Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Tipos de Minicreditos
29 Ene 2019

Tipos de Minicreditos y Para Qué Usarlos

Remontar la cuesta de enero, tras los gastos de las fiestas y las facturas energéticas que se generan en invierno se puede hacer algo duro. Esta es una de las ocasiones en las que los minicreditos pueden brindarte el desahogo que necesitas y procurarte un tiempo para reorganizar tus finanzas.

Ese es, en definitiva, el objetivo de los mini creditos. Resolver situaciones puntuales, imprevistas o no, anticipándote un dinero que, de otra forma, obtendrías por tus ingresos regulares u ocasionales en un espacio de tiempo prudente.

Para qué sirven los minicreditos

Un minicredito te va a ser muy útil en muchas ocasiones. Sirven principalmente para anticipar unos ingresos que tienes previsto percibir en una fecha próxima.

A veces se presentan imprevistos que necesitan una solución urgente. En otras ocasiones, hacer un pago rápido puede ayudarte a aprovechar una oportunidad que en unos días no estará ya disponible.

Eres tú el que evalúa las necesidades y la oportunidad de satisfacerlas inmediatamente, estimando los beneficios que esto puede procurarte y tomando la decisión correcta.

Por ejemplo, alguien puede ofrecerte el coche que necesitas ahora mismo a un precio excepcional. Sin embargo, hasta dentro de unas semanas no vas a percibir los complementos salariales derivados de tus ventas, una paga extraordinaria u otros beneficios sociales que esperas.

Con esos ingresos podrías hacer frente, sin ningún tipo de problemas, a la adquisición del vehículo. Pero no sabes si estará disponible dentro de unas semanas y en estos momentos ni siquiera puedes dar una señal razonable para reservarlo.

Un minicrédito de 500 euros a devolver en dos semanas apenas te va a costar 70 euros. Posiblemente mucho menos de lo que te costaría perder esta oportunidad.

Para qué puedes usar los mini creditos

Nosotros no entramos a evaluar el destino del dinero que te prestamos. Puede ser algo destinado a cubrir una necesidad o también puede ser algo puramente recreativo.

Adquirir unas entradas para un partido de fútbol o un concierto puede ser tan importante para ti como pagar la factura de la luz o comprarte un nuevo abrigo en invierno. Posiblemente no necesites el minicrédito para pagar la factura de la luz, ya que la tienes prevista, pero si lo puedas necesitar para ver esa final de la Copa de Europa en la que se ha metido tu equipo favorito.

Queremos darte algunas pautas sobre los usos más frecuentes que suelen darles las personas a los minicréditos que solicitan:

Evitar penalizaciones y recargos

Este es uno de los usos más frecuentes que se le suele dar a un minicrédito. Pagar una factura a tiempo evita sanciones, recargos y posibles penalizaciones.

Conseguir reducciones por pronto pago

Uno de los casos más frecuentes lo tenemos en las multas de tráfico. Proceder al pago en la primera notificación, que ahora se puede hacer desde tu ordenador, puede suponer más del 50 % de reducción en la mayoría de los casos.

Una multa de 800 euros puede llegar a verse reducida a 200 euros si procedes a pagarla de inmediato. Esa cantidad, solicitada en un minicredito, supone tan solo un coste de 42 euros en tres semanas. Mucho menos que los 600 euros que te estás ahorrando.

Realizar pagos que no se pueden aplazar

A veces hay determinados pagos que han de ser realizados en una fecha determinada y que no pueden ser postergados. Este es el caso, por ejemplo, del pago de una matrícula universitaria.

Aunque tus ingresos corrientes suelen ser suficientes para cubrir estos pagos pueden concurrir una serie de circunstancias que hagan que no tengas liquidez disponible en ese preciso momento, aproximándote peligrosamente al vencimiento del plazo y a no poder estudiar lo que deseas en todo un año.

Hacer frente a un gasto urgente

Hay determinados gastos que se presentan de repente. Puede ser una avería en el coche o la necesaria intervención de un dentista. Es probable que ni siquiera sean gastos de una gran cuantía, pero no ponerles solución a tiempo puede provocar males mayores.

Disponer de tiempo para gestionar otra financiación

Una de las principales ventajas de los minicréditos es la de su agilidad. Son préstamos casi inmediatos que se conceden sin apenas trámites y pueden solucionar muchas necesidades puntuales.

Es posible que hacer frente a la devolución de una cuantía de cierta importancia, como puede ser su cantidad máxima de 800 euros, en el plazo máximo de seis semanas, se haga algo complicado para tu economía y resultase mejor una financiación con unos plazos de devolución más dilatados.

Sin embargo, cuando hay que hacer frente a cosas urgentes no puedes pararte a solicitar una financiación a más largo plazo, ya que sus trámites suelen llevar bastante más tiempo.

Muchas personas nos solicitan un mini crédito que luego cancelan mediante una financiación más cómoda y a más largo plazo, pero después de disponer de seis semanas más para poder gestionar la financiación más adecuada a sus posibilidades. Entre tanto, con el mini crédito, consiguieron solventar la urgencia puntual de la situación.

Anticipos de ingresos extraordinarios

Cada vez es más frecuente que las buenas oportunidades se presenten justo un tiempo antes de que tus ingresos extras se reflejen en tu cuenta. Algunos le llaman a esto la ley de Murphy.

No te cuesta lo mismo hacer las compras de navidad a mediados de octubre que tener que esperar a la paga extraordinaria en diciembre. Tampoco puedes esperar al mes de julio para reservar un apartamento en la playa porque, si lo haces, todo será mucho más caro.

En estos casos, solicitar un minicrédito puede ahorrarte mucho dinero. Aunque tenga un coste puede suponer menos de lo que vas a ahorrar por solicitarlo. Es cuestión de hacer números.

Qué características tiene un minicredito

Dentro de las alternativas de financiación que puedes manejar en tu economía personal y familiar hay cosas que requieren de una financiación a corto o muy corto plazo, otras a un medio plazo y, por último, aquellas que debes financiar a largo plazo.

Los minicreditos son una herramienta de financiación a corto y muy corto plazo y se caracterizan por ser muy ágiles. Están enfocados a solventar situaciones puntuales de falta de liquidez o, lo que es lo mismo, de disponibilidad de dinero en ese momento.

Sus características principales son las siguientes:

  • Cuantías máximas limitadas: generalmente se consideran minicréditos hasta los 1.000 euros. A partir de esta cantidad estaríamos hablando de otros tipos de préstamos personales cuyos plazos de devolución podrían ser más largos y en los que se te pedirían más garantías.
  • Devolución a corto plazo: los plazos de devolución no suelen superar los 45 a 60 días.
  • Pocos trámites y documentación: a diferencia de los préstamos de mayor cuantía y plazos de devolución más prolongados. Los minicréditos se basan en la experiencia con el cliente y en la confianza en el mismo.
  • Disponibilidad inmediata: La tramitación de un minicrédito no suele llevar más de 24 horas y la disponibilidad del dinero en tu cuenta es inmediata.
  • Transparencia: Con un mini credito vas a saber, de inmediato y con total claridad, el dinero que vas a recibir en tu cuenta, sin ningún tipo de retención o comisión; cuánto vas a tener que devolver, sin complicadas fórmulas de intereses, y cuál es el plazo para hacerlo.

Qué tipos de minicréditos tienes a tu disposición

La mayor parte de las personas que nos solicitan un minicrédito lo hacen porque es una solución cómoda y rápida. A través de esta fórmula de préstamo acceden a un crédito rápido sin necesidad de dar muchas explicaciones ni presentar infinidad de documentos.

Se enmarcan dentro de lo que denominamos créditos personales. Aquellos créditos que se conceden con base en las exclusivas garantías de la persona y que vienen definidas por sus ingresos regulares. Por tanto, no requieren normalmente garantías adicionales o avales de ningún tipo.

Créditos online

Los minicréditos online son créditos que se tramitan totalmente en línea a través de los medios digitales.

Su principal característica es la inmediatez. En el mismo instante en que cursas la solicitud recibirás una respuesta sobre su concesión y, una vez aceptado por tu parte, el dinero estará disponible en tu cuenta. Esto los hace indispensables en el caso de urgencias e imprevistos.

Créditos sin nómina

El sistema de financiación de minicréditos no sigue las fórmulas bancarias convencionales ni está sujeto a los requisitos impuestos por los bancos. Por eso es un sistema mucho más flexible.

En la concesión de un minicrédito entendemos que el no disponer de una nómina no supone necesariamente carecer de capacidad de devolución. Por eso, tus condiciones no van a cambiar por el hecho de carecer de una nómina y tampoco se te van a pedir avales o garantías adicionales.

El propio sistema de diversificación del riesgo que siguen las entidades de financiación personal con las que operamos, mediante la especialización en concesión de créditos de pequeño importe y de devolución a corto plazo, promueve que nuestro método de evaluación del cliente trabaje con perfiles en los que nos es posible prescindir de una justificación de ingresos provenientes de relaciones laborales.

Créditos con ASNEF

Uno de los mayores inconvenientes que te puedes encontrar a la hora de solicitar financiación es que figures, por algún motivo, en los registros de ficheros de ASNEF.

Estos ficheros constituyen una base de datos de morosidad en la que las empresas inscriben a aquellos deudores que no han podido pagar y el concepto y cuantía de sus deudas.

Sin embargo, que alguien no haya pagado una vez no supone necesariamente que sea mal pagador. Siempre hay que poner en duda la fiabilidad de estos ficheros.

Nos encontramos casos en que no se cumplen los requisitos para la inscripción de las deudas o no se ha cancelado la inscripción tras su pago. Otros en que se producen errores y muchos en que la negativa a pagar responde a causas justificadas.

Por eso es importante contar con la ayuda de un mini credito con ASNEF.

Este es, además, un crédito que puede abrirte las puertas a otro tipo de préstamos, ya que uno de sus principales usos es solicitarlo para cancelar deudas que figuran en ASNEF.

A través de un minicrédito puedes cancelar ese rastro en ASNEF que está impidiéndote conseguir la financiación a medio o largo plazo que necesitas para tus proyectos.

Dispones de hasta seis semanas para cancelar estos registros y obtener otra financiación que incluso te permita absorber el propio microcrédito.

¿Hay diferencias en los trámites de solicitud de los distintos tipos de mini creditos?

En realidad, prácticamente no se establecen diferencias en la tramitación. Siempre va a ser todo mucho más rápido y sencillo en el caso de una solicitud sin ASNEF y con una nómina consolidada, pero realmente no van a variar mucho los tiempos de respuesta. El sistema de información y estudio es muy ágil.

En el caso de una solicitud sin nómina se puede pedir otro tipo de justificante de ingresos. Suele ser la declaración del IRPF o algún documento equivalente que, en todo caso, al igual que sucede con cualquier otra documentación, es remitida por vía digital en el momento.

Cuando nos haces una solicitud y figuras en los ficheros de ASNEF lo que realmente nos importa es tu capacidad de reintegro del dinero solicitado en el plazo establecido.

A no ser que el perfil que nos muestre el historial de ASNEF haga ver que eres una persona irresponsable y que no paga reiteradamente, que estés incluido en estos ficheros no va a alterar, en nada, el procedimiento normal de concesión o los tiempos de disponibilidad del dinero.

De hecho, muchos de los clientes que nos realizan una solicitud descubren al hacerla, gracias a nuestros sistemas de información, que figuran con alguna deuda inscrita en ASNEF.

Como ves, la utilidad de los minicreditos es elevada y los puedes emplear en múltiples circunstancias de tu vida. Enfócalo correctamente y ten en cuenta su concepción como un préstamo de devolución a corto plazo. De esta forma, contemplado como un adelanto de un ingreso a percibir, un minicredito pueden serte de gran ayuda.