Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Acerca de las Cuentas Remuneradas
10 Ene 2019

Te Contamos más Acerca de las Cuentas Remuneradas

Las cuentas remuneradas son una opción a considerar si quieres generar recursos propios a través de tus ahorros. En el artículo, en Bonsai Finance te explicamos cómo funcionan y sus principales características.

En qué consiste una cuenta remunerada

Una cuenta remunerada es aquella en la que te dan unos intereses u otro tipo de retribución a cambio de abrirla. En ocasiones, es posible que te exijan también un mínimo de saldo para pagarte las cantidades acordadas. Los intereses pueden variar mucho, aunque en algunos casos puntuales alcanzan el 5 % TAE.

Hay que indicar que, tradicionalmente, este formato era el más habitual, incluso en las cuentas corrientes. En los últimos años ha habido cambios en la forma de operar de la banca y, ahora, se da más importancia a la facilidad para operar.

Tipos de cuenta remunerada que existen

Hay varios tipos de cuenta remunerada por los que puedes apostar. Indicamos los distintos tipos de retribución en funcón de cada caso. Los motivos que puede haber son diversos, desde la nómina a los recibos domiciliados.

Has de tener presente que la retribución puede ser a partir de un pago de intereses periódico (TAE), de una devolución directa de recibos, descuentos o un pago de una cantidad fija.

Cuentas corrientes

En este caso, se utiliza una cuenta corriente clásica para pagar la retribución que, por regla general, es más pequeña que en una cuenta de ahorro. Lo más habitual es que se exija la domiciliación de una nómina, recibos o una cantidad mensual fija para abonar lo pactado.

Algunas entidades utilizan la posibilidad de abrir una nueva cuenta corriente para ofrecer unos intereses elevados, sobre todo los primeros meses. Esta es la razón por la que este tipo de producto se ha convertido en un gancho comercial.

Cuentas de ahorro

Las cuentas de ahorro son lo que tradicionalmente hemos conocido como plazos fijos. En este caso, se deposita un capital que va generando intereses según lo pactado. La principal diferencia con las cuentas corrientes es que, a priori, no se puede retirar dinero y, en el caso de hacerlo, hay una penalización.

Los intereses de una cuenta de ahorro son más altos que en las cuentas corrientes para compensar el hecho de que estás obligado a mantener el capital.

¿Cómo valorar si una cuenta remunerada me conviene?

Son varios los aspectos que has de tener presentes a la hora de valorar si una cuenta remunerada te conviene o no. Aunque no son muy difíciles de detectar, sí deberías dedicarles un tiempo.

En primer lugar, calcula la rentabilidad neta y para ello tienes que restar los intereses que vayas a percibir y las comisiones. Esto es fundamental porque hay intereses altos que luego se desvirtúan por unas comisiones prohibitivas.

Por otra parte, deberías controlar los plazos exigidos porque, como principio general, cuanto menos tiempo tengas que tener tu dinero comprometido para conseguir esa rentabilidad, mejor que mejor.

Otro aspecto fundamental que has de comprobar es la obligatoriedad de contratar productos vinculados. Es ahí donde muchas entidades financieras buscan hacer negocio y a ti, tal vez, no te interese para nada contratar un seguro.

Finalmente, tienes que fijarte en los límites de cantidad retribuida porque la mayoría de las entidades ponen un tope superior de dinero a partir del cual no te van a pagar.

Conclusión

Las cuentas remuneradas son cada vez más diversas porque las necesidades también lo son, así como la oferta financiera. En Bonsai Finance te recomendamos que te tomes un tiempo para elegir bien cuál es la cuenta remunerada que mejor se adapta a tus expectativas iniciales. De esta forma, conseguirás sacarle el máximo partido a tu dinero.