Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Claves del Minicredito
8 Mar 2019

Te Contamos las Claves del Minicredito

El minicredito es un producto financiero al que cada vez recurren más personas. Perfiles que prefieren optar por unas vías de financiación más ágiles para solventar sus apreturas económicas más molestas. Son personas que, en muchos casos, han preferido cambiar de proveedor para estos fines, dado que los bancos de toda la vida no les ofrecían el servicio rápido que esperaban.

A continuación, te explicamos las características principales del minicrédito y ahondaremos acerca de las condiciones idóneas para disfrutar de este producto financiero. Toma nota de lo que vamos a contarte.

¿Por qué es tan ligero el proceso de un minicredito?

En primer lugar, porque las cantidades que se dan a préstamo en un minicredito no son tan altas como las que se suelen manejar en las operaciones similares de los bancos convencionales. Cuando pides un minicrédito, por lo general, estás solicitando una suma de dinero que oscila, por ejemplo, entre 300 y 1000 euros.

Por consiguiente, como el riesgo de esta operación no resulta alto, las entidades alternativas de financiación que conceden estos créditos de pequeñas cuantías no requieren unas garantías tan severas como las que piden los bancos tradicionales. Esta menor exigencia no significa que estos prestatarios no se cubran para evitar los incumplimientos en los plazos de las devoluciones.

Sin embargo, aparte de dar unos datos personales y bancarios simples y sencillos, va a bastar con aportar la acreditación documental de una fuente de ingresos regulares. Estas entidades no están afectadas por los requerimientos de las autoridades públicas que, como contraprestación al rescate del sector bancario, impusieron a los departamentos de riesgos de los bancos un mayor control sobre la aprobación de los créditos. Una rigurosidad que se tradujo en las exigencias conjuntas de la aportación del aval y de la nómina y del requisito de no aparecer en los censos de morosos que recopilan ASNEF y RAI.

Así que no te tiene que extrañar que no te hagan preguntas acerca de a qué vas a destinar el dinero de los minicréditos. Sin duda, esta rapidez y funcionalidad forman parte de las características de estos productos financieros que más valoran los clientes.

Como intermediarios entre prestatarios y prestamistas, en Bonsai Finance queremos que tengas la máxima información posible sobre los minicréditos. Apunta estos consejos que te damos en el siguiente apartado.

¿Cuándo debes utilizar los minicréditos?

Por otro lado, te recomendamos que hagas un uso racional de estos productos financieros. No tienes que acostumbrarte a recurrir a ellos para los pagos más comunes, como los corrientes de la casa (luz y agua, entre otros), que tendrás que abonar todos los meses. Esta tendencia te llevaría a un sobreendeudamiento inasumible a medio plazo. Si un mes se te han acumulado facturas imprevistas y no te llega el presupuesto para afrontar uno de estos gastos corrientes, entonces sí que estaría justificado echar mano de un minicrédito.

Ejemplos del uso correcto de estos pequeños créditos

Por tanto, debes emplear los minicréditos para abonar gastos puntuales que te están suponiendo un cierto agobio. Son pagos que, por unas razones u otras, como las que te exponemos a continuación, te conviene abordar con la máxima urgencia. Presta atención a ellos:

  • Pago de una multa cuya cuantía se rebaja si se hace con prontitud y cuyo cobro de intereses se elimina.
  • Reparación de una avería del coche que necesitas todos los días para ir al trabajo.
  • Abono del coste de un viaje que está de oferta durante una semana.
  • Arreglo de un electrodoméstico fundamental, por ejemplo, para cocinar cada día.
  • Realización de unas obras oportunas para abrir tu negocio.

En definitiva, ya sabes qué te ofrece un minicredito y en qué situaciones te vendrá bien. El acierto depende de ti.