Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Todo acerca de las cuentas remuneradas
5 Jul 2018

Todo acerca de las cuentas remuneradas

/
Etiquetas

Cuando hablamos de cuentas remuneradas es preciso saber que estamos ante un producto que rentabiliza el saldo que existe depositado en ella. Actualmente, contamos con dos tipos de cuentas: las corrientes remuneradas y las de ahorro.

Son cuentas que nos permiten recuperar la inversión en cualquier momento sin ninguna penalización y además, nos brindan la posibilidad de disponer de los fondos, así como ser garantes de liquidez. Frente a otro tipo de productos, como la cuenta corriente o la libreta de ahorro, nos ofrecen mayor rentabilidad durante los primeros meses.

Obviamente, la rentabilidad tiene una variabilidad según el saldo que tengamos, ya que el banco aplicará un tipo de interés según los tramos y el interés que suele ser mucho más alto que el de una cuenta de ahorro. Por este motivo, también reciben el nombre de supercuentas.

Todo acerca de las cuentas remuneradas

Rentabilidad para tus ahorros: cuenta remunerada

1. ¿Qué me ofrece una cuenta remunerada?

Como hemos indicado anteriormente, las cuentas remuneradas nos ofrecen mayor liquidez y rentabilidad durante los primeros meses. Frente a un depósito tradicional cabe destacar que esta cuenta tiene un periodo inicial de 3 o 4 meses con un tipo de interés bastante elevado y que posteriormente se reduce.

El tipo de interés varía según el saldo en función de unos tramos preestablecidos. Dicho tipo de interés suele ser mucho más alto que el de una cuenta de ahorro, por esa razón, se la llama supercuenta. Frente a la flexibilidad que admiten otros productos, esta cuenta tiene la operatividad limitada y no admite ni transferencias, cobro de recibos, ni vinculación de tarjetas, entre otros movimientos.

Estamos ante un producto que aporta seguridad en tiempos de inestabilidad en la economía y que se puede combinar con un depósito bancario para aumentar los beneficios de los usuarios gracias a su rentabilidad conjunta. Por lo tanto, resulta bastante beneficiosa.

2. ¿Qué empresas ofrecen este tipo de producto?

Como hemos expuesto, puedes ahorrar una suma de dinero al año si eliges las cuentas que no tienen comisiones y que ofertan los bancos. Siempre puedes fijarte en el ranking de las mejores opciones para ver qué posibilidad se perfila como la mejor para gestionar tus finanzas. Todas tienen en común: la operatividad libre de costes.

Dentro del ranking de los últimos meses podemos destacar la Cuenta Nómina de Bankinter, la Cuenta Online de BBVA, la Cuenta Nómina de imaginBank y la Cuenta Open Nómina. En este punto, también cabe destacar que algunas premian con un mayor porcentaje de rentabilidad y otras ofrecen regalos. También tienes la propuesta de estar libre de requisitos y comisiones.

Así mismo, también cabe señalar que hay bancos que no te obligan a contratar su cuenta a cambio de tu nómina. La primera posición es para la cuenta online del BBVA cuyas ventajas se centran en la ausencia de requisitos y es gratuita. Además, facilita una tarjeta de débito con una aplicación móvil que está considerada como la mejor del mercado.

Por otro lado, tenemos la cuenta corriente operativa de Openbank que cuenta con la solvencia del Banco Santander. Es totalmente gratuita y no exige tampoco cumplir requisito alguno. Te permite acceder a promociones, ventajas y descuentos en comercios. A su vez, podemos destacar también la Cuenta_ON de Bankia que está exenta de comisiones y posibilita realizar transferencias inmediatas de forma gratuita.

3. Consejos a la hora de contratar una cuenta remunerada

La cuenta remunerada es un producto financiero muy sencillo y suele ser el primer instrumento de ahorro que utilizamos antes que un depósito, una renta variable o un fondo de inversión. Al ser el primer método para hacer trabajar nuestro dinero, realmente no es un producto financiero complicado frente a otro tipo de cuentas que tienen mayor riesgo.

Toma nota de estas recomendaciones:

  • Lo primero que debemos mirar es la TAE y la TIN o lo que es lo mismo, el beneficio que vamos a obtener al invertir nuestro dinero en esta cuenta. La TAE son los intereses más los gastos que se derivan y la TIN se relaciona con los intereses. Debes tener en cuenta que los intereses que se generan son sobre el saldo medio durante el periodo de liquidación que se ha establecido.
  • También debes considerar que a la hora de contratar una cuenta remunerada debes mantener un mínimo de saldo en ella con un importe mínimo. Las cuentas remuneradas suelen establecer una cantidad de dinero máxima a remunerar.
  • Otro aspecto fundamental es que la cuenta remunerada nos ofrezca la posibilidad de operar sin mantenimiento ni ningún tipo de administración. Realmente, no existen muchas cuentas de ahorro con esta característica, ya que la mayoría cobra comisiones.
  • Las transferencias deben ser gratuitas porque realmente, este tipo de producto se contempla como un paso intermedio para dejar el dinero antes de que decidamos qué vamos a hacer con él. Esto indica que debemos mover el dinero para no perder beneficios al efectuar la transferencia.

Tras esta exposición sobre las ventajas de contratar una cuenta remunerada y analizar las diferentes propuestas que nos oferta el mercado, cabe hacer hincapié en que este tipo de producto te permite disponer de liquidez en cualquier momento, sin ningún tipo de comisión ni penalización. Por ese motivo, antes de invertir en una cuenta remunerada lo mejor es que conozcas la gama y optes por la que mejor se adapte a tus preferencias.

El mayor beneficios que te reportará este tipo de cuenta bancaria es el que se obtiene con el paso del tiempo: la rentabilidad de tu dinero y la posibilidad de no estar expuesto a ninguna penalización si lo quieres retirar.

Realmente, estás ante el primer método para hacer trabajar tu dinero y aunque no se trata de un producto complicado, siempre resulta conveniente atender a algunas características para no llevarnos ningún susto o decepción con el paso del tiempo.

En definitiva, cabe señalar que los asesores financieros son personas formadas que te ayudarán a resolver cualquier tipo de duda que se te plantee. Además, podrán indicarte qué cuenta contratar según tus necesidades del momento y qué opciones de rentabilidad se te ofrecen a corto, medio y largo plazo.