataforma desde la comodidad de tu propia casa. No en vano, su corrección será clave para la aprobación del crédito.

Del mismo modo tendrás la posibilidad de seleccionar el microcredito online que prefieras. Nos referimos a combinar su cuantía, su plazo de devolución y sus honorarios mediante el simulador de la web. Y, para hacer todos estos trámites, no vas a tener que adaptarte a los horarios limitados de la banca tradicional. Los afrontarás cuando a ti más te convengan.

Si has cumplido con todos estos pasos, el dinero estará disponible en tu cuenta corriente con la urgencia con la que lo necesitabas.

En definitiva, los microcreditos por Internet han evolucionado hasta convertirse en unos de los productos financieros predilectos para abonar pagos puntuales.