Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Sobre los Prestamos Sin Nomina
25 May 2019

Todo Sobre los Prestamos Sin Nomina

Los prestamos sin nomina son unos productos financieros que cuentan con el beneplácito de un gran número de españoles. Sin embargo, puede que te extrañe que un producto bancario de condiciones beneficiosas se anuncie con una denominación que implica prescindir de un elemento (en este caso, la nómina).

Esta circunstancia, que empieza a ser común en el mundo de la oferta de financiación (préstamos sin ASNEF, préstamos sin aval, etc.), tiene una explicación muy sencilla. La descubrirás si sigues leyendo este texto. Y, como la nomenclatura de los préstamos sin nómina se ha ido haciendo más popular de un tiempo a esta parte (hasta el punto de comenzar a ser conocida así por su público potencial), habrá que hacer un repaso por los hechos que implicaron su consolidación.

Ten en cuenta que, si existen los prestamos sin nomina, se debe a que también hay préstamos con nómina. La conclusión que puedes ir extrayendo de esta oposición es que los primeros te ofrecen unas condiciones más ventajosas que los segundos. A continuación te explicamos el porqué de esta confrontación de productos bancarios. Toma nota.

¿Cómo surgieron los prestamos sin nomina?

En primer lugar, tenemos que hacer una pequeña reconstrucción histórica, la cual no va a ser demasiado lejana. Por lo tanto, seguramente puedas recordar algunos de los hechos que ponen en contexto el nacimiento de este tipo de productos.

En 2008 nuestro país sufrió la mayor crisis económica de las últimas décadas. Una crisis estructural, que también afectó en forma de ciclo a otros Estados europeos. En la nuestra se detectaron diversas malas prácticas en la relación entre bancos y clientes. Entre otros problemas, se constató que se había dejado por pagar un importante porcentaje de cuotas de los diferentes productos financieros. No solo de las hipotecas, que quizás fueron los productos bancarios más afectados por esta crisis, sino también por lo que respecta a los préstamos y créditos.

Los impagos a estas entidades, aparte de otros inconvenientes, provocaron una crisis sin parangón en el sistema bancario español. Fue tal que se evitó el hundimiento del sector mediante la inyección de dinero público.

Sin embargo, insuflar estos fondos a los bancos no era una política pública que el Gobierno español fuera a llevar a cabo sin exigir una contrapartida a cambio. En las siguientes líneas te contamos qué conllevó este rescate en las relaciones que a partir de ahora mantendrían los banco y clientes. Presta atención.

Los nuevos términos de la relación entre bancos y clientes

Los bancos recibieron una aportación por parte del Estado que contribuyó a que no quebraran. Además de verse abocados a un proceso de fusiones, se instó a sus representantes a que fueran más cuidadosos en sus operaciones de crédito. No en vano, productos como las preferentes se hicieron famosos como ejemplos de malas prácticas.

Esta nueva política de mayores precauciones iba a afectar a la práctica totalidad de relaciones del banco con sus clientes. Si anteriormente se comprobaban ciertos indicadores a la hora de aprobar o denegar los préstamos, ahora se iban a endurecer estas condiciones.

Esta circunstancia quebraba un poco la confianza existente entre el bancario y el cliente. Una confianza, por otro lado, sustentada por un historial crediticio solvente, que permitía mantenerla a medio plazo.

Como te hemos comentado, antes ya se podían llegar a pedir documentos que avalaran la capacidad de devolución del solicitante, pero la diferencia que se iba a poner de manifiesto ahora es que se iban a reclamar todas las garantías y de la forma más estricta posible.

De esta forma, la nómina sería uno de los requisitos que se tendrían en cuenta. También se solicitaría un aval, que serviría para cubrir los posibles impagos de los préstamos mediante el recurso a las propiedades actuales o incluso futuras o prestadas que pudiera aportar en este concepto el cliente.

Asimismo, se valoraría otra garantía de la solvencia del cliente, como la revisión de los censos de morosos que realizan asociaciones como RAI o ASNEF. Si has sido incluido en ellos, los responsables de los departamentos de riesgos de los bancos considerarán que tienes un perfil de deudor y preferirán curarse en salud. En consecuencia, tu exclusión de estos registros también será clave para obtener la financiación que necesitas.

Pero, como en este artículo nos estamos fijando especialmente en la nómina, vamos a analizar qué supone que puedas acceder a los préstamos con o sin ella. Acompáñanos en este análisis.

La importancia de la nómina a la hora de aprobar un préstamo

La nómina es un documento fundamental a la hora de valorar la situación económica general de una persona. Aunque en este artículo vayamos a destacar los beneficios que te aportan los préstamos sin nómina, también tenemos claro que se trata de un importante indicador de la solvencia de cada solicitante de un producto financiero.

La nómina, a grandes rasgos, es una información fidedigna acerca de los ingresos pasados, presentes y futuros de una persona. Permite comprobar el salario que gana esa persona y hacer proyecciones acerca de las ganancias que va a conseguir en un futuro a medio plazo.

Aporta unos datos similares de cara al futuro a la vez que facilita el historial crediticio de una persona que va ingresando mensualmente dinero en una cuenta del banco.

Una nómina, por su parte, cuenta con unas características que posibilitan una información precisa acerca del dinero que gana una persona. Todos los meses podemos tener acceso a una de ellas y se trata de un documento oficial expedido por una empresa y con validez a todos los efectos. Para un banco es prácticamente incontrovertible.

Ten en cuenta que una nómina está vinculada a un contrato. Y las relaciones que derivan de los contratos, aunque se pueden extinguir de modo procedente e improcedente, en principio aportan una seguridad jurídica que es muy valorada en los departamentos de riesgos de los bancos.

En resumidas cuentas, cobrar a lo largo de cada mes en un formato nómina supone una cierta garantía para los bancos respecto a la capacidad de devolución de un préstamo por parte de uno de sus solicitantes.

Aunque nadie puede tener la certeza sobre el uso del dinero que hará un particular, los analistas de riesgos bancarios se quedan más tranquilos cuando tienen conocimiento de la existencia de unos ingresos futuros que permitirían devolver el dinero prestado. Incluso aunque en unos primeros momentos esas ganancias no se hubieran destinado a pagar las cuotas de devolución del préstamo, existiría la posibilidad de solucionar esa situación y que el futuro dinero sirviera para acabar evitando los citados impagos.

De todas formas, aunque hemos resaltado la relevancia en el mundo del crédito de contar con una nómina, también vamos a justificar por qué este elemento no ha de ser clave. Te interesa lo que te vamos a comentar.

Una nómina no lo es todo para demostrar la capacidad de devolución del particular

Efectivamente. No queremos señalar que no se trate de un documento importante a efectos de constatar la solvencia de un ahorrador o emprendedor, sino que no es el único que puede avalar que una persona va a poder devolver un préstamo en las condiciones que se le piden.

Por ejemplo, imagina una persona sin nómina, puesto que se encuentra en el paro, que quiere acceder a un préstamo. Un dinero con el que quiere montar una empresa que ha presentado un plan de negocio viable. Este perfil, por otro lado, no tiene deudas por pagar.

Toma nota de este dato: aunque no puede acreditar una nómina, va a heredar diez propiedades inmobiliarias que ya se están explotando en destinos turísticos y que están dando unos rendimientos extraordinarios. El cálculo del dinero con el que va a contar para pagar el préstamo, incluso cuando se le ha restado lo que abonará en concepto del Impuesto de Sucesiones, le serviría para devolver con holgura los fondos que se le concedieran mediante el préstamo.

Este es un ejemplo de supuesto en el que una nómina no es imprescindible a la hora de aportar seguridad a las entidades de crédito. Pero estamos en condiciones de esgrimir más. De citar más supuestos que, por otro lado, no se basarían tanto en las rentas, sino en los ingresos habituales. De hecho, estos son los casos más cercanos a las nóminas y los que realmente justifican que no se tenga que exigir una de ellas para aprobar la concesión de un préstamo.

Pon atención a estos supuestos, ya que las entidades alternativas de crédito, en contraposición al enroque en exigir la nómina que ha caracterizado a los bancos tradicionales, han otorgado validez a la acreditación de unos ingresos regulares como garantías de la devolución del dinero prestado. Como empresa especializada en intermediar entre prestamistas y prestatarios, en Bonsai Finance estamos interesados en que conozcas las condiciones de los préstamos sin nómina que ofrece la banca alternativa, la que trabaja por Internet.

Pero ¿qué entendemos por ingresos regulares? Básicamente se trata de los que puede demostrar un trabajador durante cada mes y que no tienen por qué estar incluidos en una nómina. Son, por ejemplo, los que caracterizan a los autónomos, que no suelen cobrar sus ganancias en ninguna nómina. Como no son asalariados de ninguna empresa, sino que trabajan como los dirigentes de las suyas propias, cobran por los propios servicios que prestan o bienes que venden.

Quizás esta circunstancia pueda aparentar una menor seguridad respecto a su solvencia que el cobro de la nómina mensual por parte de cualquier asalariado, pero no hay ninguna norma jurídica o económica que implique que unos ingresos regulares hayan de tener menor valor monetario que una nómina. No en vano son muchos los autónomos que pueden demostrar unos ingresos regulares muy superiores a los que comportan la mayoría de las nóminas.

Apunta los siguientes ejemplos de ingresos regulares que pueden ser tenidos en cuenta a efectos de devolver los préstamos con tanta seguridad como unas nóminas.

Los ingresos regulares como sumas de dinero que garantizan la solvencia

Entre otros supuestos, anota estos como demostraciones de la capacidad de devolución de un préstamo:

  • Un pintor de obras de arte con cierta reputación que todos los meses es capaz de vender cuadros por un alto valor monetario a una cartera de clientes que le asegura una demanda constante.
  • Un periodista que trabaja en régimen de freelance y colabora con distintos medios de comunicación. Su prestigio en la profesión le permite realizar trabajos de lo más diverso (desde artículos en prensa a análisis en televisión), por los que cobra altas sumas de dinero y en los conceptos más distintos (en metálico, ingresos en su cuenta, etc.).
  • Un reparador de aires acondicionados y otros electrodomésticos que es el único trabajador de su propia empresa y, debido a su buen hacer, ha conseguido una cartera de clientes que le asegura unas labores mensuales que le reportan unos beneficios sustanciales. De hecho, hay empresas que han contratado su revisión de manera periódica. Por lo que, al cobrar siempre por este servicio técnico, se garantiza unos ingresos mensuales fijos que podrán ser incrementados mediante otros trabajos eventuales.

Conoce las ventajas de un préstamo sin nómina

Te hemos resumido las claves por las que te va a interesar un préstamo sin nómina. En especial por el hecho de que no te van a exigir este documento, pues no todos los trabajadores cobran mediante una de ellas. Sería injusto, por lo tanto, que un porcentaje importante de los trabajadores, como la mayoría de autónomos, se quedara fuera de cualquier vía de acceso a la financiación. Sobre todo cuando pueden asegurar que serán capaces de devolver el dinero prestado.

Los préstamos sin nómina gestionados por Internet proporcionan unas condiciones muy favorables al cliente. Ahorrará tiempo y dinero, puesto que no tendrá que llevar fotocopias de documentos a las sucursales de los bancos. Además, podrá hacer esas gestiones cómodamente desde casa. Cuando le venga bien ponerse con ellas.

En definitiva, los prestamos sin nomina son muy útiles para que los autónomos puedan hacer crecer sus negocios.