Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
las Cuentas Remuneradas
20 May 2019

Te Explicamos Qué Son las Cuentas Remuneradas

Las cuentas remuneradas son unos productos financieros que en los últimos tiempos han ido ganándose la confianza de los clientes de las entidades de crédito y ahorro. De hecho, vale la pena recordar estos dos últimos conceptos que hemos citado, ya que este tipo de cuentas trata de conjuntar las ventajas de ambos.

La fama positiva de estas cuentas proviene de haberse consolidado como una especie de producto financiero mixto. Unas cuentas que tienen características tanto de las cuentas corrientes como de los depósitos. En definitiva, unos productos bancarios que aúnan beneficios ahorradores e inversores.

A continuación profundizamos en las claves de una figura a la que el contexto económico de los últimos años en España ha hecho más atractiva para diversos perfiles. Presta atención a lo que vamos a contarte.

¿Cómo puedes distinguir las cuentas remuneradas?

Tienen unas características que las definen como un producto netamente diferenciado del resto. Sin embargo, como mucha gente las desconoce, vale la pena destacarlas mediante la comparación con otros productos financieros: con las cuentas corrientes y los depósitos, con los que comparten un cierto aire de familia.

Las cuentas corrientes y los depósitos también han estado entre los productos bancarios más populares en España y hoy en día aún tienen mucho tirón. Pero ¿qué es lo que hace que una persona pueda preferir una cuenta remunerada antes que aquellos?

En primer lugar, porque ofrece un interés más alto que una cuenta corriente. Y en cuanto a la comparación con los depósitos, la liquidez es la ventaja principal por parte de la cuenta remunerada. En esta última podrás sacar el dinero siempre que lo necesites y sin tener que pagar ninguna penalización por ello. En este sentido, se trata de un producto bancario mucho más versátil que un depósito.

No obstante, como siempre comentamos cuando analizamos productos financieros, te conviene reservar el tiempo suficiente al contraste entre los de un mismo perfil. En el caso de la cuenta remunerada te interesa comprobar detalladamente la letra pequeña. De este modo podrás tomar decisiones más acertadas a la hora de elegir.

En Bonsai Finance, como entidad donde gustamos de facilitar las operaciones dinerarias entre prestamistas y prestatarios, queremos que dispongas de la mayor información posible sobre los productos bancarios. Y es que la satisfacción con los acuerdos obtenidos hace entrar a las entidades de crédito y ahorro y sus clientes en un círculo virtuoso del que nos beneficiamos todos. Sigue leyendo.

Fíjate bien en los intereses

Los intereses siempre son los indicadores clave en cualquier operación financiera, ya sea de préstamo o de ahorro. Los valores monetarios en los que se traducen acabarán por decantar una operación económica como rentable o no.

En este aspecto, recuerda que te habíamos comentado que la rentabilidad de una cuenta remunerada es mayor que la de una corriente. Esta circunstancia se debe, sobre todo, a que los intereses que se establecen durante los primeros meses son más altos que los habituales en las cuentas corrientes. Se trata, en cierto modo, de una táctica publicitaria para enganchar a los potenciales clientes al producto. Sin embargo, esos intereses tan favorables se van reduciendo en el segundo tramo. En este tramo siguiente se ponen al nivel de los frecuentes en los depósitos, que son más bajos.

Un consejo que puede resultarte útil es relativo a la operación de abrir una cuenta remunerada, cerrarla y abrir otra. Resulta obvio que no vas a poder hacer estas operaciones con la máxima rapidez que pudiera interesarte. Pero sí tienes la posibilidad de comprobar durante cuánto tiempo debes tener activa una cuenta remunerada. De esta manera puedes calcular si te conviene abrirla y mantenerla, como una vía de inversión, a lo largo de cierto tiempo.

La crisis puso más de moda este producto financiero

Efectivamente, la crisis económica estructural que atravesó nuestro país desde 2008 supuso que la otra ventaja que te habíamos adelantado acerca de la cuenta remunerada empezara a ser tenida en cuenta por los ahorradores y los emprendedores.

Has de valorar que, en un contexto de crisis, con reducción de los ingresos y posible incremento de los gastos, puede agotarse el dinero que se acumula en ciertas cuentas. Algunas de ellas pueden quedar, de hecho, en situación de descubierto. Y como los pagos que hay que afrontar normalmente no pueden ser demorados, resulta imprescindible no quedarse sin liquidez.

En este aspecto, la remunerada se ha convertido en una herramienta indispensable para poder sacar dinero en estas situaciones tan críticas. Es posible que la intención principal del titular no fuera sacar ese dinero, previsiblemente destinado al ahorro, con vistas a cubrir abonos de urgencia. Pero las circunstancias inesperadas de estas coyunturas pueden hacer favorable la figura de una cuenta remunerada, que se antoja como un comodín de gran valor.

Un dato importante es que vas a poder usar este dinero sin tener que realizar pesadas gestiones que te cuesten penalizaciones, lo que supone una gran ventaja sobre los depósitos.

Por otro lado, te confirmamos que estas cuentas destacan por su seguridad. No en vano, con las dudas que han surgido tras la crisis sobre los productos inversores menos conservadores, esta opción se ha consagrado como un refugio para quienes quieren seguir sacando rentabilidad a su dinero. Eso sí, sin tener que pasar por la incertidumbre de las inversiones con riesgos.

¿Qué otros beneficios te ofrece esta clase de cuentas?

Por último, queremos presentarte otros atractivos de estas cuentas. Toma nota:

  • Al no existir saldo mínimo como condición para abrir una de estas cuentas, no necesitas contar con un gran capital para activar la tuya. Por ejemplo, 3.000 euros pueden bastar para ello.
  • Se trata de depósitos a la vista, y una de las cosas que más van a gustarte de ellos es su gratuidad. No vas a tener que pagar comisiones de apertura, mantenimiento ni cancelación.
  • Finalmente, te informamos de que todos los intereses que cobres serán generados sobre la cuenta en cuestión.

En definitiva, opta por las cuentas remuneradas y obtendrás rentabilidad, seguridad y liquidez.