Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
sobre los Minicreditos Rapidos
11 Ene 2019

Todo sobre los Minicreditos Rapidos

Frente a gastos imprevistos y una necesidad inmediata de dinero, los minicreditos rapidos son una excelente solución. Recibirás rápidamente el adelanto de fondos que necesitas con gran flexibilidad y sin tener que someterte a la burocracia de los préstamos tradicionales. De ahí que su demanda haya aumentado en los últimos años, por las necesidades de financiación de los consumidores, el endurecimiento de los requisitos bancarios para financiar y la comodidad o agilidad de estos préstamos rápidos.

Especiales características de los minicréditos rápidos

Los minicréditos tienen unas especiales características, como ofrecerte disponer del dinero que necesitas en tan sólo 10 ó 15 minutos. Por ello, es la opción preferida de quienes necesitan hacer un pago inmediato, como la reparación de un coche, o no pueden dejar pasar una oportunidad como el móvil que tanto deseas al 50 %.

En la mayoría de los casos su solicitud se hace a través de Internet, completando sencillos pasos en los que seleccionas la cantidad de dinero de que quieres disponer, completas una sencilla solicitud del crédito sin tener que aportar mucha documentación, esperas cinco minutos a la concesión y en un cuarto de hora tienes el dinero en tu cuenta corriente disponible para hacer el pago.

La comodidad para solicitarlos los hace especialmente atractivos. Desde el sofá de tu casa, con el teléfono o la tableta en sencillos y cómodos pasos puedes obtener el dinero que necesitas.

Adicionalmente, encontrarás en Internet comparadores que te facilitarán la búsqueda de la mejor entidad para solicitarlos.

No tienes que someterte a los farragosos procesos de la banca tradicional para el otorgamiento de préstamos e incluso para la concesión de tarjetas de crédito que han sido endurecidos tras la pasada crisis por el miedo de las entidades a los impagos.

Así, de los mismos puede beneficiarse cualquier persona mayor de edad, con ingresos y una cuenta bancaria, sin aportar gran información. Además, los requisitos se han venido flexibilizando en los últimos años y en muchos de los casos no se exige ya nómina. Esto último ha determinado que puedan acceder a ellos personas en situación de desempleo siempre que puedan acreditar que tienen unos ingresos recurrentes. Por supuesto, no será requerido ningún tipo de aval o afianzamiento.

Las cantidades por las que pueden pedirse microcréditos son pequeñas, oscilan entre los 15 euros y los 1000, si bien las cantidades más solicitadas son entre 300 y 500 euros. Incluso, algunas de las entidades prestatarias limitan los mismos a 200 o 300 euros.

Los plazos de devolución, si no se requiere incurrir en importantes gastos por la demora, son cortos (30 ó 60 días) y en la mayoría de los casos son elegidos por el propio cliente. También, se prevé la posibilidad de ampliar mínimamente el plazo de devolución.

Asimismo, las condiciones de devolución son flexibles pudiéndose devolver el microcrédito de manera anticipada sin incurrir en gastos adicionales.

No obstante, como lo que se recibe son cantidades pequeñas, muchos prestamistas no admiten cuotas y se debe devolver íntegramente el dinero de una sola vez.

Por qué optar por la financiación en minicréditos

Antes de solicitarlos debes tener en cuenta que están concebidos para resolver necesidades de dinero urgentes y extraordinarias. No puedes contemplar este producto como una forma de financiación habitual y recurrente. Están pensados principalmente para superar pequeños baches como la reparación del coche, la sustitución de un electrodoméstico, la vuelta al cole o la cuesta de enero.

En conclusión, los minicreditos rapidos son una excelente opción para disponer de esas pequeñas cantidades que se necesitan ante contingencias imprevistas de manera urgente, disponiendo del dinero en pocos minutos y sin tener que completar largos procesos bancarios, es decir, de manera ágil, sencilla y rápida.